Me­mo­ria de lo mons­truo­so

Vanguardia - - OPINIÓN -

Es­ta se­ma­na se con­me­mo­ra­ron 75 años del día de la li­be­ra­ción de los pri­sio­ne­ros del cam­po po­la­co -an­tes de Ale­ma­niaAusch­witz por par­te del Ejér­ci­to so­vié­ti­co. Su­ce­sos de odio inex­pli­ca­ble su­fri­dos por mu­je­res, ni­ños y hom­bres.

En es­te aniver­sa­rio el pre­si­den­te de Po­lo­nia ase­gu­ró que ahí, Ale­ma­nia per­fec­cio­nó sus mé­to­dos cri­mi­na­les: las cá­ma­ras de gas, cre­ma­to­rios y eje­cu­cio­nes. Más de 200 so­bre­vi­vien­tes de esa ma­sa­cre acu­die­ron a re­me­mo­rar las con­di­cio­nes mi­la­gro­sas de su so­bre­vi­ven­cia, cu­yo mar­ti­rio se ex­ten­dió de 1940 a 1945, eta­pa en la que mi­llo­nes de ju­díos fue­ron ex­ter­mi­na­dos y las mi­li­cias so­vié­ti­cas los li­be­ra­ron; a la ce­re­mo­nia acu­die­ron re­pre­sen­tan­tes de más de 50 paí­ses, cu­yo pro­pó­si­to fue un ho­me­na­je a las víctimas y man­te­ner vi­va la me­mo­ria co­lec­ti­va de due­lo y del ho­rror vi­vi­do.

Allí es­tu­vo el pre­si­den­te ale­mán, Frank­wal­ter Stein­meier, el pre­si­den­te is­rae­lí, Reu­ven Ri­vlin y el pre­si­den­te ru­so Vla­di­mir Pu­tin. Stein­meier, el má­xi­mo re­pre­sen­tan­te del país de los au­to­res del cri­men, don­de la ge­ne­ra­ción de sus pa­dres y abue­los ase­si­nó pla­ni­fi­ca­da­men­te a seis mi­llo­nes de ju­díos has­ta 1945, des­cri­bió con hu­mil­dad la “nue­va con­fian­za” en Ale­ma­nia mos­tra­da por Is­rael y por to­do el mun­do co­mo lo que es: un “mi­la­gro de re­con­ci­lia­ción”, aun­que com­bi­na la cul­pa im­pe­re­ce­de­ra de Ausch­witz con la cre­cien­te ver­güen­za de es­tos días: el an­ti­se­mi­tis­mo que vuelve a sa­lir a luz en Ale­ma­nia.

Los so­bre­vi­vien­tes -hom­bres y mu­je­res de edad avan­za­da- al­gu­nos en si­llas de rue­das, por­ta­ban pa­ñue­los de ra­yas azu­les y blan­cas sím­bo­los del cam­po Ausch­witz.

Una an­cia­na de 94 años to­mó el mi­cró­fono y con voz tem­blo­ro­sa di­jo: “No sé si es­to es reali­dad o es un sue­ño”, ella es­tu­vo 20 me­ses pri­sio­ne­ra en ese cam­po aho­ra vi­ve en Is­rael y co­men­tó que allá los ni­ños y jó­ve­nes la con­si­de­ran co­mo pio­ne­ra al po­der trans­mi­tir sus vi­ven­cias en el Ho­lo­caus­to,

el mie­do a las mu­je­res vi­gi­lan­tes y al “án­gel de la muer­te”, el doc­tor Men­ge­le, que en Ausch­witz se con­vir­tió en un ge­no­ci­da; con ter­nu­ra re­la­tó la amis­tad que sur­gía en­tre los pri­sio­ne­ros y se re­ti­ró en­tre aplau­sos.

Otra an­cia­na de 84 años oriun­da de Ham­bur­go con­vo­có a los pre­sen­tes a la lu­cha por la vi­gen­cia de los de­re­chos hu­ma­nos y la de­mo­cra­cia. Igual­men­te, ha­bla­ron an­cia­nos va­ro­nes, en­tre ellos un pe­rio­dis­ta de Var­so­via aún ac­ti­vo que con­vo­có a de­fen­der el va­lor de la dig­ni­dad hu­ma­na.

To­dos coin­ci­den en su ex­pe­rien­cia de ha­ber vi­vi­do en el in­fierno que fue­ron los cam­pos de ex­ter­mi­nio, al­go que siem­pre es­tá en su me­mo­ria, co­mo al­go obs­cu­ro.

Ro­nald Lau­der, pre­si­den­te del Con­gre­so Ju­dío Mun­dial, tam­bién ma­ni­fies­tó que el an­ti­se­mi­tis­mo no ha muer­to, es­tá re­vi­vien­do, se ex­tien­de por el mun­do sin que se vean es­fuer­zos pa­ra su con­ten­ción.

El Se­cre­ta­rio Ge­ne­ral de la ONU, An­tó­nio Gu­te­rres, se pro­nun­ció por una con­tun­den­te con­de­na al re­sur­gi­mien­to del an­ti­se­mi­tis­mo con el ata­que a una si­na­go­ga en los Es­ta­dos Uni­dos y la pro­fa­na­ción de ce­men­te­rios ju­díos en Eu­ro­pa, he­chos que muestran el in­cre­men­to de gru­pos neo­na­zis que pre­ten­den re­es­cri­bir la his­to­ria pro­pa­gan­do ve­loz­men­te el fa­na­tis­mo por in­ter­net.

El des­va­ne­ci­mien­to de las vi­ven­cias de la 2ª Gue­rra Mun­dial y la dis­mi­nu­ción de los so­bre­vi­vien­tes del Ho­lo­caus­to dan lu­gar a que el an­ti­se­mi­tis­mo re­vi­va, lo que nos in­du­ce a es­tar aler­tas, por­que el odio di­ri­gi­do ha­cia los ju­díos, no ter­mi­na en ellos, hoy la in­to­le­ran­cia se pre­sen­ta co­mo he­cho nor­mal en la po­lí­ti­ca con­tra los mi­gran­tes, los re­fu­gia­dos y los mu­sul­ma­nes.

Las prác­ti­cas del odio y el ra­cis­mo son inex­pli­ca­bles, un hu­ma­nis­mo por la de­fen­sa de los va­lo­res uni­ver­sa­les y a la cons­truc­ción de la igual­dad pa­ra to­dos de­be im­pe­rar, de­be ser ta­rea de in­te­gri­dad hu­ma­na.

POS­DA­TA

Ofrez­co mi so­li­da­ri­dad irres­tric­ta al doc­tor Ser­gio Agua­yo, exi­gi­mos jus­ti­cia y san­ción a los co­rrup­tos sa­quea­do­res.

RO­SA EST­HER BEL­TRÁN ENRÍQUEZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.