La con­gruen­cia de don Por­fi­rio

Vanguardia - - OPINIÓN - @chuy­ra­mi­rezr

“Na­da le pue­des qui­tar o dar a un hom­bre que es­tá más cer­ca de la muerte que de ver có­mo se pier­de en la mentira y en el au­to­ri­ta­ris­mo el sue­ño de una trans­for­ma­ción en Mé­xi­co. Hoy pue­do de­cir que he­mos da­do un salto ha­cia atrás de 30 o 40 años, y lo pue­do de­cir por­que yo lo vi­ví. Yo no me voy de Mo­re­na, Mo­re­na se sa­le de mi co­ra­zón”. Eso di­jo el dipu­tado Por­fi­rio Mu­ñoz Le­do des­pués de que Mo­re­na le im­pi­die­ra ha­cer uso de la tribuna. A sus 86 años y tras una pro­lon­ga­da y, pa­ra de­cir lo me­nos, po­lé­mi­ca ca­rre­ra po­lí­ti­ca, pin­ta su ra­ya y nos ha­ce ver que, tan só­lo por su edad, se en­cuen­tra más allá del bien y del mal.

Por­fi­rio Mu­ñoz Le­do fue quien, a par­tir de la Co­rrien­te De­mo­crá­ti­ca del PRI, cons­ti­tu­yó el Fren­te De­mo­crá­ti­co Na­cio­nal, origen del PRD. Fue tam­bién quien en 1988 en­fren­tó al sis­te­ma en­ca­be­za­do por Mi­guel de la Madrid y Sa­li­nas de Gor­ta­ri, y del cual ha­bía for­ma­do par­te des­ta­ca­da. Tam­bién fue Mu­ñoz Le­do quien re­cla­mó a Fox que aban­do­na­ra el em­pe­ño de­mo­cra­ti­za­dor que die­ra im­pul­so a la tran­si­ción en el año 2000. Fue tam­bién él quien im­pul­só, con otros ele­men­tos de la so­cie­dad ci­vil, el pro­yec­to de una cons­ti­tu­yen­te ciu­da­da­na. Hoy vuel­ve a ha­cer­lo, fren­te a sus pa­res en la Cá­ma­ra de Dipu­tados y fren­te al pre­si­den­te Ló­pez Obra­dor.

El re­cla­mo se ori­gi­nó por el tra­to in­hu­mano da­do a los mi­gran­tes cen­troa­me­ri­ca­nos y la grave vul­ne­ra­ción a sus de­re­chos hu­ma­nos. La pre­si­den­ta de la Co­mi­sión Na­cio­nal de De­re­chos Hu­ma­nos ca­lla y se ha­ce cóm­pli­ce de los tris­tes, la­men­ta­bles y re­pro­ba­bles he­chos que han es­ta­do su­ce­dien­do en la fron­te­ra sur de nues­tro País.

La Guar­dia Na­cio­nal, ese ejér­ci­to dis­fra­za­do de ci­vil que no ha podido com­ba­tir al cri­men or­ga­ni­za­do, des­plie­ga la fuer­za bru­ta del Es­ta­do contra hom­bres, mu­je­res y ni­ños in­de­fen­sos que hu­yen del ham­bre, la po­bre­za y la vio­len­cia en sus paí­ses.

El go­bierno me­xi­cano ha­ce el tra­ba­jo su­cio a Trump y a su po­lí­ti­ca mi­gra­to­ria. El mu­ro de Trump lo es­ta­mos pa­gan­do los me­xi­ca­nos, es el go­bierno de Mé­xi­co y la Guar­dia Na­cio­nal. Quie­nes de­ten­tan el poder han ol­vi­da­do sus de­nun­cias de ayer.

Pe­ro el te­ma de fon­do es otro, se tra­ta de la cen­su­ra a to­da di­si­den­cia. Al apli­car re­glas de de­ba­te a mo­do, Mo­re­na pre­ten­de blin­dar a los fun­cio­na­rios que acu­dan a ren­dir cuen­tas. A con­tra­co­rrien­te del he­roís­mo ejem­plar de su se­ño­ra ma­dre, la se­ño­ra Pie­dra, se so­me­te y evade a cual­quier in­ter­lo­cu­tor y a la pren­sa mis­ma. Su si­len­cio eva­si­vo mar­có ya su cor­to y errá­ti­co pa­so por la CNDH.

Pre­sen­cia­mos así, y Mu­ñoz Le­do lo de­nun­cia, una in­to­le­ran­cia ce­rra­da a cual­quier ti­po de opo­si­ción, un re­tro­ce­so de 30 o 40 años. “No so­mos un par­ti­do de Es­ta­do” re­cri­mi­nó el oc­ta­ge­na­rio dipu­tado. La­men­ta­ble­men­te, los he­chos nos di­cen que as­pi­ran a ser­lo o que ya lo son.

So­bre­sa­le la voz de don Por­fi­rio en es­te mo­men­to en que la opo­si­ción pa­re­ce no exis­tir, sin li­de­raz­gos, sin pro­yec­to, sin pro­pues­ta y sin dis­cur­so. La so­cie­dad, con­fu­sa, es­tu­pe­fac­ta, en es­ta era de co­mu­ni­ca­ción ins­tan­tá­nea com­pra es­pe­jis­mos cons­trui­dos por las gran­des fir­mas de co­mu­ni­ca­ción y los gu­rús de la mer­ca­do­tec­nia. Pe­ro la voz de Mu­ñoz Le­do de­mues­tra que la con­gruen­cia no ha pa­sa­do de mo­da, si­gue y se­gui­rá te­nien­do un enor­me valor.

Aplau­do a quien al­za su voz cuan­do to­dos ca­llan. Su ejem­plo de­bie­ra ru­bo­ri­zar, por ci­tar só­lo a al­gu­nos, a So­la­lin­de pos­tra­do a los pies del poder, a Car­men Aris­te­gui y a Ac­ker­man, fi­gu­ras des­ta­ca­das en­tre los acó­li­tos del poder pre­si­den­cial.

Quie­nes de­cían que ve­nían a de­fen­der a los más po­bres y vul­ne­ra­bles, hoy los re­pri­men pa­ra con­gra­ciar­se con lo que an­tes lla­ma­ron im­pe­rio.

JE­SÚS RA­MÍ­REZ RAN­GEL

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.