Quie­ro ma­tar a mi ma­cho in­te­rior, pe­ro no sé có­mo

ES IN­NE­CE­SA­RIA LA IN­TER­VEN­CIÓN DE UN HOM­BRE PA­RA EX­PLI­CAR AL­GO A UNA MU­JER, O EX­PLI­CAR­LO EN LU­GAR DE UNA MU­JER ‘PA­RA QUE QUE­DE CLA­RO’

Vanguardia - - DOMINGO OPINIÓN - TEX­TO: CÉ­SAR GAYTÁN ILUS­TRA­CIÓN: ES­MIR­NA BA­RRE­RA

Soy un hom­bre a pun­to de cum­plir 30 años y es­toy en cri­sis. No me lo di­jo una per­so­na es­pe­cia­li­za­da. Tam­po­co creo que sea so­bre­in­ter­pre­ta­ción alar­mis­ta. La an­gus­tia se sien­te real: es­tá pre­sen­te en mu­chos ra­zo­na­mien­tos y en gran par­te de mis ac­tos. To­do se re­la­cio­na con la dis­cu­sión de gé­ne­ro tan per­ti­nen­te y efer­ves­cen­te en es­tos días.

Sim­ple­men­te no pue­do sa­car­me de la ca­be­za que to­do lo que ha­go, di­go o ten­go en pla­nes es ma­chis­ta. No sé si ca­da co­sa que he he­cho o que pien­so ha­cer es una for­ma de vio­len­cia de gé­ne­ro. Te­mo que sí, me ex­cu­so en que no y creo que to­dos los días co­me­to los mis­mos erro­res sin po­der evi­tar­los.

Di­cho de otra ma­ne­ra, yo es­ta­ba se­gu­ro de que no en­ca­ja­ba pa­ra na­da en la des­crip­ción de ma­cho opre­sor. Creía que mis ac­tos eran más el re­sul­ta­do de un ni­ño de cla­se me­dia for­ma­do en co­le­gios, una ado­les­cen­cia re­bel­de co­mo la de cual­quie­ra y ejem­plo de ca­ba­lle­ro­si­dad co­mo po­cos.

La cri­sis em­pe­zó cuan­do Eli­za, mi no­via, es­tu­dió una es­pe­cia­li­dad en gé­ne­ro y se hi­zo fe­mi­nis­ta. Me com­par­tió lec­tu­ras, in­quie­tu­des, pun­tos de vis­ta y me con­ta­gió de to­das sus preo­cu­pa­cio­nes.

An­tes de eso nun­ca me de­tu­ve a pen­sar en las di­fi­cul­ta­des y obs­tácu­los (los vi­si­bles y otros más si­nies­tros y ocul­tos) que en­fren­ta una mu­jer de ma­ne­ra co­ti­dia­na, es­truc­tu­ral y sis­te­má­ti­ca.

Des­pués des­cu­brí que mu­chas de las mu­je­res con quie­nes he com­par­ti­do mi ju­ven­tud y adul­tez tam­bién son fe­mi­nis­tas. Hoy me pa­re­ce una de­ci­sión va­lien­te, dig­na y ne­ce­sa­ria, pe­ro no quie­ro ejer­cer una do­ble mo­ral: cuan­do me re­la­cio­né de for­ma cer­ca­na a es­tos te­mas to­do me pa­re­cía una mo­da.

No sa­bía en­ton­ces que ese pen­sa­mien­to era una mez­cla de mi ig­no­ran­cia, for­ma­ción cul­tu­ral, ma­chis­mo y pri­vi­le­gios pa­triar­ca­les. Al con­tra­rio, pen­sé que era nor­mal. Es más, has­ta creí que lle­var la con­tra y des­es­ti­mar los pun­tos de vis­ta en torno al fe­mi­nis­mo sig­ni­fi­ca­ba te­ner la ra­zón.

En­ci­ma “res­pal­da­ba” mi pos­tu­ra con res­pues­tas vie­jas y ma­ño­sas: “nun­ca le he pe­ga­do a una mu­jer”, “yo no les di­go pi­ro­pos gua­rros ni las aco­so”, o qui­zá la más pe­dan­te: “a los hom­bres tam­bién nos ma­tan y na­die ha­bla de eso”. Y aven­ta­ba esos co­men­ta­rios con or­gu­llo de ser par­te de un gru­po se­lec­to de hom­bres co­rrec­tos. Ja.

Sue­na ab­sur­do, lo sé. Nun­ca lo ha­bía es­cri­to pe­ro a de­cir ver­dad me doy as­co por eso. Y no pue­do res­pon­sa­bi­li­zar a na­die más por esas con­clu­sio­nes tan es­tú­pi­das.

Aquí me gus­ta­ría de­cir que es­te ar­tícu­lo pro­po­ne so­lu­cio­nes o que en­con­tré la for­ma de con­ver­tir­lo en un ma­nual pa­ra que los hom­bres nos re­edu­que­mos y ma­te­mos a nues­tro ma­cho tó­xi­co. Pe­ro no es así.

Ne­ce­si­to cal­mar mi neu­ro­sis y sa­ber: ¿qué ha­go con es­ta cri­sis in­te­rior?, ¿qué le exi­ge el fe­mi­nis­mo a los ba­tos?, ¿có­mo de­be ser un hom­bre en el si­glo 21?, ¿soy ma­chis­ta to­do el tiem­po? Y si sí, ¿qué pue­do ha­cer al res­pec­to?

Es evi­den­te que no se tra­ta de un tex­to so­bre fe­mi­nis­mo. Y creo más o me­nos en­ten­der que no ha­ce fal­ta la opi­nión de otro hom­bre al res­pec­to. Lo que sí con­si­de­ro ne­ce­sa­rio es que los hom­bres ha­ble­mos de los pro­ble­mas que oca­sio­na­mos, del con­tex­to tan vio­len­to del que for­ma­mos par­te y que pre­fe­ri­mos ig­no­rar o asu­mir co­mo nor­mal.

¿Le ten­go mie­do a la de­cons­truc­ción?

Uno de los te­mas más re­cu­rren­tes en las plá­ti­cas con Eli­za es la “de­cons­truc­ción”. Aun cuan­do ella me ex­pli­có lo que es y leí va­rios en­sa­yos al res­pec­to, no lo en­tien­do del to­do. Lo in­tu­yo co­mo un pro­ce­so de au­to­eva­lua­ción don­de to­mas en cuen­ta di­ver­sos fac­to­res pa­ra tra­tar de erra­di­car lo no­ci­vo y tra­ba­jar de ma­ne­ra cons­tan­te en có­mo ser una me­jor per­so­na.

Se­gún lo que me cuen­ta, ella em­pe­zó su de­cons­truc­ción gra­cias al fe­mi­nis­mo. Ni si­quie­ra sa­bía que una mu­jer de­bía de­cons­truir­se en es­te sen­ti­do. Mi con­flic­to es cuan­do mi no­via di­ce, tam­bién es­toy en ese pro­ce­so y es ahí don­de no sé qué pen­sar.

¿Es po­si­ble?, ¿có­mo sé si es­toy en de­cons­truc­ción o no cuan­do ha­ce po­co tiem­po me pa­re­cía un te­ma irre­le­van­te?, ¿to­da per­so­na es can­di­da­ta a de­cons­truir­se? ¿có­mo se sien­te una de­cons­truc­ción?, ¿es al­go vo­lun­ta­rio, cau­sal o un des­tino inevi­ta­ble? ¿cuán­do se aca­ba un pro­ce­so de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas? Ca­ray, ¿cuá­les son esas ca­rac­te­rís­ti­cas?

Mi pri­mer pun­to de in­fle­xión fue co­no­cer los mi­cro­ma­chis­mos. Unas prác­ti­cas que no po­dría de­fi­nir de otra for­ma que co­mo “chin­ga­que­di­to”. Por­que es­tán ahí, su­ti­les, dis­fra­za­das de cual­quier otra co­sa, pe­ro jo­dien­do co­mo quie­ra.

Eli­za me ex­pli­có el te­ma. Me vi re­fle­ja­do en di­ver­sos es­tu­dios aca­dé­mi­cos y lis­tas de in­ter­net. En­ton­ces ne­gué to­do. Lo jus­ti­fi­qué con “no es­tá mal, así son las co­sas” o “eso no es ma­chis­mo, son cos­tum­bres”, en­tre otra sar­ta de ton­te­rías.

Me que­dó más cla­ro cuan­do me lo ex­pli­ca­ron con mi fa­mi­lia. ¿Quién se en­car­ga de la ma­yor par­te de la lim­pie­za? Mi ma­dre. ¿Co­ci­nar? Mi ma­dre. ¿Ad­mi­nis­tra­ción de los gas­tos de la ca­sa? Mi ma­dre. Eso ade­más de cum­plir con su tra­ba­jo, pro­cu­rar­nos a mi her­mano y a mí, sin de­jar de ver por mi pa­pá.

Así fue to­do el tiem­po que vi­ví en ca­sa de mis pa­dres. Me pa­re­cía nor­mal que los tres hom­bres de esa ca­sa nos com­por­tá­ra­mos así, ocu­pa­dos por otras co­sas, de­ján­do­le gran par­te de esas la­bo­res, (cuan­do no to­do) a ella.

Re­cien­te­men­te me en­se­ña­ron que eso es par­te del tra­ba­jo in­vi­si­ble, el no re­mu­ne­ra­do. Y ge­ne­ral­men­te lo ha­ce la mu­jer. ¿Por qué? Por el pa­triar­ca­do. Por­que sim­ple­men­te por el gé­ne­ro mu­chos es­pe­ra­mos que sean ellas quie­nes lo ha­gan. Sé que mu­chos hom­bres es­tán can­sa­dos ya de es­ta dis­cu­sión. Has­ta ha­ce po­co a mí me pa­re­cía re­pe­ti­ti­va e in­ne­ce­sa­ria. Pe­ro las co­sas cam­bian.

Eli­za y yo vi­vi­mos jun­tos des­de ha­ce va­rios años. Tra­ta­mos de ba­lan­cear las res­pon­sa­bi­li­da­des de la ca­sa. Re­par­ti­mos se­gún las co­sas que nos gus­tan y las que no. Lo más co­mún es que ella co­ci­ne, por ejem­plo. Pe­ro no por ser mu­jer sino por­que tie­ne me­jor sa­zón (a las prue­bas me re­mi­to). En cam­bio, yo soy quien la­va los tras­tes y en­cuen­tro una paz re­con­for­tan­te en esa ta­rea.

Lle­va­mos las co­sas en paz con un acuer­do que se­ña­la lo ob­vio: se tra­ta de res­pon­sa­bi­li­da­des, no de fa­vo­res. Nin­guno es­tá “ayu­dan­do” al otro en es­te sen­ti­do. Y es­ta de­cla­ra­ción no bus­ca aplau­sos ni fe­li­ci­ta­cio­nes. Más bien es un re­cor­da­to­rio de que me di cuen­ta de al­go tan bá­si­co cuan­do ya era muy tar­de.

Ocu­rre otra co­sa cu­rio­sa. Cuan­do co­me­mos fue­ra de ca­sa, hay oca­sio­nes en que mi ma­dre me da di­ne­ro an­tes de en­trar pa­ra que “yo pa­gue”. Yo lo to­mo sin re­mor­di­mien­to. Y pa­go. Con di­ne­ro que no ga­né, que no me per­te­ne­ce. Ni si­quie­ra en­tien­do bien la ra­zón de es­te com­por­ta­mien­to. De he­cho es­tas pa­la­bras son mi pri­me­ra re­fle­xión al res­pec­to. Y no es pre­ci­sa­men­te una re­con­for­tan­te.

Hay otra co­sa cu­rio­sa en los res­tau­ran­tes. Cuan­do sal­go con ami­gas y es evi­den­te que ellas pi­den una cer­ve­za, el me­se­ro o me­se­ra me la lle­van a mí. Ocu­rre lo mis­mo con la cuen­ta. Me pa­re­cía nor­mal. Inofen­si­vo. Y no en­ten­día por qué mis acom­pa­ñan­tes se enoja­ban.

De nue­vo, no pu­de ad­ver­tir­lo so­lo y me ex­pli­ca­ron que se tra­ta de la “in­vi­si­bi­li­za­ción” de la mu­jer, de asu­mir que al gé­ne­ro le co­rres­pon­den cier­tas ha­bi­li­da­des in­trín­se­cas y de no re­co­no­cer­las co­mo se­res in­di­vi­dua­les.

Hoy la so­lu­ción es muy sen­ci­lla: nos po­ne­mos de acuer­do pre­via­men­te y pa­ga­mos a mi­ta­des ca­si siem­pre. Pe­ro uno pue­de in­vi­tar al otro cin­co ve­ces se­gui­das sin que eso nos ge­ne­re un con­flic­to de gé­ne­ro. Ella me in­vi­ta por gus­to o si no ten­go di­ne­ro en ese mo­men­to. Lo mis­mo ocu­rre de mi par­te. El se­cre­to, pa­ra no­so­tros, es que no hay se­cre­to.

Se­gu­ro que es­tas co­sas pa­re­cen mi­nús­cu­las e in­tras­cen­den­tes. Pe­ro fue­ron las pri­me­ras ac­ti­tu­des que pen­sé que no te­nían que ver con el ma­chis­mo y en reali­dad sí.

Tam­po­co me quie­ro des­viar. Lle­gué aquí ha­blan­do de la de­cons­truc­ción de mi no­via y de có­mo me re­sis­to a creer que es­toy en ese pro­ce­so. Su­pon­go que en reali­dad ten­go mie­do de acep­tar­lo por­que eso sig­ni­fi­ca asu­mir que ca­si to­do lo que he apren­di­do so­bre el te­ma es­tá mal. Y bueno, a quién le gus­ta es­tar equi­vo­ca­do.

ES NE­CE­SA­RIO QUE LOS HOM­BRES HA­BLEN DE LOS PRO­BLE­MAS QUE OCA­SIO­NAN, DEL VIO­LEN­TO CON­TEX­TO DEL QUE FOR­MAN PAR­TE Y DE QUE PRE­FIE­REN ASU­MIR EL ASUN­TO CO­MO NOR­MAL Nun­ca me de­tu­ve a pen­sar en las di­fi­cul­ta­des y obs­tácu­los (los vi­si­bles y otros más si­nies­tros y ocul­tos) que en­fren­ta una mu­jer de ma­ne­ra co­ti­dia­na, es­truc­tu­ral y sis­te­má­ti­ca”.

¿To­dos son ma­chis­tas me­nos yo?

An­tes de lle­gar a mi cri­sis ac­tual, en­fren­té un pa­no­ra­ma opues­to. Co­mo ya me ha­bían ex­pli­ca­do un par de co­sas so­bre gé­ne­ro, creí que te­nía to­do muy en cla­ro. Y aun­que nun­ca lo di­je en voz al­ta, te­nía to­tal cer­ti­dum­bre al res­pec­to: “to­dos son ma­chis­tas me­nos yo”. ¿Es­tú­pi­do de nue­vo? ¡Oh, sí!

Juz­ga­ba en si­len­cio las plá­ti­cas con mis ami­gos o los co­men­ta­rios en in­ter­net. Y eso me da­ba una con­fian­za mo­ral si­len­cio­sa muy fuer­te. Por­que sen­tía que iden­ti­fi­car ac­cio­nes en los de­más era par­te se ha­cer un cam­bio.

Aún así me reía de co­men­ta­rios se­xis­tas. Ri­di­cu­li­za­ba las pos­tu­ras más ra­di­ca­les del fe­mi­nis­mo, por­que, ade­más de no en­ten­der­las, eran las que te­nían más pro­yec­ción en re­des so­cia­les y me­dios de co­mu­ni­ca­ción (ade­más de pre­sen­tar­las des­con­tex­tua­li­za­das). Y en vez de po­ner un al­to a es­te ti­po de ac­ti­tu­des me es­cu­da­ba en fra­ses co­mo: “ca­da quien es res­pon­sa­ble de sí mis­mo”.

Es­cri­to y en re­tros­pec­ti­va, por su­pues­to que ad­vier­to los erro­res. Pe­ro fue so­lo has­ta que Eli­za me lo di­jo de fren­te que se vol­vie­ron ac­ti­tu­des cons­cien­tes y em­pe­cé a tra­ba­jar en co­rre­gir­las. Por­que tam­bién es cier­to que nin­gu­na de las co­sas men­cio­na­das las ha­cía con ma­li­cia o ga­nas de per­ju­di­car a na­die.

Co­no­cía el con­cep­to de mans­plai­ning. Esa in­ne­ce­sa­ria in­ter­ven­ción de un hom­bre pa­ra ex­pli­car al­go a una mu­jer o ex­pli­car­lo en lu­gar de una mu­jer “pa­ra que que­de cla­ro”. Pe­ro no ad­ver­tí otras ma­ne­ras de in­vi­si­bi­li­za­ción.

En una reunión con ami­gos y ami­gas de­ci­di­mos sa­car jue­gos de me­sa. No re­cuer­do el nom­bre, pe­ro la di­ná­mi­ca era ha­cer equi­pos y res­pon­der pre­gun­tas. No me di cuen­ta que al mo­men­to de nues­tra par­ti­ci­pa­ción, en­ta­bla­ba diá­lo­go so­lo con otros hom­bres ig­no­ran­do por com­ple­to no so­lo la opi­nión sino has­ta la pre­sen­cia de las mu­je­res. Co­mo si ellas no tu­vie­ran una apor­ta­ción va­lio­sa.

Y lue­go es­tá tam­bién la car­ne asa­da. ¿Que por qué el que pren­de el car­bón es ca­si siem­pre un hom­bre mien­tras las mu­je­res es­tán en el in­te­rior de la ca­sa con la pre­pa­ra­ción de otros ali­men­tos?

Re­co­noz­co que he si­do in­tran­si­gen­te al de­cir: “Yo na­da más pren­do el car­bón, arré­glen­se con to­do lo de­más”. Uno se apo­de­ra del asa­dor, y lle­va a ca­bo to­do el ri­tual y es cier­to que fren­te al fue­go uno se vuel­ve más pri­mi­ti­vo. Jus­to co­mo en los ejem­plos an­te­rio­res, mi jus­ti­fi­ca­ción era cual­quie­ra me­nos ma­chis­mo.

Hay una si­tua­ción di­fe­ren­te que no sé en qué ca­te­go­ría en­tra. Eli­za tie­ne dos ca­rre­ras pro­fe­sio­na­les, cua­tro es­pe­cia­li­da­des de pos­gra­do y un sin­fín de ca­pa­ci­ta­cio­nes. Tie­ne un me­jor suel­do y me­jo­res pres­ta­cio­nes que yo.

En cam­bio yo no es­toy ti­tu­la­do, des­de­ño los sis­te­mas de edu­ca­ción con­ven­cio­na­les y cuen­to con muy po­co res­pal­do aca­dé­mi­co en mi pre­pa­ra­ción.

Cuan­do ha­bla­mos de es­ta bre­cha, mi no­via me cues­tio­na si nun­ca me he sen­ti­do me­nos ca­paz que otras per­so­nas pa­ra ha­cer cual­quier tra­ba­jo. Si ne­ce­si­to es­for­zar­me el do­ble o el tri­ple pa­ra que me to­men en cuen­ta. Si creo que a una mu­jer le pa­ga­rían lo mis­mo por ha­cer lo que yo ha­go.

To­das mis res­pues­tas eran: “no me in­co­mo­da na­da de eso por­que to­do de­pen­de de la per­so­na”. Co­mo si fue­ra un plan edu­ca­ti­vo di­se­ña­do a me­di­da, mi no­via me ex­pli­có en­ton­ces so­bre los pri­vi­le­gios y có­mo es im­per­cep­ti­ble pa­ra los hom­bres ad­ver­tir­los, por­que in­clu­so sin dar­nos cuen­ta, ob­te­ne­mos ven­ta­jas to­do el tiem­po.

Los úl­ti­mos días he re­fle­xio­na­do en có­mo iden­ti­fi­car­los y si es po­si­ble re­nun­ciar a ellos. To­do in­di­ca que no. Al me­nos has­ta el mo­men­to. No pue­do en­ten­der un có­li­co ni to­das sus im­pli­ca­cio­nes. En nin­gu­na de mis en­tre­vis­tas de tra­ba­jo me han pre­gun­ta­do si ten­go pla­nes de te­ner hi­jos, co­mo si mi res­pues­ta con­di­cio­na­ra la con­tra­ta­ción.

Me gus­ta sa­lir a ca­mi­nar por la no­che. O via­jar so­lo sin avi­sar a na­die. Y es cier­to lo que di­cen otras mu­je­res. Co­mo hom­bre, no sien­to mie­do de ha­cer­lo. No me preo­cu­pa que pue­dan ata­car­me, vio­lar­me o ma­tar­me. Sal­vo en los tiem­pos de la cru­da vio­len­cia del nar­co­trá­fi­co, ese te­ma no me in­co­mo­da.

In­clu­so si pien­so en aco­so, la reali­dad no se com­pa­ra. Me han aco­sa­do una so­la vez en mi vi­da. Y fue otro hom­bre que me aga­rró la pier­na mien­tras via­ja­ba en el ca­mión. Lue­go me per­si­guió al ba­jar por un par de cua­dras, pe­ro so­lo lo ig­no­ré y se fue. Me pa­re­ció más mo­les­to que pe­li­gro­so.

To­tal, que por don­de lo veo soy ma­chis­ta, pri­vi­le­gia­do y to­dos los ad­je­ti­vos ne­ga­ti­vos que pen­sé que no me iban… en fin. Soy el Pa­triar­ca­do.

Lo acep­to: soy el pa­triar­ca­do

To­do el te­ma me pa­re­ce muy com­ple­jo. Me cues­ta mu­cho di­fe­ren­ciar en­tre mi­cro­ma­chis­mos, ac­tos ma­chis­tas más vi­si­bles, y es­tos pri­vi­le­gios que al prin­ci­pio ca­ta­lo­gué co­mo una in­ven­ción.

Ha­ce po­co en­tré a un blog fe­mi­nis­ta y leí que si te­nía pen­sa­mien­tos so­bre cual­quier mu­jer tam­bién era vio­len­cia de gé­ne­ro. Creí que mi men­te era el úni­co lu­gar se­gu­ro pa­ra ser el yo que no sa­le a la luz pú­bli­ca, pa­ra desatar cual­quier ra­zo­na­mien­to por más ins­tin­ti­vo que fue­ra. Pe­ro no. Aho­ra ca­da vez que veo o co­noz­co una mu­jer ni si­quie­ra es­toy a gus­to. Me pre­gun­to si lo que es­toy di­cien­do es al­gu­na for­ma de aco­so que no re­co­noz­co, si mis ges­tos la ha­cen sen­tir in­có­mo­da, si mi com­por­ta­mien­to de­mues­tra que en efec­to soy un vio­la­dor en po­ten­cia.

No es­toy có­mo­do con­mi­go, ni en mis pen­sa­mien­tos. Aun­que si lo com­pa­ro con la can­ti­dad de atro­ci­da­des que se co­me­ten día a día con­tra las mu­je­res, mi cri­sis es ape­nas una ton­te­ría.

¿Qué ocu­rre con la ca­ba­lle­ro­si­dad? ¿es­tá mal? Sue­lo abrir la puer­ta de cual­quier acom­pa­ñan­te en mi au­to, sea hom­bre o mu­jer. Aho­ra no sé si con los pri­me­ros son ac­tos de pri­vi­le­gios y con las se­gun­das una ac­ción vio­len­ta. No me que­da cla­ro si to­do es un pro­ce­so in­tros­pec­ti­vo o se lle­ga a una res­pues­ta me­jor al so­cia­li­zar las in­quie­tu­des.

Al­go cam­bió en mí des­pués de las mar­chas fe­mi­nis­tas que ocu­rrie­ron en agos­to de 2019 en Mé­xi­co. No sé bien qué, no sé si es su­fi­cien­te. La pri­me­ra ma­ni­fes­ta­ción de es­te cam­bio fue de­nun­ciar me­mes en Fa­ce­book que se bur­la­ban del mo­vi­mien­to.

Tam­bién to­mé un po­co de co­ra­je pa­ra de­jar la pa­si­vi­dad de es­ta cri­sis. Aho­ra me aven­tu­ro a se­ña­lar las ac­ti­tu­des ma­chis­tas de mis ami­gos y hom­bres cer­ca­nos. No con afán de su­pe­rio­ri­dad, sino pa­ra cor­tar esa vio­len­cia.

La ver­dad sien­to un gran caos en es­te mo­men­to. No ten­go una pos­tu­ra cla­ra so­bre las nue­vas mas­cu­li­ni­da­des. Y tra­to de en­con­trar el rol más ade­cua­do en es­ta co­yun­tu­ra de gé­ne­ro.

Lo úni­co que veo con cer­te­za es es­ta con­fe­sión. Una fra­se to­tal­men­te se­ria to­da vez que hoy pien­so en el ma­chis­mo co­mo una adic­ción: “Bue­nos días. Soy Cé­sar y soy el pa­triar­ca­do”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.