Día del mi­sio­ne­ro

Vanguardia - Domingo 360 - - TODO VA A ESTAR BIEN - Na­ye­li Pe­rez­ne­grón LA AU­TO­RA Pre­si­den­ta y fun­da­do­ra de la Fun­da­ción Lu­chan­do Por Án­ge­les Pe­que­ños (LPAP).

Ayer fue el día mun­dial del mi­sio­ne­ro, es­te día fue ins­ti­tui­do por el pa­pa Pio X en 1904. Su de­fi­ni­ción teó­ri­ca crea­da en aquel en­ton­ces es: “Un mi­sio­ne­ro es un cris­tiano que desea sa­lir de su lu­gar de re­si­den­cia con el fin de ayu­dar al pró­ji­mo y evan­ge­li­zar a la gen­te de otros si­tios”. Si­guen ha­bien­do mu­chí­si­mos mi­sio­ne­ros que cum­plen a la per­fec­ción con es­ta de­fi­ni­ción, sin em­bar­go yo des­cri­bo así el con­cep­to ac­tual: “Un mi­sio­ne­ro es un ser hu­mano que tie­ne co­mo fin ayu­dar al pró­ji­mo” ya que lo vi­ví cuan­do es­tu­ve de mi­sio­ne­ra en Cal­cu­ta, In­dia. La ne­ce­si­dad en ese lu­gar de ayu­da hu­ma­ni­ta­ria, pe­sa más que la ne­ce­si­dad de evan­ge­li­zar. Así que pue­des ver a chi­nos, co­rea­nos, hin­dúes y per­so­nas de di­fe­ren­tes re­li­gio­nes uni­das en “la ca­sa” de la ma­dre Te­re­sa de Cal­cu­ta sin ser ca­tó­li­cos con el úni­co pro­pó­si­to de ayu­dar al pró­ji­mo, quien a su vez tam­po­co com­par­te la mis­ma re­li­gión.

A pe­sar de que mu­chos si­guen sien­do mi­sio­ne­ros en la evan­ge­li­za­ción, mu­chos otros lo son en la­bor hu­ma­ni­ta­ria, am­bos im­por­tan­tí­si­mos.

¿Y que de­cir de los mi­sio­ne­ros en sus pro­pias ca­sas? Aque­llos que cum­plen una mi­sión en los hos­pi­ta­les, pe­lean­do sus pro­pias ba­ta­llas, acom­pa­ñan­do a un pa­dre, a un ma­ri­do o evan­ge­li­zan­do a sus pro­pios hi­jos. ¡Mi­sio­ne­ros de­be­mos ser to­dos! Por ello en la ver­sion ac­tual de mi­sio­ne­ro no in­clui­ría el “desea sa­lir de su re­si­den­cia” ya que hay tam­bién mi­sio­ne­ros en re­des so­cia­les ins­pi­ran­do y ayu­dan­do a ha­cer un mun­do me­jor des­de su es­pa­cio y lle­gan­do a to­do el mun­do a tra­vés de la tec­no­lo­gía.

Sean la ver­sión que sean se ne­ce­si­ta va­lo­ra y agra­de­ce enor­me­men­te su tra­ba­jo que ade­más con­tri­bu­ye a ha­cer de es­te mun­do, un mun­do me­jor.

“Quien no vi­ve pa­ra ser­vir no sir­ve pa­ra vi­vir” de­cía la ma­dre Te­re­sa de Cal­cu­ta, ne­ce­si­ta­mos más mi­sio­ne­ros de los que sa­len, de los que se que­dan, de los que apor­tan, evan­ge­li­zan, com­par­ten y|o ins­pi­ran aquí, allá, en re­des so­cia­les o don­de la tec­no­lo­gía no lle­ga, de aque­llos que po­nen su gra­ni­to de are­na pa­ra ayu­dar a tan­tas ne­ce­si­da­des ac­tua­les. El mi­sio­ne­ro an­ti­guo ha evo­lu­cio­na­do jun­to con el mun­do ac­tual.

¡Gra­cias por ha­cer el tra­ba­jo que nos to­ca ha­cer a to­dos y tra­te­mos de ser mi­sio­ne­ros en el lu­gar y mo­men­to que nos to­que vi­vir!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.