Al­ber­gue en Ta­mau­li­pas re­ci­be a 120 afri­ca­nos

Mien­tras cien­tos de mi­gran­tes in­ten­tan in­gre­sar por la fron­te­ra sur del país

Vanguardia - - RUMBO NACIONAL -

REY­NO­SA, TAMPS.- Mien­tras mi­gran­tes cen­troa­me­ri­ca­nos bus­can entrar a Mé­xi­co por la fron­te­ra sur, de­ce­nas más —pro­ve­nien­tes de Áfri­ca— permanecen en al­ber­gues en el nor­te del país, par­ti­cu­lar­men­te en es­ta ciudad, pa­ra so­li­ci­tar asi­lo en Es­ta­dos Uni­dos.

Héc­tor Sil­va, di­rec­tor de la Casa Sen­da de Vida, ase­gu­ra que el nú­me­ro de ex­tran­je­ros va en au­men­to, ya que du­ran­te el pri­mer mes de 2020 han re­ci­bi­do a 120.

“En di­ciem­bre ape­nas tu­vi­mos a 10 afri­ca­nos y, an­tes de eso, a nin­guno. Ahora ve­mos que es­tán lle­gan­do mu­chos más, por­que en Nue­vo La­re­do o Ma­ta­mo­ros no cuen­tan con lu­ga­res se­gu­ros pa­ra al­ber­gar­se, lo que los ha­ce ve­nir a Rey­no­sa”, ex­pli­ca.

El ac­ti­vis­ta di­ce que, por el mo­men­to, cuen­tan con el apo­yo de or­ga­ni­za­cio­nes so­cia­les es­ta­dou­ni­den­ses, quie­nes los pro­veen de ali­men­tos y ro­pa: “Las ne­ce­si­da­des aquí son mu­chas, te­ne­mos que dar tres co­mi­das a más de 400 personas dia­ria­men­te. Con­ta­mos con el apo­yo de Mé­di­cos sin Fronteras, or­ga­ni­za­ción que re­vi­sa a los mi­gran­tes, so­bre to­do a los ni­ños que en oca­sio­nes vie­nen en­fer­mos”.

El ca­mino des­de Ca­me­rún. Jo­sep­hi­ne De­si­ree Ena­ma An­de­gue, ori­gi­na­ria de Ca­me­rún, re­la­ta que ella sa­lió de su país en ju­nio de 2019. Di­ce que allá cir­cu­lan ver­sio­nes so­bre lo pe­li­gro­so

que es Mé­xi­co, es­pe­cial­men­te Ta­mau­li­pas.

“Se es­cu­cha que en Mé­xi­co no nos quie­ren, que a las mu­je­res las vio­lan y ma­tan. Ve­ni­mos con mie­do, pe­ro confiados en Dios, por­que no le ha­ce­mos da­ño a na­die, só­lo que­re­mos una mejor vida”, cuen­ta.

Ella for­ma par­te de un gru­po de 12 mi­gran­tes de Ca­me­rún, An­go­la, Bot­sua­na, Gha­na y Ke­nia, sie­te hom­bres y cin­co mu­je­res que ini­cia­ron su re­co­rri­do en ju­nio pa­sa­do. De acuerdo con su re­la­to, to­dos via­ja­ron en avión des­de sus res­pec­ti­vas ciu­da­des con rum­bo a Bra­sil, don­de es­tu­vie­ron cin­co días.

“Via­ja­mos en au­to­bús ha­cia Pe­rú, Ecua­dor, Ni­ca­ra­gua y Co­lom­bia, por esos paí­ses tran­si­ta­mos sin pro­ble­ma. Dor­mía­mos en pe­que­ños ho­te­les y co­mía­mos po­co por­que la pa­sa­mos via­jan­do. To­dos que­ría­mos lle­gar pron­to a Mé­xi­co”.

La jo­ven quie­re lle­gar a Es­ta­dos Uni­dos pa­ra tra­ba­jar y en­viar­le dinero a su hi­ja, de sie­te años, quien se que­dó con su abue­la.

“Yo su­frí per­se­cu­ción en Ca­me­rún, ahí hay mu­cha in­se­gu­ri­dad por­que mu­chas personas ro­ban y ma­tan. Yo tra­ba­ja­ba, pe­ro me aco­sa­ban y ame­na­za­ban. Te­nía mie­do de que­dar­me por­que me iban a ase­si­nar”, la­men­ta.

Gil­mo­re Oben, un hom­bre que for­ma par­te del gru­po, de­ci­dió sa­lir de Gha­na pues sus dos her­ma­nos se en­cuen­tran en la Unión Ame­ri­ca­na y, ase­gu­ra, vi­ven bien.

“Quie­ro tra­ba­jar pa­ra en­viar­le dinero a mi es­po­sa y a mis dos hi­jos que se que­da­ron en Gha­na.

“No­so­tros lle­ga­mos ha­ce un mes a Gua­te­ma­la, lue­go via­ja­mos a Ta­pa­chu­la, Chia­pas, don­de nos re­co­men­da­ron bus­car entrar a Es­ta­dos Uni­dos por Ma­ta­mo­ros, pe­ro al fi­nal nos de­ci­di­mos por Rey­no­sa.

En la Casa Sen­da de Vida es­pe­ra­mos a ser lla­ma­dos a Es­ta­dos Uni­dos.”

Gil­mo­re Oben de Gha­na.

Re­fu­gio. Los mi­gran­tes afri­ca­nos lle­gan a Rey­no­sa en bus­ca de se­gu­ri­dad pa­ra es­pe­rar su lla­ma­do a EU.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.