Le­ga­li­zar la ma­ri­gua­na

Vanguardia - - Opinión -

“con­sul­ta” en nues­tro País, el Go­bierno fe­de­ral fue in­ca­paz de sus­traer­se a la ten­ta­ción de “orien­tar” el ejer­ci­cio y pre­fi­gu­rar sus re­sul­ta­dos. La ra­zón de ello, pue­de in­tuir­se, fue la re­sis­ten­cia del go­bierno de En­ri­que Pe­ña Nie­to a con­si­de­rar la po­si­bi­li­dad de des­pe­na­li­zar el con­su­mo del ener­van­te.

Ha­ce unos días, sin em­bar­go, la SCJN ter­mi­nó de abrir la puer­ta a la pro­duc­ción y uso re­crea­ti­vo de la ma­ri­gua­na, al emi­tir las tres sen­ten­cias fal­tan­tes pa­ra crear ju­ris­pru­den­cia en es­te sen­ti­do.

Co­mo si hu­bie­ra es­ta­do es­pe­ran­do tal he­cho, el Gru­po Par­la­men­ta­rio de Mo­re­na en la Cá­ma­ra de Se­na­do­res dio un pa­so al fren­te en la dis­cu­sión y plan­teó en la se­ma­na una pro­pues­ta pa­ra re­gu­lar el uso me­di­ci­nal, re­crea­ti­vo e in­dus­trial de la ma­ri­gua­na en nues­tro País.

No es nin­gu­na sor­pre­sa, des­de lue­go, pues la au­to­ra del pro­yec­to, la fu­tu­ra se­cre­ta­ria de Go­ber­na­ción, Ol­ga Sán­chez Cor­de­ro, ha­bía anun­cia­do ya la in­ten­ción del fu­tu­ro Go­bierno de la Re­pú­bli­ca de en­trar­le en se­rio al de­ba­te des­de una po­si­ción mu­cho más li­be­ral a la asu­mi­da por la ad­mi­nis­tra­ción ac­tual.

La pre­sen­ta­ción de es­ta ini­cia­ti­va nos co­lo­ca en la ru­ta se­gui­da por Uru­guay y Ca­na­dá, los dos paí­ses del con­ti­nen­te en los cua­les el mer­ca­do ha si­do abier­to a la pro­duc­ción, co­mer­cia­li­za­ción, trans­for­ma­ción y con­su­mo de la ma­ri­gua­na y sus de­ri­va­dos.

La pro­pues­ta de Mo­re­na plan­tea, de en­tra­da, una dis­cu­sión am­plia y prác­ti­ca­men­te sin res­tric­cio­nes, en la cual se ana­li­cen to­das las po­si­bi­li­da­des de­ri­va­das de con­ce­bir a la can­na­bis co­mo un ar­tícu­lo de co­mer­cio lí­ci­to, es de­cir, co­mo una dro­ga le­gal si­mi­lar al al­cohol o el ta­ba­co.

El plan­tea­mien­to es, de­be re­co­no­cer­se, ade­cua­do, pues res­trin­gir el de­ba­te al uso lú­di­co de la ma­ri­gua­na de­ja­ría de la­do múl­ti­ples aris­tas del fe­nó­meno cu­ya dis­cu­sión es tan ne­ce­sa­ria co­mo la ya zan­ja­da por la Cor­te en re­la­ción con el de­re­cho de las per­so­nas de con­su­mir­la.

Lo im­por­tan­te, vien­do ha­cia el fren­te, se­rá ver có­mo asu­me el Po­der Le­gis­la­ti­vo Fe­de­ral el re­to de ana­li­zar una pro­pues­ta de re­per­cu­sio­nes tan am­plias y va­ria­das. Por­que con to­do y la ju­ris­pru­den­cia de la Cor­te, no de­be con­ce­bir­se la dis­cu­sión y even­tual apro­ba­ción de es­ta ini­cia­ti­va co­mo un me­ro “trá­mi­te”.

Por­que, tal co­mo ocu­rre con cual­quier te­ma po­lé­mi­co, cu­ya dis­cu­sión im­pli­ca un cier­to gra­do de com­ple­ji­dad, lo im­por­tan­te aquí no es si la des­pe­na­li­za­ción de la ma­ri­gua­na es “un he­cho” o no, sino la for­ma en la cual se so­cia­li­za la in­for­ma­ción re­la­ti­va a sus im­pli­ca­cio­nes.

Val­drá la pe­na en es­te sen­ti­do, im­pul­sar un diálogo se­rio me­dian­te el cual sean es­cu­cha­das to­das las vo­ces re­le­van­tes pa­ra, de es­ta for­ma, ga­ran­ti­zar el ac­ce­so de los ciu­da­da­nos a la ma­yor can­ti­dad de in­for­ma­ción ob­je­ti­va po­si­ble. Y ha­cer tal de­be te­ner el ob­je­ti­vo de pre­pa­rar­nos pa­ra en­fren­tar los re­tos implicados en la cons­truc­ción de un mer­ca­do na­cio­nal de la ma­ri­gua­na.

Im­pul­sar un diálogo se­rio de­be­ría sig­ni­fi­car, de ma­ne­ra fun­da­men­tal, eli­mi­nar de la dis­cu­sión –o al me­nos com­ba­tir con efi­ca­cia– los mi­tos y fa­la­cias con las cua­les, opo­si­to­res y de­trac­to­res a ca­si cual­quier idea, sue­len ar­mar sus dis­cur­sos. En cam­bio, de­be pri­vi­le­giar­se la in­for­ma­ción ve­ri­fi­ca­ble y so­bre to­do, las ex­pe­rien­cias prác­ti­cas de otras la­ti­tu­des.

Si re­crea­mos una dis­cu­sión in­for­ma­da, se­ria, pro­fun­da y su­fi­cien­te, se­gu­ra­men­te po­dre­mos, al fi­nal del ca­mino, al me­nos sen­tir­nos pre­pa­ra­dos pa­ra en­fren­tar los desafíos de dar un vuel­co de es­ta mag­ni­tud en una ma­te­ria has­ta aho­ra ta­bú en nues­tro País.

Por­que, más allá de crear un nue­vo mer­ca­do, sus­cep­ti­ble de convertirse en una fuen­te de re­cur­sos fis­ca­les, el es­ta­ble­ci­mien­to de la ma­ri­gua­na co­mo un ele­men­to más del co­mer­cio im­pli­ca re­per­cu­sio­nes im­por­tan­tes, al me­nos en los cam­pos de la sa­lud y la se­gu­ri­dad pú­bli­ca, así co­mo en el di­se­ño, im­ple­men­ta­ción y ad­mi­nis­tra­ción de un mo­de­lo de ges­tión gu­ber­na­men­tal ca­paz de man­te­ner tal ac­ti­vi­dad en el te­rri­to­rio es­tric­to de la le­ga­li­dad.

El re­to no es me­nor y por ello no de­be tri­vi­lia­zar­se la dis­cu­sión.

¡Fe­liz fin de se­ma­na!

@si­ba­ja3 ca­rre­don­do@van­guar­dia.com.mx

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.