Ha­ble­mos de Dios 74

Te­nis má­gi­cos, mi­sas, ca­sas em­bru­ja­das, cor­ba­tas de la bue­na suer­te (La­vol­pe), amu­le­tos en la ro­pa, ro­sa­rios col­ga­dos en el re­tro­vi­sor del au­to… la ig­no­ran­cia no tie­ne fin

Vanguardia - - Opinión - JE­SÚS R. CE­DI­LLO

Le pla­ti­ca­ba ha­ce al­gu­nos tex­tos pa­sa­dos y en es­te es­pa­cio de­di­ca­do a es­cu­dri­ñar y bus­car a Dios y to­do lo que lo ro­dea, de ha­ber re­pa­sa­do so­me­ra­men­te mis no­tas de lec­tu­ra a un li­bro de en­tre­vis­tas con el en­ton­ces Pa­pa Be­ne­dic­to XVI, el in­te­lec­tual Jo­seph Rat­zin­ger.y es que con jus­ta ra­zón se le nom­bro a él “el Pa­pa de la ra­zón”. El li­bro des­ti­la bue­nas ideas, ba­ga­je pe­sa­do y flui­dez de pen­sa­mien­to en ca­da res­pues­ta. Al re­pa­sar mis no­tas de lec­tu­ra, pues sí, mu­chas me si­guie­ron in­tere­san­do, pe­ro alea­to­ria­men­te igual leí com­ple­tos va­rios pá­rra­fos, o si no y de plano, en­tre­vis­tas com­ple­tas. El li­bro le re­cuer­do que tie­ne más de 340 pá­gi­nas don­de abor­da lo mis­mo lo hu­mano o lo di­vino. El li­bro se dis­fru­ta enor­mi­da­des.

Y le co­men­ta­ba la oca­sión an­te­rior (Ha­ble­mos de Dios 72) que el buen es­cri­tor Rat­zin­ger fue más un in­te­lec­tual que sa­cer­do­te, ar­zo­bis­po, car­de­nal y, cla­ro, re­nun­ció a ser Pa­pa. Hoy las gri­llas se es­tán car­gan­do a su emi­nen­cia, el Pa­pa Fran­cis­co, en fin. El ex­pa­pa se de­di­có a es­tar aten­to a la po­lu­ción de sus ideas y de­jar­las por es­cri­to. Sin du­da, ga­na­mos un hom­bre de le­tras co­mo siem­pre, y per­der un sa­cer­do­te o car­de­nal fue in­tras­cen­den­te. A ini­cio de mi­le­nio, me­jor di­cho, en la tran­si­ción del mi­le­nio (2000), en una am­plia en­tre­vis­ta con­ce­di­da a un me­dio de co­mu­ni­ca­ción ita­liano, la ba­te­ría de pre­gun­tas se en­fo­can a des­plu­mar la ma­gia, la su­per­che­ría, la he­chi­ce­ría, el yo­ga, el es­pi­ri­tis­mo, las fuer­zas ocul­tas (el dia­blo in­clui­do), el “New Age” y to­do lo que ca­be en ese con­cep­to tan va­go co­mo in­clu­yen­te es la vez, y el eso­te­ris­mo el cual lo en­con­tra­mos en to­das par­tes.

Con so­bra­do do­mi­nio del te­ma, el in­te­lec­tual Jo­seph Rat­zin­ger fue con­tes­tan­do to­das las pre­gun­tas y cla­ri­fi­có las zo­nas os­cu­ras a las cua­les acu­den los hu­ma­nos en su bús­que­da de so­lu­cio­nes rá­pi­das, má­gi­cas y ex­pe­di­tas. Amu­le­tos y su­per­che­ría van a exis­tir siem­pre. Eso lla­ma­do su­pers­ti­ción ace­cha en ca­da es­qui­na. Al pa­re­cer, só­lo yo lo re­cuer­do: los pa­nis­tas siem­pre han es­ta­do en­tre­ga­dos a la su­per­che­ría re­li­gio­sa de más fuer­te tu­fo má­gi­co que se pue­da ima­gi­nar en pleno Si­glo 21, su­pues­ta­men­te un si­glo de avan­za­da y pen­sa­mien­to cien­tí­fi­co. En una pre­té­ri­ta cam­pa­ña para ele­gir dipu­tados lo­ca­les, el can­di­da­to pa­nis­ta Nar­ci­so Es­pi­no­za en­ca­be­zó su pri­mer ac­to de pre­cam­pa­ña con una mi­sa en una igle­sia del nor­te de la ciudad. En ese en­ton­ces otro pa­nis­ta que aho­ra es pe­jis­ta, qué le va­mos ha­cer, así an­da­mos de se­gu­ros con la “ideo­lo­gía” de nues­tros po­lí­ti­cos de ve­cin­da­rio. Es­te ti­po se cal­za­ba dia­rio, co­mo “amu­le­to” para com­pe­tir en ese en­ton­ces por la Al­cal­día, los te­nis con los cua­les ha­bía ga­na­do su elec­ción co­mo dipu­tado fe­de­ral. Puf, pa­té­ti­co. ¿Lo re­cuer­da? Sí, Óscar Moha­mar. Los dos per­die­ron.

ES­QUI­NA-BA­JAN

Es­tos re­pli­ca­ron lo que se di­ce en los He­chos de los Após­to­les con aquel vie­jo per­so­na­je de Si­món, el ma­go: “Cuan­do vio Si­món que por la im­po­si­ción de las ma­nos de los após­to­les se da­ba el Es­pí­ri­tu San­to, les ofre­ció di­ne­ro di­cien­do, dad­me a mí es­te po­der…” (He­chos. 8). Te­nis má­gi­cos, mi­sas, ca­sas em­bru­ja­das, cor­ba­tas de la bue­na suer­te (Ri­car­do La Vol­pe), amu­le­tos en la ro­pa, ro­sa­rios col­ga­dos en el re­tro­vi­sor del au­to… la ig­no­ran­cia no tie­ne fin. En el li­bro arri­ba ci­ta­do, cuan­do el reportero ita­liano le co­men­ta a Jo­seph Rat­zin­ger de que en Ita­lia hay más de 10 millones de lla­ma­das al año al ho­rós­co­po te­le­fó­ni­co (el que lla­ma pa­ga), 100 mil ma­gos y só­lo 38 mil sa­cer­do­tes, és­te res­pon­de lar­go y ten­di­do. Só­lo trans­cri­bo al­gu­nas par­tes. Lea por fa­vor al in­te­lec­tual de ran­cia pro­sa­pia.

“Es la se­ñal de que es­ta­mos an­te una ame­na­za de pa­ga­nis­mo pro­fun­do… Lo mis­mo ocu­rría con las re­li­gio­nes pre­cris­tia­nas, que crea­ban un mundo te­me­ro­so. Hoy en día, en al­gu­nas par­tes del mundo… se pue­de ver co­mo el mie­do ha­cia los de­mo­nios y a los bru­jos crea un cli­ma de mie­do e in­mo­vi­li­dad. En los al­bo­res del cris­tia­nis­mo que­da­ban en­tre la gen­te ele­men­tos má­gi­cos, con una pre­sen­cia re­du­ci­da… aho­ra ve­mos que es­tos pe­que­ños ‘re­si­duos’ que pa­re­cían inocen­tes

no lo son en ab­so­lu­to…”. Bue­nas ideas del in­te­lec­tual. De­bi­da­men­te con­ta­bi­li­za­dos y con to­da su pa­ra­fer­na­lia, tem­plos, ado­ra­to­rios y doc­tri­na, hay más de 2 mil 750 dio­ses crea­dos por no­so­tros los hu­ma­nos al­re­de­dor del mundo.

Un es­tu­dio de la UNAM es­ti­ma que hay más de 30 mil bru­jos en Mé­xi­co. El in­ves­ti­ga­dor Elio Mas­fe­rrer Kan, an­tro­pó­lo­go, de­ja caer una ci­fra de es­pan­to: hay 100 bru­jos por ca­da 3 mil 500 ciu­da­da­nos. Más le­ña al fue­go del de­ba­te so­bre amu­le­tos y he­chi­ce­ría: se­gún la En­cues­ta so­bre la Per­cep­ción Pú­bli­ca de la Cien­cia y la Tec­no­lo­gía en Mé­xi­co, ela­bo­ra­da por Co­nacyt y el Ine­gi, 83.6 por cien­to de los me­xi­ca­nos re­co­no­cen con­fiar más en la fe y “po­co en la cien­cia”. En di­cha en­cues­ta, 57.5 por cien­to de los me­xi­ca­nos en­cues­ta­dos con­si­de­ra que “de­bi­do a sus co­no­ci­mien­tos, los in­ves­ti­ga­do­res cien­tí­fi­cos tie­nen un po­der que los ha­ce pe­li­gro­sos”. Di­ce Rat­zin­ger: “La tram­pa (de los ma­gos y he­chi­ce­ros) se tien­de con pro­me­sas, a tra­vés de una ex­pe­rien­cia de po­der, de ale­grías, de sa­tis­fac­ción…”. Es de­cir, la sa­tis­fac­ción in­me­dia­ta en épo­cas de “co­mu­ni­ca­ción en tiem­po real” y, cla­ro, a in­fi­ni­tum de ve­lo­ci­dad…

LE­TRAS MI­NÚS­CU­LAS

¿Qué es el dia­blo? Se­gún la Bi­blia, el “pa­dre de las men­ti­ras” y to­do mundo cree en él a pie jun­ti­llas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.