La cons­truc­ción del ma­ña­na me­xi­cano

Vanguardia - - Opinión -

¿Qué es más im­por­tan­te?: a) adi­vi­nar el fu­tu­ro, b) es­pe­rar el fu­tu­ro, c) pla­near el fu­tu­ro o d) cons­truir el fu­tu­ro. Es muy pro­ba­ble que nin­gu­na de las cua­tro op­cio­nes sea im­por­tan­te por­que son in­de­fi­ni­das. Re­quie­ren unas res­pues­tas pre­ci­sas a unas pre­gun­tas pre­vias: ¿El fu­tu­ro de quién o de qué?, ¿de una en­ti­dad tan com­ple­ja y tan di­ver­sa co­mo nues­tra na­ción?, ¿de la fa­mi­lia o de la edu­ca­ción o de la ins­truc­ción es­co­lar o pro­fe­sio­nal?, ¿de los bu­ró­cra­tas fe­de­ra­les, es­ta­ta­les o mu­ni­ci­pa­les?, ¿de los ae­ro­puer­tos de CDMX?, ¿de los miem­bros de la Su­pre­ma Cor­te de Jus­ti­cia?, ¿de la Cons­ti­tu­ción de la Re­pú­bli­ca Me­xi­ca­na?, ¿de la Se­gu­ri­dad Pú­bli­ca? ¿De la macroeconomía y de la microeconomía?, ¿de los sa­la­rios, em­pleos y des­em­pleos? En po­cas pa­la­bras, ¿qué va a cam­biar y qué va a per­ma­ne­cer?

El fu­tu­ro no exis­te. Al exis­tir de­ja de ser fu­tu­ro y se con­vier­te en pre­sen­te, pe­ro al me­nos pue­de te­ner un cier­to gra­do de pro­ba­bi­li­dad (hay un 100 por cien­to de pro­ba­bi­li­dad de que el sol sal­ga por el orien­te y se duer­ma plá­ci­da­men­te en el oc­ci­den­te). ¿Qué por­cen­ta­je de pro­ba­bi­li­dad te­ne­mos de que el fu­tu­ro de la na­ción y de los me­xi­ca­nos sea me­jor o peor den­tro de seis me­ses? No hay res­pues­ta para es­ta pre­gun­ta, so­la­men­te pro­me­sas, de­seos, ilu­sio­nes. Las es­pe­cu­la­cio­nes de­pen­den de la in­ter­pre­ta­ción de los he­chos que, ca­da quien y ca­da día, va ha­cien­do pre­sen­tes y que pa­re­ce que van in­di­can­do ten­den­cias eco­nó­mi­cas, po­lí­ti­cas, ideo­ló­gi­cas tan frá­gi­les co­mo los dis­cur­sos. Las fi­lias y las fo­bias, los te­mo­res y es­pe­ran­zas, los fa­ná­ti­cos y sus ad­ver­sa­rios jue­gan un pa­pel muy im­por­tan­te en es­ta fic­ción del fu­tu­ro nacional, co­mo si el triun­fo o la derrota be­ne­fi­cia­ran a unos y per­ju­di­ca­ran a los ad­ver­sa­rios, cuan­do en realidad afec­tan a to­dos los que na­ve­ga­mos en es­te “Ti­ta­nic”.

El sub­je­ti­vis­mo in­ten­sa­men­te emo­cio­nal aso­cia­do a la fan­ta­sía de los ciu­da­da­nos ha sus­ti­tui­do al ra­zo­na­mien­to ob­je­ti­vo, al aná­li­sis eco­nó­mi­co y cuan­ti­ta­ti­vo, a la pon­de­ra­ción éti­ca de las pro­pues­tas y sus con­se­cuen­cias pre­vi­si­bles para la so­cie­dad fu­tu­ra. Los cri­te­rios para de­ci­dir pri­mor­dial­men­te se han vuel­to “po­lí­ti­cos” y han ale­ja­do el me­jo­ra­mien­to de la edu­ca­ción, de la sa­lud, de la se­gu­ri­dad fa­mi­liar y so­cial, no so­lo al úl­ti­mo lu­gar sino que los han con­ver­ti­do en unas he­rra­mien­tas o me­dios para con­se­guir o con­so­li­dar­se en el po­der mal lla­ma­do “po­lí­ti­co” (por­que el sig­ni­fi­ca­do co­rrec­to de “po­lí­ti­co” es “ciu­da­dano” y no “po­de­ro­so”).

Fren­te a es­te es­ce­na­rio del fu­tu­ro no só­lo con­fu­so sino con­fu­sio­nal, te­ne­mos una ex­ce­len­te al­ter­na­ti­va que no se nos ha­bía pre­sen­ta­do en los se­xe­nios an­te­rio­res: ha­cer­nos res­pon­sa­bles de cons­truir el fu­tu­ro de­mo­crá­ti­co que que­re­mos te­ner. Las úl­ti­mas dé­ca­das he­mos es­ta­do ate­ni­dos a que el Pre­si­den­te y los le­gis­la­do­res en turno de­ci­dan nues­tra sa­lud, edu­ca­ción y se­gu­ri­dad. In­ge­nua­men­te he­mos con­fia­do en que de­ci­dan y cons­tru­yan nues­tro bie­nes­tar pre­sen­te y fu­tu­ro, que ellos pre­su­man de ser los au­to­res de nues­tra de­mo­cra­cia.

Hay que se­pul­tar los fa­na­tis­mos ideo­ló­gi­cos es­té­ri­les y dic­ta­to­ria­les, y asu­mir la res­pon­sa­bi­li­dad per­so­nal de cons­truir hoy nues­tro me­jor y más pro­ba­ble ma­ña­na. A no­so­tros nos to­ca ele­gir lo que cam­bie y lo que per­ma­nez­ca de lo que so­mos y te­ne­mos.

JA­VIER CÁR­DE­NAS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.