Qué de­bió ha­cer­se y qué po­de­mos ha­cer an­te el ga­so­li­na­zo 2.0

Vanguardia - - OPINIÓN -

Mu­cho se ha ha­bla­do y es­pe­cu­la­do des­de el ini­cio de es­ta cri­sis de des­abas­to de com­bus­ti­ble de las co­sas que ha he­cho mal el Go­bierno. Se ha su­ge­ri­do que se de­tu­vie­ron las im­por­ta­cio­nes de ga­so­li­na. Se ha men­cio­na­do que el des­pi­do de per­so­nal de Pe­mex en di­ciem­bre ge­ne­ró un cue­llo de bo­te­lla en la im­por­ta­ción y que la inex­pe­rien­cia de­to­nó la cri­sis.

Son ru­mo­res que no se han com­pro­ba­do, pe­ro que tam­po­co se han desmentido. La ma­la co­mu­ni­ca­ción ha con­tri­bui­do a la con­fu­sión al ir cam­bia­do de ver­sio­nes: pri­me­ro di­jo que no ha­bía des­abas­to. Des­pués que sí ha­bía, pe­ro que era cul­pa de los ciu­da­da­nos y sus “com­pras de pá­ni­co”. Lue­go di­jo que to­dos sus mo­vi­mien­tos es­ta­ban cal­cu­la­dos, por­que ellos ha­bían de­ci­di­do ce­rrar los duc­tos pa­ra com­ba­tir el hua­chi­col. Aho­ra es­ta­mos en la ex­pli­ca­ción del sa­bo­ta­je.

Ade­más, con ca­da día que pa­sa sin re­sol­ver, la cri­sis se in­cre­men­ta el ries­go de que afec­te no só­lo di­rec­ta­men­te a los au­to­mo­vi­lis­tas, sino tam­bién a las ac­ti­vi­da­des más esen­cia­les: trans­por­te de ali­men­tos, me­di­ca­men­tos, ban­cos, se­gu­ri­dad pú­bli­ca… y et­cé­te­ra.

Lo que que­da cla­ro es que la si­tua­ción pu­do ma­ne­jar­se de ma­ne­ra di­fe­ren­te. Cuan­do hu­bo pla­nea­ción, el abu­so, la co­rrup­ción y el ro­bo en el sec­tor ener­gé­ti­co pu­die­ron re­sol­ver­se sin afec­tar a la so­cie­dad. La ex­tin­ción de Luz y Fuer­za del Cen­tro es un ejem­plo. La gen­te tam­bién sa­be ser or­de­na­da pa­ra en­fren­tar si­tua­cio­nes ex­tra­or­di­na­rias e im­pre­vis­tas, co­mo ha ocu­rri­do en la cri­sis de la in­fluen­za AH1N1 y pa­ra su­pe­rar desas­tres na­tu­ra­les mu­cho más gra­ves.

Por eso no es acep­ta­ble una me­di­da que pa­re­ce que se to­mó sin pla­nea­ción al­gu­na, es cla­ro que el des­abas­to no es­tu­vo bien cal­cu­la­do, de ahí que los re­sul­ta­dos en cor­to pla­zo son ne­ga­ti­vos.

¿Qué ha­cer? En lo in­me­dia­to, po­dría­mos pen­sar en me­di­das ur­gen­tes co­mo:

1. Ga­so­li­ne­ras es­pe­cia­les —co­mo lo di­jo Ana Fran­cis­ca Ve­ga en un tuit— pa­ra am­bu­lan­cias, per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad, trans­por­te pú­bli­co, ta­xis, etc. ¿era muy di­fí­cil?, ¿no se pu­do pre­ver an­tes?

2. En­con­trar fuen­tes al­ter­na­ti­vas de abas­te­ci­mien­to. Si la me­di­da de ce­rrar el duc­to de Sa­la­man­ca se iba a to­mar en la épo­ca de pi­co de de­man­da es­ta­cio­nal, que oca­sio­na mu­chas ve­ces un des­abas­to tem­po­ral, ¿por qué no hay bar­cos con ga­so­li­na en el Pa­cí­fi­co, es­pe­cí­fi­ca­men­te en Man­za­ni­llo y Lá­za­ro Cár­de­nas? De esos puer­tos se pue­de trans­por­tar por tren ha­cia los es­ta­dos más afec­ta­dos ini­cial­men­te que son Gua­na­jua­to, Mi­choa­cán y Ja­lis­co.

3. De­jar de po­la­ri­zar. Es na­tu­ral que en un te­ma de se­gu­ri­dad no se in­for­me de to­do lo que se es­tá ha­cien­do, pe­ro se pue­den dar da­tos cla­ros que re­fle­jen co­no­ci­mien­to de las au­to­ri­da­des. Hay ex­per­tos que po­drían in­for­mar me­jor que el Pre­si­den­te. So­bre to­do, ha­bría que evi­tar re­ga­ños y des­ca­li­fi­ca­cio­nes in­ne­ce­sa­rias que só­lo es­tán po­la­ri­zan­do a la gen­te, no ayu­dán­do­la a en­ten­der lo que pa­sa y có­mo su­pe­rar­lo.

Una mues­tra es­tá con lo su­ce­di­do con res­pec­to a un ar­tícu­lo pu­bli­ca­do en el WSJ. El au­tor di­jo que hu­bo re­duc­ción de im­por­ta­cio­nes, pe­ro no ne­ce­sa­ria­men­te era la cau­sa o la úni­ca cau­sa del pro­ble­ma. El Pre­si­den­te en lu­gar de des­ca­li­fi­car al me­dio di­cien­do que son “po­cos se­rios” de­bió ha­ber pre­ci­sa­do el pun­to.

4. Plan de re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca. La Se­cre­ta­ría de Eco­no­mía ha bri­lla­do por su au­sen­cia ¿hay al­gu­na idea de a cuán­to as­cien­den las pér­di­das eco­nó­mi­cas por es­ta pa­rá­li­sis?, ¿qué plan hay pa­ra ayu­dar a quie­nes han su­fri­do pér­di­das por es­ta cri­sis? Hay que ir dan­do res­pues­ta a es­ta de­man­da. No va­ya a ser que en es­te ca­so, co­mo di­ce el re­frán, “sa­lió más ca­ro el cal­do, que las al­bón­di­gas”.

Co­mo mu­chos me­xi­ca­nos, yo es­pe­ro que de ver­dad es­to se es­té ha­cien­do pa­ra com­ba­tir la co­rrup­ción y el ro­bo de com­bus­ti­ble, vea­mos los re­sul­ta­dos. Si es así, los ciu­da­da­nos pro­ce­sa­rán los enor­mes cos­tos que es­to ha sig­ni­fi­ca­do.

MAR­GA­RI­TA ZAVALA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.