Ju­bi­la­do cae en su casa; ter­mi­na en el hos­pi­tal

Vanguardia - - MI SEGURIDAD - ULI­SES MAR­TÍ­NEZ

Fue el rui­do de un fuer­te gol­pe lo que oca­sio­nó que los ve­ci­nos se per­ca­ta­ran de la caída de un maes­tro ju­bi­la­do que vive solo en la zo­na cen­tro, mo­vi­li­zan­do a los cuer­pos de emer­gen­cia.

El ac­ci­den­te se registró al­re­de­dor de las 9 de la ma­ña­na de ayer, sien­do va­rias lla­ma­das que se re­ci­bie­ron al nú­me­ro de emer­gen­cia, las cua­les se ca­na­li­za­ron a las ins­ta­la­cio­nes de la Cruz Ro­ja, de don­de sa­lió una uni­dad.

Los so­co­rris­tas arri­ba­ron a la ca­lle de Ra­fael Ce­pe­da y fue­ron in­for­ma­dos por los ve­ci­nos de que el pro­pie­ta­rio del do­mi­ci­lio ha­bía caí­do y pe­ga­do con la ca­be­za en la puer­ta así co­mo en el cris­tal de la mis­ma, oca­sio­nán­do­se un san­gra­do pro­mi­nen­te, por lo que te­mian por su vida.

Ade­más, el hom­bre no reac­cio­na­ba a las pre­gun­tas de los ve­ci­nos, por lo que pen­sa­ron inclusivo que es­ta­ba ya sin vida.

Sin em­bar­go, al ser re­vi­sa­do por los so­co­rris­tas se le lim­pió el área de la herida y cuan­do reac­cio­nó se le pre­pa­ró pa­ra ser tras­la­da­do a un hos­pi­tal.

Tras dar­se a co­no­cer que era un maes­tro ju­bi­la­do se le tras­la­do a las ins­ta­la­cio­nes del ISSS­TE, don­de se iba a dar avi­so a sus fa­mi­lia­res pa­ra que acu­die­ran a vi­si­tar­lo pa­ra dar­le áni­mo y vi­gi­lar la me­jo­ra de su es­ta­do de sa­lud.

Per­can­ce. El hom­bre de la ter­ce­ra edad fue re­mi­ti­do al hos­pi­tal del ISSS­TE pa­ra su aten­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.