JÚNTATE A LOS BUE­NOS Y SE­RÁS UNO DE ELLOS

El Qui­jo­te II, 32

Vanguardia - - Rumbo Nacional - JUAN AN­TO­NIO GAR­CÍA VI­LLA

En la ca­sa de los Du­ques, don Qui­jo­te y el per­so­na­je que Cervantes só­lo iden­ti­fi­ca co­mo “el Ecle­siás­ti­co” sos­tie­nen una muy vehe­men­te dis­cu­sión. Es­te úl­ti­mo nie­ga que ha­ya en el mundo ca­ba­lle­ros an­dan­tes co­mo los des­cri­be don Qui­jo­te, quien afir­ma ser uno de ellos.

Por os­ten­tar­se co­mo tal, el Ecle­siás­ti­co di­ce del ca­ba­lle­ro man­che­go que es un men­te­ca­to y ton­to. Na­tu­ral­men­te don Qui­jo­te, en tono muy co­me­di­do, ar­gu­men­ta en fa­vor de su po­si­ción.

En apo­yo a su señor in­ter­vie­ne en la dis­cu­sión Sancho Pan­za: “No di­ga más vue­sa mer­ced, señor y amo mío, en su abono; por­que no hay más que de­cir, ni más que pen­sar, ni más que per­se­ve­rar en el mundo”.

“Por ven­tu­ra –di­jo el Ecle­siás­ti­co– ¿sois vos, her­mano, aquel Sancho Pan­za que di­cen, a quien vues­tro amo tie­ne pro­me­ti­da una ín­su­la?”

“Sí soy –res­pon­dió Sancho–, y soy quien la me­re­ce co­mo otro cual­quie­ra; soy quien ‘JÚNTATE A LOS BUE­NOS Y SE­RÁS UNO DE ELLOS’”.

Al ci­tar es­te re­frán, el es­cu­de­ro quie­re dar a en­ten­der a el Ecle­siás­ti­co que si don Qui­jo­te es per­so­na bue­na, él, Sancho, quien le sir­ve y lo si­gue, tam­bién lo es.

Ori­gi­nal­men­te el re­frán re­za­ba allé­ga­te, arrí­ma­te o llé­ga­te a los bue­nos y Cervantes cam­bió la pri­me­ra pa­la­bra por júntate.

En sen­ti­do con­tra­rio y no exen­to de iro­nía, es­te re­frán so­lía de­cir­se: “Llé­ga­te a los ma­los y se­rán au­men­ta­dos”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.