Cin­tu­ro­nes de cas­ti­dad

Vanguardia - - OPINIÓN - ARMANDO FUENTES AGUIRRE ‘CATÓN’ CRO­NIS­TA DE LA CIU­DAD

Po­cos ob­je­tos en la his­to­ria han si­do tan ca­lum­nia­dos co­mo el cin­tu­rón de cas­ti­dad. En­tre otras mu­chas fal­se­da­des se di­ce que los ca­ba­lle­ros oc­ci­den­ta­les -de Fran­cia, de Es­pa­ña, de Ita­lia, de In­gla­te­rra- se los po­nían a sus es­po­sas pa­ra ase­gu­rar­se su fi­de­li­dad mien­tras ellos an­da­ban en orien­te pe­lean­do en las Cru­za­das. La co­sa es al re­vés: fue en orien­te don­de los cris­tia­nos co­no­cie­ron los cin­tu­ro­nes de cas­ti­dad, y los lle­va­ron a oc­ci­den­te pa­ra dar­los a sus es­po­sas co­mo pro­tec­ción con­tra los pi­ra­tas, ban­do­le­ros y ma­lean­tes de to­do jaez que acos­tum­bra­ban vio­lar a las mu­je­res.

En un mu­seo de París vi un cin­tu­rón de cas­ti­dad. Só­lo con ver­lo sen­tí es­ca­lo­fríos. Era una es­pe­cie de cal­zón me­tá­li­co que se ata­ba a la cin­tu­ra con un ro­bus­to cin­tu­rón de cue­ro. Te­nía dos ori­fi­cios en las par­tes don­de de­bía te­ner­los. Esas en­tra­das –o sa­li­das- es­ta­ban pro­te­gi­das por eri­za­das púas, tam­bién de me­tal, que hu­bie­sen des­ani­ma­do al más ani­mo­so y há­bil vio­la­dor. Por esos agu­je­ros to­do po­día sa­lir, na­da po­día en­trar. (Re­cuer­do a aquel se­ñor, muy se­rio él, que sin­tió una mo­les­tia en la par­te de atrás de su ana­to­mía. Lo exa­mi­nó un proc­tó­lo­go y le di­jo: “Tie­ne us­ted una pequeña fís­tu­la en la en­tra­da del ano”. “Que­rrá us­ted de­cir en la sa­li­da, se­ñor mío -res­pon­dió el ca­ba­lle­ro con ofen­di­da dig­ni­dad-. Por ahí no en­tra na­da”).

Otra pa­la­bra re­la­cio­na­da con el se­xo, el tér­mino “ona­nis­mo”, es tam­bién vo­ca­blo muy ca­lum­nia­do. Has­ta la Real Aca­de­mia di­ce que ona­nis­mo es mas­tur­ba­ción. Sin em­bar­go el tér­mino “ona­nis­mo” vie­ne del nom­bre de Onán, un per­so­na­je bí­bli­co. Y su­ce­de que Onán no se mas­tur­ba­ba, al me­nos si por mas­tur­ba­ción se en­tien­de es­tric­ta­men­te el he­cho de es­ti­mu­lar­se los ór­ga­nos ge­ni­ta­les con la mano. Onán no usa­ba la su­ya, y por tan­to no pue­de en ri­gor de­cir­se de él que se mas­tur­ba­ba. ¿Có­mo se iba a mas­tur­bar, si su nom­bre, Onán, sig­ni­fi­ca “el fuer­te”, y esos tra­ba­jos ma­nua­les de­bi­li­tan cuan­do se ha­cen con ex­ce­so? Los se­ño­res cu­ras de an­tes nos de­cían que si nos mas­tur­bá­ba­mos nos que­da­ría­mos cie­gos. Y co­men­tó por lo ba­jo un com­pa­ñe­ro mío: “Yo le voy a se­guir has­ta que ne­ce­si­te len­tes”.

Es una ca­lum­nia, en­ton­ces, lla­mar ona­nis­ta al mas­tur­ba­dor. Onán lo que prac­ti­ca­ba era el coitus in­te­rrup­tus. Te­nía un her­mano lla­ma­do Er, ca­sa­do con una mu­jer de nom­bre Ta­mar. A Er se le ocu­rrió mo­rir­se cuan­do no ha­bía aún em­ba­ra­za­do a su mu­jer. Con­for­me a una cos­tum­bre de los tiem­pos bí­bli­cos, cos­tum­bre lla­ma­da “le­vi­ra­to”, Ju­dá, pa­dre de Er y de Onán, le or­de­nó a és­te que se acos­ta­ra con Ta­mar, su cu­ña­da viu­da, has­ta que la pre­ña­ra. Onán, “sa­bien­do que la des­cen­den­cia no ha­bía de ser su­ya”, en­tra­ba a Ta­mar, pe­ro sa­lía de ella en el mo­men­to cul­mi­nan­te, de modo que la pre­ñez nun­ca se dio. Jeho­vá, mo­les­to por la ruin es­tra­ta­ge­ma de Onán, le en­vió la muer­te. Pe­ro lo cas­ti­gó por en­ga­ña­dor, no por ha­cer­se co­sas él mis­mo con la mano. Una in­ge­nio­sa ami­ga mía te­nía un pe­ri­co, y le pu­so por nom­bre Onán, por­que ti­ra­ba su se­mi­lla en el sue­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.