Nos hi­cie­ron creer

Vanguardia - - Opinión - MAR­COS DU­RÁN FLO­RES @mar­cos­du­ranf

Ace­chan­do el edi­fi­cio de de­par­ta­men­tos de la ca­lle Da­ko­ta nú­me­ro 72 en Nue­va York, la no­che del 8 de di­ciem­bre de 1980 –ha­ce 36 años–, Mark Chap­man eli­gió a la víc­ti­ma más fa­mo­sa para de­mos­trar su lo­cu­ra.

Esa no­che, John Len­non re­gre­sa­ba a ca­sa lue­go de es­tar en un es­tu­dio de gra­ba­ción y, al lle­gar, en­con­tró la muer­te a ma­nos de Chap­man. Lo que si­guió fue con­mo­ción y do­lor. Len­non, lí­der del gru­po mu­si­cal más fa­mo­so de la his­to­ria, ha­bía co­nec­ta­do con cien­tos de millones de per­so­nas en gran par­te a fuer­za de su in­di­vi­dua­li­dad, de su es­ti­lo de con­fron­ta­ción, al­go que la ma­yo­ría ad­mi­ra­ba y que pa­re­cía ser el re­fle­jo de to­da una ge­ne­ra­ción: el re­cha­zo a lo es­ta­ble­ci­do.

Mo­ría John Len­non, pe­ro na­cía el mi­to: Len­non már­tir, Len­non el genio, Len­non el ver­da­de­ro ta­len­to de­trás de los Beatles, Len­non el hom­bre que vio a tra­vés de to­do, Len­non el ar­tis­ta de van­guar­dia y Len­non el que ora­ba por la paz mun­dial.

Pe­ro Len­non era tam­bién co­mo us­ted y co­mo yo. Un ser lleno de con­tra­dic­cio­nes. Un per­so­na­je com­ple­jo, a me­nu­do con­tra­dic­to­rio que, aun­que fue ca­paz de un gran idea­lis­mo, tam­bién fue bas­tan­te in­jus­to con su pri­me­ra es­po­sa y en es­pe­cial con su hi­jo, Ju­lian.

El que po­la­ri­za­ba por sus po­si­cio­nes po­lí­ti­cas y sus cam­pa­ñas a fa­vor de la paz, ésas que le atra­je­ron tan­tos pro­ble­mas co­mo fa­ma. Me­mo­ra­ble aquel epi­so­dio en con­tra de la gue­rra de Viet­nam, de­man­dan­do el fi­nal del ab­sur­do con­flic­to des­de la ca­ma del Ho­tel Hil­ton de Áms­ter­dam en la cam­pa­ña “En la ca­ma por la paz”. O aque­llos car­te­les que im­pri­mió en di­ciem­bre de 1969 que de­cían: “La gue­rra ha ter­mi­na­do (si us­ted así lo desea) ¡Fe­liz Na­vi­dad de John y Yo­ko!”. El hom­bre que ase­gu­ra­ba que, co­mo la can­ción de los Beatles, para re­sol­ver to­dos los pro­ble­mas del mundo “To­do lo que ne­ce­si­tas es amor”. El “ex­tran­je­ro in­de­sea­ble” que pro­vo­có al es­ta­blish­ment nor­te­ame­ri­cano que no que­ría dar “Una opor­tu­ni­dad a la paz”, en un he­cho que lo en­fren­tó a J. Ed­gar Hoo­ver y Ri­chard Ni­xon y que ter­mino en el jui­cio EU con­tra Len­non, un in­ten­to de la ul­tra­de­re­cha por de­por­tar al mú­si­co bri­tá­ni­co.

Han pa­sa­do 38 años de su muer­te y es muy po­co co­no­ci­da una gra­ba­ción que se atri­bu­ye a Len­non y que tie­ne co­mo nom­bre “Nos Hi­cie­ron Creer”. Se tra­ta de un ma­ni­fies­to para las ge­ne­ra­cio­nes que aún so­ña­mos en que un mundo me­jor y ser li­bres es po­si­ble, y del cual com­par­to el tex­to com­ple­to: “Nos hi­cie­ron creer que el ‘gran amor’ só­lo su­ce­de una vez, ge­ne­ral­men­te an­tes de los 30 años. No nos con­ta­ron que el amor no es ac­cio­na­do, ni lle­ga en un mo­men­to de­ter­mi­na­do.

“Nos hi­cie­ron creer que ca­da uno de no­so­tros es la mi­tad de una na­ran­ja, y que la vi­da só­lo tie­ne sen­ti­do cuan­do en­con­tra­mos la otra mi­tad.

“No nos con­ta­ron que ya na­ce­mos en­te­ros, que na­die en nues­tra vi­da me­re­ce car­gar en las es­pal­das la res­pon­sa­bi­li­dad de com­ple­tar lo que nos fal­ta. Las per­so­nas cre­cen a tra­vés de la gen­te. Si es­ta­mos en bue­na com­pa­ñía es más agra­da­ble. Nos hi­cie­ron creer en una fór­mu­la lla­ma­da ‘dos en uno’: dos per­so­nas pen­san­do igual, ac­tuan­do igual... ¡qué era eso lo que fun­cio­na­ba!

“No nos con­ta­ron que eso tie­ne un nom­bre: anulación. Que só­lo sien­do in­di­vi­duos con per­so­na­li­dad pro­pia po­dre­mos te­ner una re­la­ción sa­lu­da­ble. Nos hi­cie­ron creer que ca­sar­se es obli­ga­to­rio y que los de­seos fue­ra de eso, de­ben ser re­pri­mi­dos.

“Nos hi­cie­ron creer que los lin­dos y fla­cos son más ama­dos. Nos hi­cie­ron creer que só­lo hay una fór­mu­la para ser fe­liz, la mis­ma para to­dos, y que los que es­ca­pan de ella es­tán con­de­na­dos a ser mar­gi­na­dos. No nos con­ta­ron que es­tas fór­mu­las es­tán equi­vo­ca­das, frus­tran a las per­so­nas, son alie­nan­tes, y que po­de­mos in­ten­tar otras al­ter­na­ti­vas.

“Ah, tam­po­co nos di­je­ron que na­die nos iba a de­cir to­do es­to: ca­da uno lo va a te­ner que des­cu­brir so­lo. Y en­ton­ces, cuan­do es­tés ‘enamo­ra­do de ti mis­mo’ po­drás ser fe­liz y te enamo­ra­rás de al­guien. Vi­vi­mos en un mundo don­de nos es­con­de­mos para ha­cer el amor aun­que la vio­len­cia se prac­ti­ca a ple­na luz del día”.

Len­non, el ac­ti­vis­ta por la paz, nos hi­zo creer que só­lo el amor era su­fi­cien­te para la paz, aun­que en los días fi­na­les de su vi­da co­rre­gi­ría esa afir­ma­ción di­cien­do: “To­do lo que ne­ce­si­tas es amor. Pe­ro no creo que con de­cir­lo bas­te”. Y te­nía ra­zón, pues en la no­che del 8 de di­ciem­bre, pe­ro del año 1980, le die­ron cin­co ti­ros por la es­pal­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.