2. Las au­to­ri­da­des de Nue­vo León co­men­za­ron ayer la de­mo­li­ción del Pe­nal del To­po Chi­co.

La ex­pe­ni­ten­cia­ria te­nía 73 años de exis­ten­cia y fue ce­rra­da el año pa­sa­do

Vanguardia - - PORTADA - ARACELY CHANTAKA

MON­TE­RREY, NL.- Con la de­mo­li­ción del ex­tin­to Pe­nal del To­po Chi­co ahora sí se cierra con pun­to fi­nal uno de los ca­pí­tu­los más san­grien­tos en la his­to­ria car­ce­la­ria del País.

Ayer co­men­zó la de­mo­li­ción del le­gen­da­rio ex­cen­tro pe­ni­ten­cia­rio que fue edi­fi­ca­do en 1943 y que tras 76 años de exis­ten­cia fue ce­rra­do el 30 de sep­tiem­bre del año pa­sa­do.

En sus pa­tios, gran­des má­qui­nas de­rrum­ba­ban las pa­re­des del lu­gar que fue es­ce­na­rio de tru­cu­len­tas his­to­rias en­mar­ca­das por la san­gre y dolor de quie­nes lo ha­bi­ta­ron.

En sus pa­re­des, en sus cel­das, en los am­bu­la­to­rios en­ce­rró his­to­rias de san­gre y muerte co­mo un mo­tín, en 1980 que co­bró la vida del en­ton­ces di­rec­tor del Pe­nal Al­fon­so Do­me­ne Flor Millán.

En aquél en­ton­ces, dos reos: Ro­dri­go Al­ca­lá Ló­pez “El hue­vo” y Car­los Ló­pez Aten­cio “El Cu­bano” lo­gra­ron des­ar­mar a un ce­la­dor y so­me­tie­ron al di­rec­ti­vo así co­mo a su cho­fer. Otros in­ter­nos se les unie­ron y fin­gie­ron el se­cues­tro pa­ra ne­go­ciar su li­ber­tad, sin em­bar­go Flor Millán ya ha­bía si­do pri­va­do de la vida.

En fe­bre­ro del 2016, cuan­do te­nía po­co me­ses de ini­cia­da la ad­mi­nis­tra­ción de Jai­me Ro­drí­guez Cal­de­rón, un en­fren­ta­mien­to en­tre gen­te de Iván Her­nán­dez Can­tú “El Cre­do” y Juan Pe­dro Zal­dí­var Fa­rías “El Z-27 de­jó un sal­do de 49 muer­tos y 12 he­ri­dos.

En el Pe­nal del To­po Chi­co rei­na­ba el au­to­go­bierno y al­gu­nos reos no só­lo vi­vían con pri­vi­le­gios co­mo en cel­das con ja­cuz­zi sino que ade­más des­de el pro­pio in­te­rior del cen­tro pe­ni­ten­cia­rio ma­ne­ja­ban una red de ex­tor­sión.

Tras su cie­rre se des­cu­brió lo que exis­tía en el re­clu­so­rio en don­de in­clu­so ha­bía una igle­sia de cul­to a la Santa Muerte.

En ese si­tio es­tu­vie­ron in­ter­na­dos al­gu­nos per­so­na­jes fa­mo­sos co­mo el doc­tor Al­fre­do Ba­llí, quien ins­pi­ró el per­so­na­je de “Han­ni­bal Lec­ter” de la po­pu­lar li­bro que des­pués se con­vir­tió en la cin­ta “El Si­len­cio de los Inocen­tes”; el ban­que­ro Jor­ge Lan­ke­nau, el ex­go­ber­na­dor Ro­dri­go Medina de la Cruz y el ex­fut­bo­lis­ta Jo­sé de Je­sús “El Ca­bri­to” Are­llano.

Apun­tan. En sus pa­tios, gran­des má­qui­nas ti­ran las pa­re­des del lu­gar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.