Nos ‘desim­por­ta­mos’

Los se­res hu­ma­nos nos he­mos en­ce­rra­do en la in­di­fe­ren­cia y el des­pre­cio, que nos lle­va a que no nos va­lo­re­mos en­tre no­so­tros mis­mos

Vanguardia - - CALIDAD - Pa­ra mi que­ri­da y ad­mi­ra­da her­ma­na Car­me­li­ta ¡Fe­li­ci­da­des! cgu­tie­[email protected] Pro­gra­ma Em­pren­de­dor ITESM Cam­pus Sal­ti­llo

CAR­LOS R. GU­TIÉ­RREZ

Po­si­ble­men­te par­te del ori­gen de la vio­len­cia que pa­de­ce­mos en Mé­xi­co (más allá de la im­pu­ni­dad exis­ten­te) tam­bién re­si­da en nues­tros de­li­be­ra­dos en­cie­rros per­so­na­les, en la in­di­fe­ren­cia y el des­pre­cio, en la des­vin­cu­la­ción per­so­nal y so­cial con los va­lo­res fun­da­men­ta­les; tal vez la vio­len­cia tam­bién pro­ven­ga de la reali­dad que, en mu­cho, nos “desim­por­ta­mos” los unos de los otros; si es­to es cier­to, en­ton­ces hay que re­co­no­cer la de­ca­den­cia en la for­ma­ción fa­mi­liar y, de pa­so, de un sis­te­ma edu­ca­ti­vo des­hu­ma­ni­za­do, in­ca­paz de for­jar raí­ces pa­ra en­se­ñar a ver­nos en las mi­ra­das de nues­tros pró­ji­mos, en edu­car pa­ra res­pe­tar­nos y ad­mi­rar­nos co­mo se­res hu­ma­nos.

Po­si­ble­men­te, el sis­te­ma edu­ca­ti­vo ha fa­lla­do por im­pul­sar la com­pe­ten­cia aca­dé­mi­ca, pues la gue­rra por “ser el me­jor” ge­ne­ra un cal­do de cul­ti­vo pa­ra egoís­mo, que evi­ta to­da for­ma de co­la­bo­ra­ción y de so­li­da­ri­dad.

He­mos “le­van­ta­do el puen­te le­va­di­zo que con­du­ce a nues­tras per­so­na­lí­si­mas al­mas”. Y aun­que las es­ta­dís­ti­cas de­mues­tran que Mé­xi­co es un país ma­yo­ri­ta­ria­men­te ca­tó­li­co, no lo creo, ya que si así fue­se no ten­dría­mos las evi­den­cias que, a to­das lu­ces, nie­gan lo en­se­ña­do por Je­sús.

NA­RRA­TI­VA…

Las no­ti­cias -co­mo los in­nu­me­ra­bles sui­ci­dios que co­ti­dia­na­men­te de­ta­llan la cruel­dad so­cial y fa­mi­liar del ám­bi­to so­cial del país- re­fie­ren una gue­rra que se li­bra en el seno de las fa­mi­lias y, en es­te ca­so, par­ti­cu­lar­men­te de fa­mi­lias sal­ti­llen­ses. To­do es­to re­fie­re la po­si­bi­li­dad de que po­de­mos, sin sa­ber­lo, ser co­par­tí­ci­pes o tes­ti­gos si­len­cio­sos y “abo­rre­ga­dos” de in­nu­me­ra­bles for­mas de vio­len­cia y dis­cri­mi­na­ción.

Las no­ti­cias que nos abru­man (más que la au­sen­cia de ga­so­li­na) ma­ni­fies­tan una atroz des­hu­ma­ni­za­ción, un desamor so­cial ge­ne­ra­li­za­do.

Es­ta reali­dad es la na­rra­ti­va de una so­cie­dad ma­te­ria­lis­ta y pu­tre­fac­ta que ya no se es­pan­ta de na­die ni de na­da, que to­do lo acep­ta, in­clu­si­ve la vio­len­cia, el do­lor y la de­s­es­pe­ran­za de nues­tros más pró­xi­mos. De los que aquí ha­bi­tan en­tre no­so­tros. De nues­tros pro­pios ve­ci­nos. ES­PEC­TA­CU­LAR BE­LLE­ZA Siem­pre he ad­mi­ra­do la her­mo­su­ra que esconden los eri­zos de mar. Tiem­po atrás en es­te mis­mo es­pa­cio co­men­té co­mo es­tos eri­zos, una vez cal­ci­fi­ca­dos, to­man la for­ma de un ele­gan­te ca­pu­llo, cu­ya pre­sen­cia ocul­ta, de­trás de unas pun­zan­tes agu­jas, res­guar­dan y esconden un inigua­la­ble es­plen­dor.

Ja­más ima­gi­né que de­trás del as­pec­to pe­li­gro­so y aris­co de los eri­zos exis­tie­ra tan es­pec­ta­cu­lar be­lle­za. Nun­ca pen­sé que su es­que­le­to guar­da­ra tal ex­cel­si­tud, or­den y ori­gi­na­li­dad. Igual­men­te, siem­pre me ha si­do di­fí­cil com­pren­der la ra­zón por la cual la na­tu­ra­le­za es­con­de tan­tos mi­la­gros que ge­ne­ral­men­te son in­vi­si­bles a los ojos hu­ma­nos.

ERI­ZOS

Lue­go es­pe­cu­lé que, tal vez, las per­so­nas so­mos co­mo los eri­zos, pues en mu­chas oca­sio­nes nos de­di­ca­mos a cons­truir me­ticu­losa­men­te mu­ra­llas in­fran­quea­bles a nues­tro al­re­de­dor pa­ra así apa­ren­tar lo que no so­mos.

En oca­sio­nes so­mos ex­per­tos en cons­truir te­rri­bles púas pa­ra pro­te­ger­nos de tan­tas co­sas, pe­ro lue­go, a ba­se de cos­tum­bre, lle­ga­mos a pen­sar que así es co­mo en ver­dad so­mos y en­ton­ces em­pren­de­mos nues­tras re­la­cio­nes in­ter­per­so­na­les a ba­se de man­te­ner dis­tan­cias los unos con los otros, re­nun­cian­do, de pa­so, a mos­trar al mun­do, a los otros, los ver­da­de­ros y her­mo­sos tra­zos que ca­da quien, sin du­da, lle­va­mos en el al­ma.

Tal vez, a me­di­da que cre­ce­mos va­mos for­jan­do un ca­pa­ra­zón re­ple­to de aris­tas que apar­te­men­te nos pro­te­gen pe­ro que en reali­dad las­ti­man a quie­nes in­ten­tan es­tar cer­ca, y en lu­gar de pro­te­ger­nos nos ha­ce ser re­pu­dia­dos, con­vir­tién­do­nos, sin sa­ber, en la mis­ma cau­sa de los ren­co­res, agra­vios y dis­cu­sio­nes que te­ne­mos con los “otros”.

AME­NA­ZA­DO­RAS

Exis­ten tam­bién per­so­nas que tie­nen el há­bi­to de con­ver­tir al “éxi­to” su­per­fluo -eco­nó­mi­co, pro­fe­sio­nal, po­lí­ti­co o so­cial- en un arma pun­tia­gu­da, vio­len­ta, y pun­zan­te que de­va­lúa a las de­más per­so­nas. Son las “eri­zo-per­so­nas”, quie­nes, por de­ci­sión pro­pia, se han trans­for­ma­do en se­res in­su­fri­bles, do­lien­tes, agre­si­vos, ig­no­ran­tes, hue­cos, pe­ro so­bre to­do, in­hu­ma­nos.

Otras púas que fa­bri­ca­mos con fa­ci­li­dad son nues­tras creen­cias que con­ver­ti­mos en ver­da­des ab­so­lu­tas tor­nán­do­nos in­to­le­ran­tes y dis­cri­mi­na­to­rios, son esas for­mas de pen­sar que no dan ca­bi­da a los que otros creen, es la so­ber­bia que de­sin­te­gra to­do sen­ti­mien­to de bon­dad, jus­ti­cia y so­bre to­do de amor.

Ame­na­za­do­ras tam­bién son las púas que na­cen de los fra­ca­sos y triun­fos apa­ren­tes y ale­jan pa­ra siem­pre la aven­tu­ra de vol­ver a in­ten­tar e in­sis­tir. Gra­ves igual­men­te son las aris­tas que di­fi­cul­tan la co­mu­ni­ca­ción, y esas que se ge­ne­ran por la cos­tum­bre de en­fras­car­nos en la crí­ti­ca hi­rien­te que es­con­de la apa­tía de em­pren­der, eclip­san­do el sol de la vi­da.

CA­PA­RA­ZÓN

Lo tris­te de con­ver­tir­nos en “per­so­nas-eri­zos” es que, a di­fe­ren­cia de los eri­zos ma­rí­ti­mos, de­li­be­ra­da­men­te for­ja­mos nues­tras per­so­na­lí­si­mas púas sin ne­ce­si­dad al­gu­na, tal vez so­lo co­mo cos­tum­bre, o apren­di­za­je so­cial, pe­ro al pa­so del tiem­po ellas mis­mas nos se­cues­tran y en­mas­ca­ran an­te la vi­da y la reali­dad, se­pa­rán­do­nos del pró­ji­mo; en­ton­ces apa­re­ce el ais­la­mien­to, la so­le­dad, la in­jus­ti­cia y por en­de el su­fri­mien­to.

Así, sin sa­ber­lo, en al­gún pun­to de la exis­ten­cia, ini­cia­mos un pro­ce­so sin fin que en­cie­rra al al­ma en­te­ra en una in­fran­quea­ble ba­rri­ca­da, im­pi­dien­do to­da po­si­bi­li­dad de an­chu­ra, de aper­tu­ra. Así la exis­ten­cia pau­la­ti­na­men­te pier­de con­te­ni­do y to­do se trans­for­ma en des­con­ten­to y des­en­cuen­tro.

El ca­pu­llo del eri­zo en­se­ña que tam­bién las per­so­nas te­ne­mos en el fon­do, es­con­di­do ba­jo púas, un her­mo­so ca­pa­ra­zón don­de mo­ra el ori­gen de la mis­ma crea­ción, que nos per­mi­te que­brar el “desim­por­tar­nos”.

PRO­FUN­DI­DAD

Se­ría ne­ce­sa­rio apren­der a dis­tin­guir la be­lle­za gra­ba­da en el ca­pa­ra­zón que es in­vi­si­ble a sim­ple vis­ta e im­po­si­ble de en­con­trar si es­ta­mos de­ter­mi­na­dos a ver so­la­men­te lo ma­lo, lo ne­ga­ti­vo del mun­do y de las per­so­nas que nos ro­dean, si nos em­pe­ña­mos en ob­ser­var a tra­vés de las ga­fas os­cu­ras del egoís­mo que lle­va­mos den­tro. Es­ta vi­sión cam­bia cuan­do abri­mos la puer­ta a la re­con­ci­lia­ción, al per­dón, la to­le­ran­cia, el diá­lo­go y la ge­ne­ro­si­dad.

Se­ría bueno que las per­so­nas via­já­ra­mos ha­cia la pro­fun­di­dad de nues­tras pro­pias ar­ma­du­ras; útil se­ría tran­si­tar ha­cia el co­ra­zón pa­ra des­cu­brir­nos per­so­nas, se­res hu­ma­nos; pa­ra com­pro­bar que la fe­li­ci­dad se al­can­za otor­gan­do el va­lor a los en­cuen­tros, que la fe­li­ci­dad es ase­qui­ble in­clu­si­ve an­te la pre­sen­cia del do­lor que en oca­sio­nes la acom­pa­ña, que és­ta es po­si­ble cuan­do lle­ga­mos a com­pren­der que no so­mos fe­li­ces por lo que te­ne­mos sino por lo que so­mos… Por lo com­par­ti­do, por quien nos preo­cu­pa­mos y ve­la­mos.

PE­RO…

Pre­sien­to que si em­pren­dié­ra­mos ese via­je, des­cu­bri­ría­mos la po­si­bi­li­dad de vi­vir una exis­ten­cia más ter­sa, re­ple­ta de emo­cio­nan­tes y vi­bran­tes en­cuen­tros, de apren­di­za­jes y ple­na li­ber­tad.

In­du­da­ble­men­te, la na­tu­ra­le­za guar­da sor­pren­den­tes mis­te­rios y en­se­ñan­zas. En­vuel­ve be­lle­zas in­sos­pe­cha­das, co­mo es el ca­so del ca­pa­ra­zón de un hu­mil­de eri­zo de mar.

Sos­pe­cho que esa her­mo­su­ra tam­bién re­si­de en el co­ra­zón hu­mano, es­pe­cial­men­te en esos que, de­li­be­ra­da­men­te, se vis­ten y apro­vi­sio­nan con im­pe­ne­tra­bles púas de ace­ro que fi­nal­men­te no son más que re­que­ri­mien­tos de amor y cui­da­dos no re­ci­bi­dos, por­que el amor to­do lo sua­vi­za, to­do lo abra­za.

Los ti­tu­la­res hoy anun­cian no­ti­cias púr­pu­ras que se nu­tren de vio­len­cia, de­sen­can­to y aban­dono, to­do por­que el amor, la ca­pa­ci­dad de asom­bro y el sen­ti­do de fra­ter­ni­dad es­tán au­sen­tes en nues­tros co­ra­zo­nes. So­mos es­pi­nas. So­mos una so­cie­dad des­hu­ma­ni­za­da.

Pe­ro aún hay una es­pe­ran­za ra­cio­nal: so­lo bas­ta sen­tir vi­brar a la na­tu­ra­le­za que nos pue­bla, la gen­te bue­na que nos abri­ga, los ojos de los más pe­que­ños, de los ni­ños, de esos jó­ve­nes que se des­vi­ven por sus idea­les y por ha­cer­les un me­jor mun­do a los “otros”, a sus her­ma­nos, y es­cu­char las pa­la­bras de alien­to y sa­bi­du­ría de los más vie­jos, de los que han vi­vi­do y que aún desean de­jar­nos un le­ga­do de amor y vi­da.

Exis­te un ca­mino pa­ra re­tor­nar a la sen­da del en­cuen­tro: asom­brar­nos de la be­lle­za de la vi­da, de la opor­tu­ni­dad de exis­tir; y aban­do­nar así, pa­ra siem­pre, la te­rri­ble cos­tum­bre de “desim­por­tar­nos”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.