El sue­ño del ar­bo­li­to

Vanguardia - - Opinión -

Lo ha­bían cor­ta­do en la sie­rra de con­tra­ban­do y a la ca­rre­ra.

Se lo ha­bían lle­va­do co­mo bo­tín de clan­des­ti­na­je en una ca­mio­ne­ta de pi­so me­tá­li­co y re­di­les de ma­de­ra. El zan­go­lo­teo fue des­co­mu­nal. En­tre los es­tre­me­ci­mien­tos de aquel via­je, el ar­bo­li­to re­cor­da­ba sus sue­ños de glo­ria. Ba­jo el tem­blor de las cons­te­la­cio­nes, allá en la la­de­ra se­rra­na en que cre­cía. Al ver las es­tre­llas de di­ciem­bre, ha­bía te­ni­do la ilu­sión de ser un be­llo ár­bol de na­vi­dad en la ca­sa de un ni­ño. Cuan­do vio el gru­po que lle­ga­ba blan­dien­do las ha­chas se ale­gró. Es­ta­ba dis­pues­to al sa­cri­fi­cio de ser cor­ta­do para po­der des­ple­gar su có­ni­ca es­pe­su­ra en la in­ti­mi­dad de al­gún ho­gar.

Lo cor­ta­ron de un ta­jo y lo aven­ta­ron atrás sin nin­gu­na pro­tec­ción.

La ca­mio­ne­ta fue des­car­ga­da sin mi­ra­mien­tos. Eran ta­la­do­res mal in­ten­cio­na­dos.

Al ar­bo­li­to lo to­ma­ron por el tron­co y lo lan­za­ron con­tra la tie­rra. De pun­ta. Su vér­ti­ce que­dó to­tal­men­te las­ti­ma­do. Mu­chas ra­mas es­ta­ban ro­tas y otras do­bla­das. Su as­pec­to era la­men­ta­ble. No te­nía ni si­me­tría ni re­gu­la­ri­dad. Era un po­bre in­vá­li­do ve­ge­tal. El follaje es­ca­so y al­bo­ro­ta­do ha­bía per­di­do su ter­su­ra.

“Échen­lo al tam­bo de la ba­su­ra. Se es­tro­peó en el ca­mino. Es­tá pe­que­ño y mal­tra­ta­do”, es­cu­chó el ar­bo­li­to. Ca­yó pa­ra­do, pe­ro to­das las ra­mas que le que­da­ban es­ta­ban do­bla­das y mal­tra­ta­das. El con­te­ni­do del tam­bo fue re­co­gi­do por el ca­mión de la ba­su­ra. El ar­bo­li­to, que se ha­bía des­ma­ya­do, se en­con­tró al des­per­tar en el ba­su­re­ro mu­ni­ci­pal.

“Mi­ra”, di­jo una be­lla ni­ña cho­rrea­da y gre­ñu­da, “yo se lo pe­dí a Dios, nos ha man­da­do nues­tro ar­bo­li­to de na­vi­dad. Lo le­van­tó aca­ri­cián­do­lo con ca­ri­ño. “¡Qué bo­ni­to es! Y es­tá chi­qui­to. Va a ca­ber muy bien en el rin­cón. Lo ador­na­ré con to­do lo que jun­té de la ba­su­ra del año pa­sa­do”.

La fa­mi­lia de pe­pe­na­do­res ador­nó el ar­bo­li­to con es­fe­ras un po­co des­te­ñi­das y cin­tas de co­lo­res arru­ga­das. El ar­bo­li­to se es­tre­me­ció cuan­do una se­rie de fo­qui­tos, re­men­da­dos con cin­ta de ais­lar, em­pe­zó a cin­ti­lar en sus ra­mas. Era co­mo si las es­tre­llas se hu­bie­ran ve­ni­do a ani­dar en sus ra­mas.

El ar­bo­li­to es­ta­ba fe­liz. Al ano­che­cer vio por la ven­ta­na el bri­llo de las cons­te­la­cio­nes y la si­lue­ta de su ama­da sie­rra. Fren­te a aque­lla hu­mil­de fa­mi­lia, que lo ha­bía res­ca­ta­do y ador­na­do, sin­tió que aquel sue­ño de su ni­ñez mon­ta­ñe­sa se ha­bía he­cho realidad.

Al­gu­nas lá­gri­mas de re­si­na ro­da­ron go­zo­sa­men­te ha­cia el mus­go en que lo ha­bían asen­ta­do... Se em­pe­za­ron a es­cu­char, en la ca­su­cha des­tar­ta­la­da, her­mo­sas no­tas de can­tos na­vi­de­ños. Bro­ta­ban de una vie­ja gra­ba­do­ra de cin­ta, re­co­gi­da en­tre des­per­di­cios por aque­lla ni­ña que se­guía pen­san­do: “Yo pe­dí el ar­bo­li­to y Dios me lo man­dó...

LUFERNI

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.