LA CES­TAS PRE­MIUM, EL COM­PLE­MEN­TO DEL VE­RANO.

Por­que lo de hoy son los bol­sos ti­po ces­to que arra­san con to­do es­ta tem­po­ra­da.

Vanguardia - Domingo 360 - - HOY SE DE... HABLA - POR: MAR­TA D. RIEZU

Al­gu­nas imá­ge­nes que re­su­men el es­pí­ri­tu del chic: Jac­kie Ken­nedy con san­da­lias grie­gas en Ca­pri, Gra­ce Kelly con jer­sey de nu­dos en su bar­co de Can­nes, Au­drey Hep­burn con ca­mi­se­ta y ca­no­tier de gon­do­le­ro, Ja­ne Bir­kin con jeans y una ces­ta de mim­bre. To­das con un ges­to en co­mún: la apro­pia­ción de una pren­da sen­ci­lla que ellas hi­cie­ron su­ya. El ar­te van­guar­dis­ta ha­bía en­sa­ya­do la fór­mu­la, y la mo­da la co­pió: des­con­tex­tua­li­zar un ele­men­to pa­ra dar­le una nue­va di­men­sión es un gol­pe de efec­to se­gu­ro.

Se­gu­ra­men­te Ja­ne Bir­kin no bus­ca­ba pro­vo­car cuan­do pre­fi­rió un sim­ple ca­pa­zo a un bol­so de lujo, pe­ro su ac­ti­tud te­nía una par­te de re­bel­día. La ac­triz ha­cía una de­cla­ra­ción de in­ten­cio­nes: lo agres­te fren­te a lo ci­vi­li­za­do, lo inocente fren­te a lo afec­ta­do, lo anó­ni­mo fren­te al lo­go. La elec­ción era cohe­ren­te con su mo­do de vi­da, ale­ja­do del star sys­tem mar­quis­ta y es­nob.

Bir­kin com­pró su fa­mo­so ces­to con tapa en Cas­tro Ma­rim, un pue­blo del Al­gar­ve por­tu­gués. Hoy la mar­ca Bon­jour Co­co se enor­gu­lle­ce de co­mer­cia­li­zar el ori­gi­nal en dos ta­ma­ños. En su web, el gran­de 200 eu­ros lo lle­va Lean­dra Me­di­ne; el pe­que­ño, que cuesta 150 eu­ros, lo su­je­ta Jean­ne Da­mas. ¿Pre­cio ori­gi­nal de los ca­pa­chos en una tien­da del sur de Por­tu­gal? Unos 35 eu­ros. Las ma­nos ex­per­tas que fa­bri­can las ces­tas ori­gi­na­les tar­dan tres días en aca­bar el pro­duc­to, tren­zan­do con cui­da­do el mim­bre hu­me­de­ci­do.

Los ca­nas­tos más bo­ni­tos tie­nen el mis­mo as­pec­to que ha­ce dos­cien­tos años, y vi­ven en las tien­di­tas de los pue­blos de mar: Bia­rritz, San Juan de Luz, Ham­ptons, Saint Ma­lo, Com­por­ta, Esaui­ra... Su he­re­de­ra es la ces­ta de lujo, que jue­ga cons­cien­te­men­te en una li­ga más co­que­ta. Dol­ce & Gab­ba­na, Ka­yu, Ulla John­son, Don­ni o Ro­sie As­sou­lin tie­nen ma­ra­vi­llas que con­ser­van eles­pí­ri­tu des­com­pli­ca­do, fe­liz y sal­va­je del ces­to.

Cier­to: en el mo­men­to en el que pier­de su fun­cio­na­li­dad y de­vie­ne un ob­je­to de es­ta­tus, el ca­pa­zo se con­vier­te en otra co­sa: un ca­pa­zo cons­cien­te de sí mis­mo. Una ces­ta don­de los pes­ca­do­res guar­da­ban los pul­pos y las sar­di­nas de pron­to pa­sea por las ca­lles de Brooklyn del bra­ci­to de Ma­ri Giu­di­ce­lli otra fan, o vi­si­ta la Soho Hou­se de Lon­dres con Alexa Chung. Pe­ro no hay na­da ma­lo en ello; es un ob­je­to bello y útil que me­re­ce te­ner otras vi­das, más allá de la co­ti­dia­na. La mo­da fri­vo­li­za al­gu­nas de las co­sas que to­ca, pe­ro tam­bién­res­ca­ta y ho­me­na­jea ob­je­tos que de otro mo­do que­da­rían ol­vi­da­dos y qui­zá de­ja­rían de pro­du­cir­se. La con­sig­na es cla­ra: es­te ve­rano, adopta una ces­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.