El co­ro­na­vi­rus en tiem­pos del In­sa­bi

Vanguardia - - OPINIÓN - @Ivo_­gar­za

No es por alarmar al res­pe­ta­ble, pe­ro se­gún da­tos de la Co­mi­sión Na­cio­nal de Sa­ni­dad de Chi­na, el nú­me­ro de víc­ti­mas mor­ta­les por el lla­ma­do co­ro­na­vi­rus ya su­pera las 100 personas; se­gu­ra­men­te, mien­tras es­to es­cri­bo, la ci­fra se­rá ac­tua­li­za­da. La en­fer­me­dad que sur­gió en Wuhan, pro­vin­cia de Hu­bei, y cu­yas cau­sas son aún des­co­no­ci­das (la hi­pó­te­sis del cal­do de mur­cié­la­go no es del to­do creí­ble), se pro­pa­ga con sor­pren­den­te ra­pi­dez; de he­cho, el nú­me­ro de ca­sos con­fir­ma­dos es ma­yor a 4 mil 500 y, en al me­nos tres de ellos, se tra­ta de personas que han su­fri­do el con­ta­gio sin ha­ber es­ta­do en Chi­na. Has­ta el mo­men­to, la ce­pa se ha ex­ten­di­do a 11 paí­ses, la mayoría asiá­ti­cos. En Amé­ri­ca La­ti­na, es­pe­cí­fi­ca­men­te en Co­lom­bia y Ecua­dor, son aten­di­dos al­gu­nos pa­cien­tes ba­jo sos­pe­cha de con­ta­gio. Por su par­te, en Mé­xi­co se ha des­car­ta­do –de mo­men­to– la pre­sen­cia del vi­rus.

La psi­co­sis ge­ne­ra­da en­tre la po­bla­ción mun­dial, fren­te una even­tual pan­de­mia de pro­por­cio­nes glo­ba­les, ha cau­sa­do efec­tos eco­nó­mi­cos ad­ver­sos. An­te la con­tin­gen­cia los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros in­ter­na­cio­na­les re­por­ta­ron pér­di­das, y nues­tro País no fue la ex­cep­ción. Así, el ín­di­ce de pre­cios y co­ti­za­cio­nes (in­di­ca­dor que mi­de la evo­lu­ción del mer­ca­do ac­cio­na­rio) per­dió 2.23 por cien­to; el pe­so registró su ter­ce­ra caída con­se­cu­ti­va fren­te al dó­lar, mien­tras que la mez­cla me­xi­ca­na de pe­tró­leo ca­yó 2.52 por cien­to.

Si bien la le­ta­li­dad del co­ro­na­vi­rus es me­nor res­pec­to a otras en­fer­me­da­des más co­mu­nes con las cua­les li­dia­mos a dia­rio y ahora mis­mo se apli­can los pro­to­co­los ade­cua­dos pa­ra lo­grar su con­ten­ción, de­be­mos cru­zar los de­dos pa­ra que el mal del que to­dos ha­blan no pi­se tie­rras az­te­cas. La ra­zón es muy sen­ci­lla; ade­más de que na­die –en su sano jui­cio– quie­re en­fer­mar­se, el sis­te­ma de sa­lud pública me­xi­cano atra­vie­sa por uno de sus peo­res mo­men­tos (y eso ya es de­cir bas­tan­te).

Mien­tras que en la an­tes men­cio­na­da ciudad de Wuhan se cons­tru­yen a to­da mar­cha dos clí­ni­cas; en Tian­jin se edi­fi­ca un cen­tro mé­di­co es­pe­cia­li­za­do y en Pekín se pon­drá de nue­va cuen­ta en ope­ra­ción un hos­pi­tal pa­ra el tra­ta­mien­to de pa­to­lo­gías re­la­cio­na­das con el vi­rus de ma­rras; en Mé­xi­co, mi­llo­nes de personas que no cuen­tan con co­ber­tu­ra mé­di­ca aún des­co­no­cen có­mo fun­cio­na el In­sa­bi, cu­ya ac­ti­vi­dad arran­có for­mal­men­te el pa­sa­do 1 de enero. A la fe­cha, tan só­lo vein­tiún en­ti­da­des fe­de­ra­ti­vas han fir­ma­do el con­ve­nio de co­la­bo­ra­ción pa­ra ad­he­rir­se al ins­ti­tu­to que vino a sus­ti­tuir al des­apa­re­ci­do Se­gu­ro Po­pu­lar y 11 más es­tán en pro­ce­so. Se espera que en pró­xi­mas fe­chas, los hos­pi­ta­les y cen­tros de sa­lud que ac­tual­men­te se en­cuen­tran a car­go de los go­bier­nos es­ta­ta­les pa­sen al con­trol de la fe­de­ra­ción; sin em­bar­go, tal pa­re­ce que na­die sa­be a cien­cia cier­ta de qué ma­ne­ra se ha­rá efec­ti­va la cen­tra­li­za­ción de atri­bu­cio­nes en la ma­te­ria y a par­tir de cuán­do ope­ra­rá el nue­vo me­ca­nis­mo.

La in­cer­ti­dum­bre que ha de­ja­do a su pa­so el In­sa­bi se pro­du­ce en me­dio de una cri­sis por el des­abas­to de me­di­ca­men­tos que ha afec­ta­do a cien­tos de mi­les de me­xi­ca­nos a lo lar­go y an­cho del País. Re­cor­de­mos que ha­ce ape­nas una se­ma­na, un gru­po de pa­dres de ni­ños que pa­de­cen cáncer blo­quea­ron por más de cua­tro ho­ras el ac­ce­so a la Ter­mi­nal 1 del Ae­ro­puer­to In­ter­na­cio­nal de la Ciudad de Mé­xi­co, en pro­tes­ta por la fal­ta de me­di­ci­nas pa­ra la de­bi­da aten­ción de sus hi­jos. Más tar­de, po­li­cías de la Se­cre­ta­ría de Se­gu­ri­dad Ciu­da­da­na im­pi­die­ron –con lu­jo de vio­len­cia– una se­gun­da ma­ni­fes­ta­ción por par­te de los in­con­for­mes. Los re­cla­mos y con­sig­nas no se hi­cie­ron es­pe­rar. A ma­ne­ra de res­pues­ta, el man­da­ta­rio na­cio­nal tu­vo a bien cul­par –na­da más y na­da me­nos– que al di­rec­tor del Hos­pi­tal In­fan­til de Mé­xi­co, Jai­me Nie­to Zer­me­ño; mé­di­co con más de 40 años de ser­vi­cio, quien ya se en­cuen­tra su­je­to a in­ves­ti­ga­ción por par­te de la Se­cre­ta­ría de la Fun­ción Pública. Por lo pron­to cir­cu­la un do­cu­men­to ofi­cial me­dian­te el cual –su­pues­ta­men­te– se de­mues­tra que fue la Se­cre­ta­ría de Ha­cien­da la cau­san­te del re­fe­ri­do des­abas­to, al ha­ber im­ple­men­ta­do una es­tra­te­gia dis­tin­ta a la que se ve­nía apli­can­do pa­ra la ad­qui­si­ción de los fár­ma­cos, pe­ro esa es otra his­to­ria y ya ha­bre­mos de dar cuen­ta de ella.

Aquí en con­fian­za, si –a de­cir del pre­si­den­te Ló­pez Obra­dor– el nue­vo es­que­ma de sa­lud pública em­pe­za­rá a fun­cio­nar por com­ple­to has­ta el día 1 de di­ciem­bre y, mien­tras tan­to, los me­di­ca­men­tos se­gui­rán es­ca­sean­do, en­ton­ces ha­brá que en­co­men­dar­nos a to­dos los santos (ha­bi­dos y por ha­ber) pa­ra que el men­ta­do co­ro­na­vi­rus no to­que a nues­tra puer­ta. Prohi­bi­do en­fer­mar­se y, an­te la re­pen­ti­na apa­ri­ción de sín­to­mas, “sa­na, sa­na, co­li­ta de ra­na”. Ahí se los de­jo pa­ra la re­fle­xión.

Ha­brá que en­co­men­dar­nos a to­dos los santos (ha­bi­dos y por ha­ber) pa­ra que el men­ta­do co­ro­na­vi­rus no to­que a nues­tra puer­ta

IVÁN GAR­ZA GAR­CÍA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.