Pa­ra lle­gar le­jos

El mo­do automático ma­ta len­ta­men­te

Vanguardia - Domingo 360 - - ESTILOS - LA AU­TO­RA Es re­co­no­ci­da por su de­sa­rro­llo pro­fe­sio­nal en el área de la con­sul­to­ría en ima­gen per­so­nal; efi­caz pa­ra hom­bres y mu­je­res. Cla­ra Vi­lla­rreal

Me en­can­ta leer y siem­pre es­toy en­con­tran­do li­bros muy agra­da­bles y en­ri­que­ce­do­res. A ve­ces los eli­jo yo mis­ma y mu­chas otras ve­ces los re­ci­bo co­mo ob­se­quio. Pue­do de­cir que gran par­te de mi lec­tu­ra me con­du­ce al aná­li­sis y la re­fle­xión, so­bre to­do, a ni­vel per­so­nal.

Co­mo ejem­plo de lo an­te­rior se en­cuen­tra un li­bro ma­ra­vi­llo­so ti­tu­la­do “Iki­gai. Los se­cre­tos de Ja­pón pa­ra un vi­da lar­ga y fe­liz”. Sus au­to­res, Héctor Gar­cía (Ki­rai) y Fran­cesc Mi­ra­lles, se dan a la ta­rea de re­co­pi­lar las experiencias de vi­da de las per­so­nas más lon­ge­vas de Ja­pón, so­lo per­so­nas que han vi­vi­do más de 100 años. Lue­go, con un len­gua­je sen­ci­llo y di­rec­to, nos com­par­ten la sa­bi­du­ría de es­tas per­so­nas en te­mas co­mo ali­men­ta­ción, de­por­te, de­sa­rro­llo per­so­nal en­tre otros fac­to­res.

En es­te úl­ti­mo te­ma, los au­to­res plan­tean una re­fle­xión sen­ci­lla pe­ro muy es­cla­re­ce­do­ra: una me­ta bien plan­tea­da y re­ta­do­ra nos lle­va a cre­cer. Pa­re­ce al­go muy ob­vio, pe­ro tie­ne su ar­te. De acuer­do con los au­to­res es ne­ce­sa­rio que nos es­te­mos po­nien­do nue­vas me­tas cons­tan­te­men­te en aras de cre­cer co­mo per­so­nas en lo ge­ne­ral, co­mo pro­fe­sio­nis­tas, co­mo de­por­tis­tas o co­mo lo que que­ra­mos. Sin em­bar­go, la me­ta de­be ser es­ta­ble­ci­da con in­te­li­gen­cia ya que si es un ob­je­ti­vo muy sen­ci­llo y por de­ba­jo de nues­tras ha­bi­li­da­des, los au­to­res di­cen que muy pro­ba­ble­men­te ter­mi­na­re­mos abu­rri­dos. En es­te ca­so, no hay nin­gún cre­ci­mien­to ni be­ne­fi­cio o me­jo­ra de nin­gún ti­po.

No obs­tan­te, una me­ta muy di­fí­cil de al­can­zar o po­co rea­lis­ta tam­po­co con­du­ce al lo­gro de ob­je­ti­vos, por­que co­mo son de­ma­sia­do am­bi­cio­sos lo más pro­ba­ble es que aban­do­ne­mos el es­fuer­zo tan pron­to co­mo nos sea po­si­ble.

En es­te ca­so, el tex­to pro­po­ne tra­zar una me­ta que va­ya de acuer­do con nues­tras ha­bi­li­da­des pe­ro li­ge­ra­men­te por en­ci­ma de es­tas. Es de­cir, el cum­pli­mien­to de la me­ta de­be cos­tar­nos un po­co, por­que es jus­to en ese pro­ce­so de es­for­zar­nos cuan­do lo­gra­mos me­jo­rar y man­te­ner ac­ti­va nues­tra men­te, en otras pa­la­bras sa­lir del mo­do automático.

Lo an­te­rior im­pli­ca que te­ne­mos que co­no­cer muy bien nues­tras ca­pa­ci­da­des y te­ne­mos que ubi­car per­fec­ta­men­te la po­si­ción des­de la cual es­ta­mos arran­can­do. Es de­cir, si que­re­mos me­jo­rar un as­pec­to de nues­tra con­di­ción fí­si­ca, de­be­mos te­ner los da­tos pre­ci­sos que des­cri­ban nues­tra si­tua­ción ac­tual, nues­tro pun­to de par­ti­da.

El si­guien­te pa­so, se­ría plan­tear una me­ta cu­yo cum­pli­mien­to im­pli­que un es­fuer­zo im­por­tan­te, pe­ro que no nos lle­ve a mo­rir en el in­ten­to, pa­ra po­der lle­gar al ob­je­ti­vo y cre­cer en el ca­mino. Y por úl­ti­mo, atre­ver­nos a cre­cer por me­dio del re­to. Im­pli­ca va­lor, per­se­ve­ran­cia y dis­ci­pli­na, pe­ro nos re­sul­ta­dos, se­gu­ro se­rán fa­bu­lo­sos.

¿Y tú, con qué te es­tás re­tan­do?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.