Sal­ti­llo ha­ce 70 años

‘CA­TÓN’ CRO­NIS­TA DE LA CIUDAD

Vanguardia - - Opinión -

“Es­to es lo que us­ted ha­ce aho­ra para afei­tar­se: pre­pa­rar el ja­bón, afi­lar la ho­ja, en­ja­bo­nar­se, afei­tar­se, cor­tar­se, apli­car­se lo­ción… Aho­ra, es­to es lo que ha­ría con una mo­der­na ra­su­ra­do­ra eléc­tri­ca Re­ming­ton Rand: en­chu­far­la y... ¡afei­tar­se!”.

Así anun­cia­ba Cas­ti­lla’s en 1948 el en­ton­ces no­ve­do­sí­si­mo pro­duc­to, la ra­su­ra­do­ra. Otros ar­tícu­los no tan no­ve­do­sos anun­cia­ba la Nacional Dis­tri­bui­do­ra y Re­gu­la­do­ra, equi­va­len­te de la ac­tual Co­na­su­po: maíz, 30 cen­ta­vos ki­lo; fri­jol, 38 cen­ta­vos; azú­car, 75; arroz, 78 y sal a 19 cen­ta­vos ki­lo.

“El Pre­cio Fi­jo”, de Aldama 203, pro­cla­ma­ba: “¡Aho­ra sí pue­de us­ted com­prar to­da la ro­pa ín­ti­ma que ne­ce­si­te a pre­cios es­pe­cia­les de Post Gue­rra!”. Y ofre­cía: “Fa­jas de elás­ti­co im­por­ta­do a 20 pe­sos, re­fa­jos a 6.98 y bloo­mers en char­meus­se a 2.50”.

El Ci­ne­ma Pa­la­cio (or­gu­llo de Sal­ti­llo) ex­hi­bía “El Se­cre­to de la Sol­te­ro­na”, con Sa­ra Gar­cía y Jo­sé Ci­brián. La anun­cia­ba así: “En lo más os­cu­ro del al­ma de una mu­jer siem­pre exis­te un gran se­cre­to de amor”. Com­ple­ta­ba la fun­ción “La Cor­te del Fa­raón”, con Mapy Cor­tés, Con­sue­lo Gue­rre­ro de Lu­na y Va­re­li­ta. En­tra­da: ba­ja, un pe­so; al­ta, 60 cen­ta­vos.

Por su par­te el Tea­tro Obre­ro que des­pués se con­vir­tió en el Ci­ne Sal­ti­llo, pre­sen­ta­ba un pro­gra­ma in­dis­cu­ti­ble­men­te para to­dos los gus­tos: “Aí­da”, (ba­sa­da en la gran obra de Ver­di, ha­bla­da en idio­ma ára­be, con ocho inol­vi­da­bles can­cio­nes po­pu­la­res del Egip­to) y “Billy y sus Enemi­gos”, pe­lí­cu­la de va­que­ros con Bus­ter Crab­be, el Ci­clón del Oes­te. Co­mo la fun­ción era “pre­mier” o sea de es­treno, los pre­cios de en­tra­da eran muy al­tos: Lu­ne­ta, 2 pe­sos. Pre­fe­ren­cia Ge­ne­ral (o sea ga­yo­pa), un pe­so.

El Cir­co y Car­na­val Beas Modelo anun­cia­ba su de­but en Sal­ti­llo con to­das sus atrac­cio­nes, en el lu­gar de cos­tum­bre.. Don J. Ascención de la Fuen­te, con­ce­sio­na­rio de los refrescos Sport y Cli­per ofre­cía “so­das de va­rios sa­bo­res” a 3 pe­sos ca­ja de 25 bo­te­llas, con só­lo lla­mar al te­lé­fono 58.

En otras lí­neas de ac­ti­vi­dad, don Jo­sé Gar­cía Ro­drí­guez, di­rec­tor del Ate­neo Fuen­te, se di­ri­gía al go­ber­na­dor, que era el ge­ne­ral Be­ne­cio Ló­pez Pa­di­lla, para de­cir­le que el señor Odón Li­na­res ven­día en 2 mil pe­sos una va­lio­sa co­lec­ción for­ma­da por más de 500 ejem­pla­res de mi­ne­ra­lo­gía que in­cluía al­gu­nos fó­si­les, co­lec­ción que se en­con­tra­ba en Con­cep­ción del Oro. Don Je­sús R. Flo­res, pre­si­den­te mu­ni­ci­pal, en­tre­ga­ba la can­ti­dad de 12 mil 939 pe­sos a la Jun­ta de Me­jo­ras Ma­te­ria­les que pre­si­día don Jo­sé Ma­ría Vi­lla­rreal para que se des­ti­na­ran a la Cons­truc­ción de la Es­cue­la Cons­ti­tu­yen­tes. Ya era go­ber­na­dor elec­to Na­cho Ce­pe­da Dá­vi­la, que ten­dría lue­go un muy tris­te fi­nal y cu­yas pren­das per­so­na­les son to­da­vía re­cor­da­das por mu­chos con ca­ri­ño.

Así vi­vía Sal­ti­llo en 1948, ha­ce 70 años. Los sal­ti­llen­ses de en­ton­ces re­cuer­dan a nues­tra ciudad, pe­que­ña en­ton­ces, y tran­qui­la, y evo­can aque­llos tiem­pos con la año­ran­za que po­nen en no­so­tros los re­cuer­dos de ayer y las reali­da­des de hoy.

AR­MAN­DO FUEN­TES AGUI­RRE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.