¿Cuál es la di­fe­ren­cia?

Vanguardia - - Opinión -

sec­tor de la so­cie­dad. Por­que los de­fec­tos de nues­tros po­lí­ti­cos no son exclusivos de ellos, sino tam­bién de sus se­gui­do­res y acó­li­tos.

Tal cir­cuns­tan­cia im­pli­ca la exis­ten­cia de un círcu­lo vi­cio­so “per­fec­to”: la cla­se po­lí­ti­ca y sus hues­tes no só­lo se nu­tren mu­tua­men­te; tam­bién se re­fuer­zan en­tre sí cons­tru­yen­do a su al­re­de­dor una mu­ra­lla pro­tec­to­ra gracias a la cual los ras­gos fun­da­men­ta­les de su “cultura” se pre­ser­van en el tiem­po.

Reite­rar lo an­te­rior es re­le­van­te para ir al pun­to: la so­lu­ción a los pro­ble­mas de in­efi­ca­cia en­dé­mi­ca, des­po­tis­mo ram­pan­te y co­rrup­ción ge­ne­ra­li­za­da, sig­nos dis­tin­ti­vos del ser­vi­cio pú­bli­co en Mé­xi­co, no de­pen­de de la al­ter­nan­cia de par­ti­dos en el po­der, sino de la mo­di­fi­ca­ción de la cultura so­cial mer­ced a la cual se han nor­ma­li­za­do las con­duc­tas an­te­rio­res.

Por ello jus­ta­men­te re­sul­ta in­ge­nuo con­si­de­rar si­quie­ra la po­si­bi­li­dad de una má­gi­ca trans­for­ma­ción del País a par­tir del arri­bo de An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor a la Pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca.

Los ac­tos del Pre­si­den­te, así co­mo los de sus ad­lá­te­res, no ex­hi­ben di­fe­ren­cias sus­tan­cia­les res­pec­to de aque­llos a quie­nes des­pla­za­ron en el ejer­ci­cio del po­der. Pe­ro así co­mo los ac­tos de quie­nes go­bier­nan des­de la “pers­pec­ti­va ideo­ló­gi­ca de Mo­re­na” no se di­fe­ren­cian esen­cial­men­te de los rea­li­za­dos por los po­lí­ti­cos de otros par­ti­dos, el dis­cur­so de sus se­gui­do­res cons­ti­tu­ye igual­men­te una re­pro­duc­ción mi­li­mé­tri­ca del de sus “opo­si­to­res”.

Re­vi­se us­ted cual­quier dis­cu­sión en re­des so­cia­les y com­pa­re:

Si al­guien se atre­ve a cri­ti­car –so­bre cual­quier tó­pi­co– al Pre­si­den­te, la res­pues­ta in­me­dia­ta de sus acó­li­tos se­rá cues­tio­nar en dón­de es­ta­ban esos crí­ti­cos cuan­do el pre­si­den­te X –o el di­ri­gen­te Y– to­mó una de­ci­sión si­mi­lar o pro­nun­ció un dis­cur­so en los mis­mos tér­mi­nos.

Si us­ted se­ña­la el uso in­dis­cri­mi­na­do de la téc­ni­ca del “ma­yo­ri­teo” en las cá­ma­ras del Con­gre­so de la Unión, el co­ro es­ten­tó­reo no se ha­rá es­pe­rar: “¡para eso ga­na­mos! ¡Vá­yan­se acos­tum­bran­do!”.

Si cual­quie­ra coin­ci­de en ca­li­fi­car de obs­ce­na e inacep­ta­ble vul­ga­ri­dad el “se las me­ti­mos do­bla­da, ca­ma­ra­da”, de Pa­co Ig­na­cio Tai­bo II, los de­fen­so­res de ofi­cio le con­mi­na­rán a no so­bre­di­men­sio­nar una ex­pre­sión “co­lo­quial” y a pon­de­rar en cam­bio, el am­plio y lu­mi­no­so cu­rri­cu­lum del au­tor.

Si, co­mo es evi­den­te a sim­ple vis­ta, se de­cla­ra inade­cua­da la ter­na re­mi­ti­da al Se­na­do por el ti­tu­lar del Eje­cu­ti­vo para se­lec­cio­nar al nue­vo in­te­gran­te de la Su­pre­ma Cor­te, por­que no pa­sa el mí­ni­mo exa­men de in­de­pen­den­cia –a par­tir de los pa­rá­me­tros es­ta­ble­ci­dos por los miem­bros y sim­pa­ti­zan­tes de Mo­re­na cuan­do eran opo­si­ción–, una mu­che­dum­bre es­cu­pi­rá: “¿y có­mo no di­jis­te na­da cuan­do de­sig­na­ron a Me­di­na Mo­ra?”.

Si un ciu­da­dano cual­quie­ra de­mues­tra la va­ci­la­da de las “con­sul­tas po­pu­la­res” or­ga­ni­za­das por la cuar­ta re­pú­bli­ca, vo­tan­do en múl­ti­ples oca­sio­nes y do­cu­men­tan­do tal si­tua­ción, el he­cho se mi­ni­mi­za­rá e in­clu­so se con­vier­ti­rá en oca­sión para acu­sar de per­ver­si­dad al es­pon­tá­neo.

No ha­ce fal­ta ex­plo­rar mu­cho en la hemeroteca para com­pro­bar có­mo los ar­gu­men­tos re­pe­ti­dos por los acó­li­tos del ac­tual gru­po en el po­der son exac­ta­men­te los mis­mos con los cua­les los priis­tas y los pa­nis­tas, en su opor­tu­ni­dad, re­pli­ca­ron las crí­ti­cas en­de­re­za­das en con­tra de los pre­si­den­tes ema­na­dos de sus fi­las.

No so­la­men­te se tra­ta de las mis­mas pa­la­bras. Se tra­ta exac­ta­men­te de las mis­mas fra­ses, de las mis­mas ideas. Es de­cir, quie­nes de­fien­den acrí­ti­ca­men­te al ac­tual go­bierno en realidad de­fien­den hoy, con los ar­gu­men­tos de sus pre­ten­di­dos “ri­va­les ideo­ló­gi­cos”, aque­llo con­tra lo cual “lu­cha­ron” lar­ga­men­te y afir­man ha­ber de­rro­ta­do.

¿Cuál es en­ton­ces la di­fe­ren­cia? La res­pues­ta es bas­tan­te sim­ple y se irá con­so­li­dan­do con­for­me pa­sen los días –ni si­quie­ra los años –: no exis­te nin­gu­na di­fe­ren­cia…

¡Fe­liz fin de semana!

@si­ba­ja3 ca­rre­don­[email protected]­guar­dia.com.mx

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.