¿A quién le va?

Fi­na­li­za­do el tiem­po re­gla­men­ta­rio igua­la­dos y la pró­rro­ga de me­dia ho­ra pa­ra des­em­pa­tar sin que re­sul­ta­se un ga­na­dor, han lle­ga­do a la ron­da de pe­na­les. Un due­lo de pis­to­le­ros.

Vanguardia - Domingo 360 - - HOY SE DE... HABLA - Cé­sar Eli­zon­do Val­dez EL AU­TOR Es­cri­tor sal­ti­llen­se, ga­na­dor de un Pre­mio Es­ta­tal de Pe­rio­dis­mo Coahui­la. Ha es­cri­to pa­ra di­fe­ren­tes me­dios de co­mu­ni­ca­ción im­pre­sos de la lo­ca­li­dad.

Una ins­tan­cia fa­mi­liar pa­ra el equi­po croa­ta, dis­pu­tó tres alar­gues de par­ti­dos en la fa­se fi­nal del tor­neo y dos de ellas se de­fi­nie­ron por pe­nal­tis. Su en­tre­na­dor, un fiel y or­gu­llo­so ca­tó­li­co, en al­gu­na bre­cha del sub­cons­cien­te neu­ro­nal ha­ce re­cuen­to de memorables momentos en es­ta vía a lo lar­go de la his­to­ria del fút­bol: el ita­liano Bag­gio en­vian­do el balón a las tri­bu­nas dán­do­le la co­pa a Bra­sil en 1994, los casi 50 pe­na­les co­bra­dos en al­gún país del áfri­ca pa­ra de­fi­nir un ga­na­dor, los me­xi­ca­nos ju­gan­do bien pe­ro eje­cu­tan­do mal pa­ra car­gar un es­tig­ma tan pe­sa­do co­mo la con­quis­ta, el lo­co Abreu en el quin­to y de­fi­ni­ti­vo ti­ro, con una frial­dad de so­ció­pa­ta ase­sino, ha­cien­do un pi­que, un glo­bi­to pues, pa­ra lle­var a Uru­guay a se­mi­fi­na­les… y más in­tere­san­tes ca­sos de ye­rros y acier­tos en esos momentos de má­xi­ma pre­sión pro­fe­sio­nal en dón­de la úni­ca ver­dad y por tan­to, jui­cio, vie­ne de un afo­ris­mo fut­bo­le­ro: pe­nal ata­ja­do, pe­nal mal eje­cu­ta­do.

Pe­ro en con­cien­cia, el en­tre­na­dor tie­ne to­da su aten­ción, co­no­ci­mien­tos y ener­gía en el or­den en que sus ju­ga­do­res des­fi­la­ran an­te un por­te­ro fran­cés, an­te más de 80 mil es­pec­ta­do­res pre­sen­cia­les y un mon­tón de mi­llo­nes de te­le­vi­den­tes, ci­ber­nau­tas, ra­dio­es­cu­chas, fut­bo­lis­tas y pe­rio­dis­tas di­se­mi­na­dos por el or­be, fie­les al es­lo­gan del Mé­xi­co ´86: el mun­do uni­do por un balón. ¿La suer­te im­por­ta? En es­te mo­men­to, se in­vo­ca a la dio­sa for­tu­na y cual­quier ti­po de cábala, he­chi­zo o cálcu­lo es­ta­dís­ti­co es sa­ca­do del cos­tal: ati­nar a es­co­ger ca­ra o cruz pa­ra ver quien ini­cia ti­ran­do es re­le­van­te; acer­tar pri­me­ro, en­ten­dien­do el afo­ris­mo ci­ta­do arri­ba, tras­la­da to­da la pre­sión al ad­ver­sa­rio.

Tras el lan­za­mien­to de la mo­ne­da, el ca­pi­tán de Croa­cia de­ci­de em­pe­zar con la pri­me­ra tan­da de cin­co fu­si­la­mien­tos por es­cua­dra. Se ago­tan los diez co­bros y el par­ti­do con­ti­núa em­pa­ta­do. Lo si­guien­te es muer­te sú­bi­ta pa­ra de­fi­nir al cam­peón, en­ton­ces te­ne­mos que es­to, au­na­do a aque­llo del pe­nal fa­lla­do es igual a ma­la eje­cu­ción, ha pa­sa­do de ser una es­tri­den­te ba­la­ce­ra de ga­ti­lle­ros, a una sór­di­da ru­le­ta ru­sa. Na­die quie­re la pis­to­la en su po­der.

Pe­ro el en­tre­na­dor croa­ta per­mea en sus pupilos una vasta tran­qui­li­dad, y su pri­mer ti­ra­dor com­ple­men­ta­rio ha mar­ca­do el gol. Si su ar­que­ro lo­gra de­te­ner el si­guien­te, se con­ver­ti­rán en cam­peo­nes del mun­do. Y ahí tie­nes al en­tre­na­dor, con la ca­be­za en el jue­go y una mano en el bol­si­llo, so­ba que so­ba un ro­sa­rio que siem­pre le acom­pa­ña en to­do lu­gar y en to­do mo­men­to, en ese es­pa­cio y el tiem­po tan es­tu­dia­dos por la cien­cia. ¿Con­fía tan­to en su oración co­mo en la pre­pa­ra­ción? ¿Es re­li­gio­so pa­ra ga­nar o pa­ra sa­ber ju­gar? Él si­gue tran­qui­lo, él cree en al­go; ob­ser­va al fut­bo­lis­ta fran­cés apro­xi­mar­se al man­chón pe­nal pa­ra acer­tar o fa­llar, pa­ra vi­vir o mo­rir. Y un ins­tan­te des­pués, su vis­ta se cru­za con al­go que sa­le por el cue­llo de la ca­mi­se­ta del fran­cés: pen­dien­te de una ca­de­na, un do­ra­do cru­ci­fi­jo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.