PE­RO HUM­BER­TO MO­REI­RA NO ES CO­RRUP­TO…

Vanguardia - - RUMBO NACIONAL - SAL­VA­DOR CA­MA­RE­NA

En tiem­pos de Hum­ber­to Mo­rei­ra se tra­mi­ta­ron con pa­pe­les apó­cri­fos al me­nos 5 mil mi­llo­nes de pe­sos en deu­da pa­ra el es­ta­do de Coahui­la. Pe­ro él no es co­rrup­to.

Ja­vier Vi­lla­rreal, je­fe de Fi­nan­zas de Hum­ber­to Mo­rei­ra, se de­cla­ró culpable en Es­ta­dos Uni­dos por la­va­do de di­ne­ro que ex­tra­jo del era­rio de Coahui­la, pe­ro Hum­ber­to Mo­rei­ra no es co­rrup­to.

En 2017, un em­pre­sa­rio de pa­vi­men­ta­ción, co­no­ci­do co­mo ‘El Rey de los Dra­go­nes’, con­fe­só en una Cor­te de Te­xas que en los años de gobierno (es un de­cir) de Hum­ber­to Mo­rei­ra, le man­da­ba ma­le­tas con mi­les de dó­la­res en efectivo al en­ton­ces go­ber­na­dor, a cam­bio de con­tra­tos. Ese em­pre­sa­rio tam­bién se de­cla­ró culpable. Pe­ro HM no es co­rrup­to.

Pa­ra ir­se de pre­si­den­te del PRI, Hum­ber­to Mo­rei­ra de­jó en la gu­ber­na­tu­ra de ma­ne­ra in­te­ri­na a Jor­ge To­rres Ló­pez, su se­cre­ta­rio de De­sa­rro­llo So­cial y tam­bién de Fi­nan­zas; To­rres Ló­pez aca­bó sien­do ex­tra­di­ta­do a EU, con car­gos por la­va­do de di­ne­ro re­la­cio­na­dos con des­víos de re­cur­sos del pe­rio­do de Hum­ber­to Mo­rei­ra. Pe­ro és­te no es co­rrup­to.

Los Ze­tas con­tro­la­ban el pe­nal de Pie­dras Ne­gras en tiem­pos de Hum­ber­to Mo­rei­ra, ahí ma­ta­ban y que­ma­ban gen­te, pe­ro el ex­go­ber­na­dor no es co­rrup­to.

En años de Hum­ber­to Mo­rei­ra, ese gru­po criminal –Los Ze­tas, no em­pie­cen– ex­ten­dió des­de Pie­dras Ne­gras sus ten­tácu­los has­ta el sur y el oes­te de Coahui­la, lle­gan­do a La La­gu­na; eso cons­ti­tu­ye el an­te­ce­den­te de la ma­tan­za de Allen­de, que ocu­rri­ría ape­nas se­ma­nas des­pués de que Mo­rei­ra de­ja­ra el po­der. Pe­ro él no es co­rrup­to.

Hum­ber­to Mo­rei­ra sa­lió de la pre­si­den­cia nacional del PRI lue­go del es­cán­da­lo por la me­ga­deu­da que, se des­cu­brió, ha­bía dejado en Coahui­la: más de 30 mil mi­llo­nes de pe­sos. Pe­ro él –no se va­yan a con­fun­dir– no es co­rrup­to.

Só­lo la mi­tad del des­tino de la me­ga­deu­da fue acre­di­ta­do an­te la Au­di­to­ría Su­pe­rior coahui­len­se y las ca­li­fi­ca­do­ras de cré­di­to, pe­ro él no es co­rrup­to.

De esos más de 30 mil mi­llo­nes de pe­sos de deu­da, al­re­de­dor de 10 mil mi­llo­nes fue­ron so­li­ci­ta­dos en un so­lo año: 2010, pe­rio­do que coin­ci­de con triun­fos priis­tas en gu­ber­na­tu­ras. Es me­ra ca­sua­li­dad, y no un in­di­cio de co­rrup­ción, que lue­go Hum­ber­to Mo­rei­ra ha­ya lle­ga­do a la pre­si­den­cia del tri­co­lor.

Las au­to­ri­da­des de Es­pa­ña de­tu­vie­ron a Hum­ber­to Mo­rei­ra an­te la sos­pe­cha del ori­gen de fon­dos que no ha­bía de­cla­ra­do. Pe­ro él no fue en­con­tra­do co­rrup­to.

Des­pués de es­te apre­ta­do re­su­men de al­gu­nas de las cu­rio­sas si­tua­cio­nes que ca­rac­te­ri­za­ron la ges­tión de Hum­ber­to Mo­rei­ra y/o a sus co­la­bo­ra­do­res, no se les va­ya a ocu­rrir de­cir que ese po­lí­ti­co des­pren­de ‘el he­dor co­rrup­to’, co­mo lo hi­zo en enero de 2016 mi pai­sano y ad­mi­ra­do co­le­ga Sergio Agua­yo Que­za­da.

Por­que, si en pleno ejer­ci­cio de su li­ber­tad de ex­pre­sión, y en afán de in­for­mar, al­guno de us­te­des pu­bli­ca­ra eso del he­dor li­ga­do a Hum­ber­to Mo­rei­ra, co­rre­ría el ries­go de ser de­man­da­do por ese se­ñor. Y peor: co­rren el ries­go de que ha­ya jue­ces y ma­gis­tra­dos que quie­ran quitarles diez mi­llo­nes de pe­sos pa­ra dár­se­los a Hum­ber­to Mo­rei­ra, por “da­ño mo­ral”. No se rían.

Quién fue­ra co­mo esos jue­ces y ma­gis­tra­dos, a quie­nes no in­dig­nan (en­tre otros) he­chos de co­rrup­ción pro­ba­dos en tiem­pos de Hum­ber­to Mo­rei­ra, pe­ro sí una co­lum­na de aná­li­sis y opi­nión.

Por eso Mé­xi­co nun­ca ter­mi­na­rá de sa­lir del mar de im­pu­ni­dad que lo aho­ga. Mien­tras jue­ces y ma­gis­tra­dos se ras­guen las ves­ti­du­ras por una des­crip­ción de tres pa­la­bras y no por des­fal­cos mul­ti­mi­llo­na­rios, los co­rrup­tos, se lla­men co­mo se lla­men, sa­ben que cuen­tan con el sa­cro­san­to Po­der Ju­di­cial, don­de tam­po­co, lí­bre­me Dios, hay co­rrup­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.