El pa­pel que se pue­de bo­rrar y la im­pre­so­ra que no ne­ce­si­ta tin­ta… De­sa­rro­llos re­cien­tes que per­mi­ten re­du­cir el im­pac­to me­dioam­bien­tal.

Vanguardia - - Mi Empleo - (Na­cho Pa­lau/ © Edi­cio­nes El País, SL. To­dos los de­re­chos re­ser­va­dos)

De un tiem­po a es­ta par­te se han es­ta­do desa­rro­llan­do im­pre­so­ras y pro­ce­sos que tie­nen co­mo ob­je­ti­vo ba­jar los cos­tos y re­du­cir el im­pac­to me­dioam­bien­tal vin­cu­la­do a la ta­la de ár­bo­les des­ti­na­dos a la pro­duc­ción de pa­pel.

En to­do el mun­do, 35 por cien­to de los ár­bo­les ta­la­dos se des­ti­na a la ela­bo­ra­ción de pa­pel y de car­tón. Y a la vez, el pa­pel y el car­tón su­po­nen un por­cen­ta­je si­mi­lar con re­la­ción a to­dos los desechos aso­cia­dos a las po­lí­ti­cas de re­ci­cla­je.

El pun­to im­por­tan­te es que un gran nú­me­ro de do­cu­men­tos im­pre­sos tie­nen una uti­li­dad li­mi­ta­da en el tiem­po y des­pués se desechan, por lo que en mu­chos ca­sos no es ne­ce­sa­rio que un pa­pel que­de im­pre­so de ma­ne­ra per­ma­nen­te. Uno de los de­sa­rro­llos más re­cien­tes pa­ra re­du­cir el con­su­mo de pa­pel de­ri­va de un tra­ba­jo con­jun­to lle­va­do a ca­bo por in­ves­ti­ga­do­res de la Uni­ver­si­dad de Shan­dong en China, por la Uni­ver­si­dad de Ca­li­for­nia y por el La­bo­ra­to­rio Na­cio­nal de Ber­ke­ley, en Es­ta­dos Uni­dos. Se tra­ta de un ti­po de pa­pel fo­to­sen­si­ble y re­ver­si­ble, que se pue­de imprimir con se­ña­les lu­mi­no­sas, bo­rrar y vol­ver a imprimir.

El re­sul­ta­do es una pá­gi­na im­pre­sa si­mi­lar a la que pro­du­ce una im­pre­so­ra lá­ser o una im­pre­so­ra de in­yec­ción (en lo que a ni­ti­dez se re­fie­re) pe­ro que, a di­fe­ren­cia de és­tas, no uti­li­za tóner ni tin­ta. So­la­men­te luz.

Y ade­más en el mis­mo pa­pel se pue­de imprimir re­pe­ti­das ve­ces sin re­po­ner con­su­mi­bles en la im­pre­so­ra, “una ca­rac­te­rís­ti­ca que tie­ne enor­mes im­pli­ca­cio­nes me­dioam­bien­ta­les y eco­nó­mi­cas pa­ra la so­cie­dad”, afir­ma el quí­mi­co Ya­dong Yin.

La im­pre­sión con luz per­ma­ne­ce en el pa­pel du­ran­te cin­co días. Pa­sa­do ese tiem­po se des­va­ne­ce y el pa­pel pue­de vol­ver a uti­li­zar­se un cen­te­nar de ve­ces más, an­tes de que pier­da sus pro­pie­da­des fo­to­rre­ver­si­bles.

Y el pro­ce­so de ‘bo­rra­do’ de la im­pre­sión se pue­de ace­le­rar ca­len­tan­do el pa­pel du­ran­te unos mi­nu­tos, en un mi­cro­on­das por ejem­plo. El pa­pel ad­quie­re las pro­pie­da­des an­tes ci­ta­das, gra­cias a un re­ves­ti­mien­to desa­rro­lla­do por el equi­po de in­ves­ti­ga­do­res ya men­cio­na­do. Di­cho pa­pel es­tá cons­ti­tui­do por dos com­pues­tos, uno in­clu­ye na­no­par­tí­cu­las (par­tí­cu­las a es­ca­la sub­mi­li­mé­tri­ca) de azul de Prusia, un pig­men­to que des­de el si­glo XVII se em­plea co­mo co­lo­ran­te y co­mo tin­ta pa­ra imprimir los pla­nos de in­ge­nie­ría y ar­qui­tec­tu­ra.

El azul de Prusia es ba­ra­to y no es tó­xi­co, y se de­co­lo­ra cuan­do ga­na elec­tro­nes. El otro com­pues­to in­clu­ye na­no­par­tí­cu­las de óxido de titanio (TIO2) que tam­bién es un ele­men­to se­gu­ro, ba­ra­to y abun­dan­te.

El TIO2 ac­túa co­mo ca­ta­li­za­dor: al ex­po­ner las na­no­par­tí­cu­las de óxido de titanio a la luz ul­tra­vio­le­ta se pro­du­ce una reac­ción que li­be­ra elec­tro­nes. Los elec­tro­nes li­be­ra­dos los ga­nan las na­no­par­tí­cu­las de azul de Prusia, pro­vo­can­do que se de­co­lo­re.

Da­do que la im­pre­sión se ba­sa en la de­co­lo­ra­ción del tinte azul, cuan­do es­te pa­pel re­uti­li­za­ble es­tá en blan­co, es to­tal­men­te azul. La im­pre­so­ra pro­yec­ta so­bre él una ima­gen ne­ga­ti­va de la im­pre­sión y to­da la su­per­fi­cie del pa­pel sin con­te­ni­do se vuel­ve blan­ca, o ca­si. En cam­bio, los tex­tos y los grá­fi­cos per­ma­ne­cen de co­lor azul.

Se­gún los in­ves­ti­ga­do­res es po­si­ble usar pig­men­tos de di­fe­ren­tes co­lo­res, su cos­to de pro­duc­ción es ba­jo, y los in­ves­ti­ga­do­res ya han pues­to ma­nos a la obra pa­ra que en el fu­tu­ro la im­pre­sión re­sul­tan­te se ha­ga en cual­quier co­lor.

La im­pre­so­ra lá­ser, por su par­te, desa­rro­lla­da por in­ves­ti­ga­do­res de la uni­ver­si­dad tec­no­ló­gi­ca de Delft, en los Paí­ses Ba­jos, pres­cin­de del uso de tóner. El tóner es el con­su­mi­ble de las im­pre­so­ras lá­ser, y es el ele­men­to que trans­fie­re al pa­pel, me­dian­te un haz de luz lá­ser, el tex­to y los grá­fi­cos a imprimir.

La im­pre­so­ra ‘In­kless’ desa­rro­lla­da en Delft pres­cin­de sin em­bar­go del tóner, y usa un haz de luz lá­ser pa­ra imprimir que­man­do di­rec­ta­men­te la su­per­fi­cie del pa­pel. La idea pa­re­ce sen­ci­lla, pe­ro no lo es tan­to cuan­do se tra­ta de ob­te­ner bue­nos re­sul­ta­dos.

“Si in­ten­tas ha­cer al­go pa­re­ci­do nor­mal­men­te ten­drás pro­ble­mas con el co­lor que se­rá ca­fé o ma­rrón. Y tam­bién ten­dras di­fi­cul­ta­des pa­ra lo­grar una al­ta ca­li­dad de la im­pre­sión, que no se­rá per­ma­nen­te”, di­ce Ven­ka­tesh Chan­dra­se­kar, uno de los desa­rro­lla­do­res del con­cep­to. “Lo que he­mos con­se­gui­do es ase­gu­rar la ca­li­dad de la im­pre­sión, ha­cien­do que el co­lor de la tin­ta sea igual de ne­gra que la que se ob­tie­ne con una im­pre­so­ra con­ven­cio­nal.”

A di­fe­ren­cia de las im­pre­so­ras tér­mi­cas (de uso ha­bi­tual pa­ra la im­pre­sión de tic­kets de ca­ja y com­pro­ban­tes de ope­ra­cio­nes ban­ca­rias con tar­je­ta y que re­quie­ren un pa­pel es­pe­cí­fi­co pa­ra una im­pre­sión tem­po­ral) la im­pre­so­ra lá­ser sin tóner fun­cio­na con pa­pel nor­mal, y la im­pre­sión es per­ma­nen­te.

Las im­pre­so­ras de in­yec­ción de tin­ta, sin em­bar­go, fun­cio­nan de­po­si­tan­do go­tas di­mi­nu­tas de tin­ta so­bre el pa­pel. La tin­ta de im­pre­so­ra es pro­por­cio­nal­men­te uno de los lí­qui­dos más caros del mun­do. Sin em­bar­go, em­plean­do un pa­pel reac­ti­vo un equi­po de in­ves­ti­ga­do­res ini­ció el desa­rro­llo de una im­pre­so­ra de in­yec­ción que no usa tin­ta lí­qui­da, sino agua de la lla­ve.

En es­te ca­so se tra­ta de un pa­pel que reac­cio­na a la hu­me­dad. La im­pre­sión per­ma­ne­ce vi­si­ble du­ran­te al me­nos un día.

Des­pués, igual que su­ce­de con el pa­pel que reac­cio­na a la luz, la im­pre­sión se des­va­ne­ce, y el pa­pel que­da lis­to pa­ra una nue­va im­pre­sión en un ci­clo que pue­de re­pe­tir­se me­dio cen­te­nar de ve­ces más, usan­do el mis­mo pa­pel. ● Sé ge­ne­ro­so

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.