Des­abas­to de ga­so­li­nas, ¿has­ta cuán­do?

Vanguardia - - OPINIÓN -

Da cri­sis por el des­abas­to de ga­so­li­na en Sal­ti­llo y el País se agu­di­za an­te el pa­so del tiem­po. A sie­te días de los pri­me­ros in­di­cios en la lo­ca­li­dad, la bús­que­da de so­lu­cio­nes tan­gi­bles de­bie­ra pre­sen­tar­se an­te es­ta si­tua­ción que irri­ta a par­te de la so­cie­dad.

Las lar­gas fi­las en unas cuan­tas ga­so­li­ne­ras que se man­tie­nen en fun­cio­na­mien­to, así co­mo el cie­rre de otras tan­tas por la fal­ta de hi­dro­car­bu­ro, son pos­ta­les que se han he­cho co­mu­nes en los úl­ti­mos días de “anor­ma­li­dad”.

Has­ta aho­ra, la pos­tu­ra del Go­bierno Fe­de­ral ha si­do in­su­fi­cien­te an­te tan­tas du­das.

La lu­cha con­tra el ro­bo de com­bus­ti­bles, co­no­ci­do po­pu­lar­men­te co­mo hua­chi­co­leo, es res­pal­da­da a to­das lu­ces, na­die po­dría cues­tio­nar que las au­to­ri­da­des bus­quen im­po­ner el im­pe­rio de la jus­ti­cia en con­tra de es­te ti­po de ilí­ci­tos; aun­que, eso sí, los mé­to­dos pue­den ser al­ta­men­te cues­tio­na­bles por los efec­tos se­cun­da­rios que ge­ne­ran.

La po­lí­ti­ca de co­mu­ni­ca­ción de las au­to­ri­da­des fe­de­ra­les ha na­ve­ga­do sin una di­rec­triz cla­ra. Pri­me­ro ne­ga­ron que hu­bie­ra un des­abas­to, aho­ra pi­den res­pal­dar es­ta lu­cha, so­por­tan­do las con­se­cuen­cias que és­ta ge­ne­ra.

Los efec­tos ne­ga­ti­vos en la macroeconomía y en la pro­pia de ca­da ciu­da­dano se irán acu­mu­lan­do y ge­ne­ran­do un am­bien­te com­pli­ca­do.

¿Qué tan­to es­tán dis­pues­tos An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor y su equi­po en sa­cri­fi­car su al­to ca­pi­tal po­lí­ti­co por es­ta si­tua­ción?

Con­for­me va­yan pa­san­do los días, ire­mos vien­do có­mo la ima­gen de es­ta ad­mi­nis­tra­ción se va des­gas­tan­do en un te­ma sen­si­ble pa­ra to­dos.

Por­que mien­tras no ha­ya cri­mi­na­les de­te­ni­dos y pro­ce­sa­dos por el ro­bo de com­bus­ti­bles, y la ven­ta de los hi­dro­car­bu­ros no vuel­van a la nor­ma­li­dad, el mal hu­mor so­cial se man­ten­drá tan­gi­ble.

El efec­to do­mi­nó que la fal­ta de com­bus­ti­bles pro­vo­ca, irá acre­cen­tán­do­se en las pér­di­das eco­nó­mi­cas que se ge­ne­ran en el País por el freno a los sec­to­res pro­duc­ti­vos.

¿Has­ta cuán­do se vol­ve­rá a la nor­ma­li­dad en es­te te­ma? Só­lo el Go­bierno Fe­de­ral lo sa­be, si es que es­tá ac­tuan­do a con­cien­cia y mi­dien­do las con­se­cuen­cias.

Mien­tras no ha­ya cri­mi­na­les de­te­ni­dos y pro­ce­sa­dos por el ro­bo de com­bus­ti­bles, y la ven­ta de los hi­dro­car­bu­ros no vuel­van a la nor­ma­li­dad, el mal hu­mor so­cial se man­ten­drá tan­gi­ble

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.