TIE­NES UNA AL­BER­CA MÁ­GI­CA

Vanguardia - Domingo 360 - - GENIO Y FIGURA - Gaby Var­gas LA AU­TO­RA Em­pre­sa­ria, con­fe­ren­cis­ta a ni­vel na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal, pri­me­ra ase­so­ra de ima­gen de Mé­xi­co, co­mu­ni­ca­do­ra en pren­sa es­cri­ta, ra­dio y te­le­vi­sión, es­po­sa, ma­dre de tres hi­jos y abue­la de ocho nie­tos.

La gran ma­yo­ría de las per­so­nas bus­ca­mos con pa­sión al­go que no sa­be­mos bien a bien qué es. Se tra­ta de una ver­dad que re­sue­na en lo pro­fun­do y que se sien­te bien, nos afi­lia y ha­ce re­gre­sar a ca­sa, al si­tio en don­de en­con­tra­mos paz. En mu­chos ca­sos, es la bús­que­da de no­so­tros mis­mos. Sin em­bar­go, cuan­do se em­pren­de di­cho ca­mino, se ini­cia un re­co­rri­do ha­cia el in­te­rior, que cues­tio­na, con­fron­ta e in­clu­so, en oca­sio­nes, aver­güen­za.

Bus­ca­mos las res­pues­tas en li­bros, en gu­rús, en la fi­lo­so­fía, la re­li­gión o los cha­ma­nes. No obs­tan­te, el im­pul­so de esa bús­que­da nun­ca se sa­cia; la in­for­ma­ción que ob­te­ne­mos de esas fuen­tes satisface mo­men­tá­nea­men­te al ce­re­bro, mien­tras el al­ma con­ti­núa se­dien­ta. Al me­nos esa ha si­do mi ex­pe­rien­cia du­ran­te años.

An­he­la­mos la ex­pan­sión de nues­tra per­so­na, sen­tir­nos ra­dian­tes y en paz; e in­tui­mos que hay al­go en no­so­tros que tie­ne las res­pues­tas, a lo cual la men­te y el in­te­lec­to no tie­nen ac­ce­so: es el co­ra­zón.

¿In­for­ma­ción o sa­bi­du­ría?

La men­te nos da in­for­ma­ción y el co­ra­zón sa­bi­du­ría, esa es la di­fe­ren­cia. Sí, la men­te se en­car­ga de to­mar los da­tos del ex­te­rior pa­ra ayu­dar­nos a na­ve­gar y so­bre­vi­vir en es­te mun­do. La sa­bi­du­ría, en cam­bio, sur­ge de lo pro­fun­do, siem­pre ha es­ta­do ahí y es nues­tro maes­tro in­te­rior, a quien qui­zá no he­mos si­quie­ra sa­lu­da­do.

Te in­vi­to a co­no­cer­lo, con­sul­tar­lo y sa­car­le pro­ve­cho. Me gus­ta có­mo Bar­ba­ra De An­ge­lis, en su li­bro The Choi­ce for Lo­ve, com­pa­ra a ese sa­bio in­te­rior con una al­ber­ca que un día se des­cu­bre en el pa­tio de la ca­sa. Su vis­ta es tan atrac­ti­va, la su­per­fi­cie tan azul y cla­ra, que de in­me­dia­to in­vi­ta a echar­se un cla­va­do. La tem­pe­ra­tu­ra del agua es per­fec­ta y te ha­ce sen­tir ab­so­lu­ta paz y con­ten­to.

Con­for­me des­can­sas en la al­ber­ca en­can­ta­da, te das cuen­ta de que pue­des ver to­dos los as­pec­tos de la vi­da con una cla­ri­dad im­pre­sio­nan­te. “¡Qué ma­ra­vi­lla!”, te di­ces, “¿Có­mo no co­no­cía es­ta al­ber­ca mi­la­gro­sa de con­cien­cia ex­pan­di­da, si aquí ha es­ta­do siem­pre?”

Es tu na­tu­ra­le­za

Sí, la al­ber­ca ha es­ta­do ahí siem­pre y no se en­con­tra­rá otra igual en nin­gún la­do. Esa es la sa­bi­du­ría que ofre­ce el co­ra­zón. Ya sé que la fra­se sue­na cur­si y gas­ta­da, pe­ro te in­vi­to a que des­cu­bras por ti mis­mo qué es tu na­tu­ra­le­za. Si nues­tra na­tu­ra­le­za es­tá ahí, co­mo la al­ber­ca en el jar­dín, ¿por qué no la he­mos des­cu­bier­to? Por­que día con día po­ne­mos obs­tácu­los en el ca­mino que nos lle­va a ella. El prin­ci­pal es la men­te, que no de­ja de trans­por­tar­nos del pa­sa­do al fu­tu­ro, de lle­nar­nos de pen­sa­mien­tos re­pe­ti­ti­vos, preo­cu­pa­cio­nes o re­sen­ti­mien­tos.

A tra­vés del si­len­cio y la res­pi­ra­ción cons­cien­te po­de­mos lim­piar el ca­mino y te­ner ac­ce­so a nues­tra sa­bi­du­ría in­te­rior. Las res­pues­tas exis­ten­cia­les –to­das– siem­pre es­tán ahí, no hay que bus­car­las en el ex­te­rior. El ce­re­bro nos pue­de dar in­for­ma­ción, esa es su fun­ción y es­tá bien, ¡va­ya que la ne­ce­si­ta­mos pa­ra so­bre­vi­vir!

Sin em­bar­go, cuan­do se tra­ta de los te­mas re­le­van­tes en la vi­da, esas afir­ma­cio­nes que sa­be­mos que son cier­tas, sin ne­ce­si­tar ar­gu­men­tos, co­mo cuan­do has pen­sa­do: “es tiem­po de cam­biar de tra­ba­jo”, “no sé por qué no le creo”, “ella se­rá mi es­po­sa”, “es por aquí, es­to es lo que me apa­sio­na ha­cer”, es el co­ra­zón ener­gé­ti­co el que nos guía, me­dian­te un “sa­ber” pro­fun­do y una sen­sa­ción su­til en el cuer­po.

Te in­vi­to a co­nec­tar­te con esa voz in­te­rior, a dar­te un es­pa­cio de si­len­cio, pa­ra su­mer­gir­te en tu al­ber­ca de se­re­ni­dad y de paz in­ter­na en don­de siem­pre se en­cuen­tran to­das las res­pues­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.