El ce­men­te­rio de fe­mi­ni­ci­dios más gran­de de Mé­xi­co

Es­ta es la au­top­sia del me­diá­ti­co ‘Jui­cio His­tó­ri­co’ en el que la Fis­ca­lía del Es­ta­do de Chihuahua pre­ten­dió re­sol­ver, con tes­ti­gos con­tra­dic­to­rios, el ha­llaz­go de 24 mu­je­res ase­si­na­das en Arro­yo El Na­va­jo

Vanguardia - - PORTADA - POR BLAN­CA CAR­MO­NA Y ARALY CAS­TA­ÑÓN / EL DIA­RIO DE JUÁ­REZ • FOTOS: BLAN­CA CAR­MO­NA Y ALICIA FER­NÁN­DEZ

Ha­ce 26 años que des­apa­re­cen mu­je­res en Ciu­dad Juá­rez y la jus­ti­cia con­ti­nua co­mo un te­ma pen­dien­te. Es­ta in­ves­ti­ga­ción es una lu­pa a có­mo se ejer­ce hoy en día el de­re­cho en el te­ma de fe­mi­ni­ci­dios en Ciu­dad Juá­rez, a tra­vés de un jui­cio en el que per­sis­ten las mis­mas irre­gu­la­ri­da­des y omi­sio­nes de an­ta­ño.

Un tes­ti­go que cam­bió su de­cla­ra­ción con­tra­dic­to­ria­men­te en cua­tro oca­sio­nes; per­so­nas que ase­gu­ra­ron ha­ber vis­to a las víc­ti­mas, ¡mien­tras es­ta­ban pre­sas o fue­ra del país! ; la teo­ría no com­pro­ba­da de que fue­ron pros­ti­tui­das; cin­co hom­bres acu­sa­dos cul­pa­bles y lue­go li­be­ra­dos por fal­ta de prue­bas; y tres muer­tos an­tes de ser sen­ten­cia­dos, po­nen en du­da la jus­ti­cia ejer­ci­da en es­te ca­so.

LA FO­SA

En el te­rreno lla­ma­do Arro­yo El Na­va­jo, ubi­ca­do a 94 ki­ló­me­tros de es­ta fron­te­ra, en­tre 2008 y 2013, se en­con­tra­ron los frag­men­tos de hue­sos de al me­nos 24 mu­je­res, que fue­ron se­cues­tra­das en Ciu­dad Juá­rez, du­ran­te el pe­rio­do en el que la zo­na es­tu­vo mi­li­ta­ri­za­da por el des­plie­gue de agen­tes fe­de­ra­les y sol­da­dos, co­mo par­te del “Ope­ra­ti­vo Con­jun­to Chihuahua” or­de­na­do por el en­ton­ces pre­si­den­te Fe­li­pe Cal­de­rón Hi­no­jo­sa.

La Cor­te In­te­ra­me­ri­ca­na de De­re­chos Hu­ma­nos emi­tió re­co­men­da­cio­nes en re­la­ción a las in­ves­ti­ga­cio­nes del Arro­yo El Na­va­jo y su­gi­rió a la Fis­ca­lía, an­tes del jui­cio, no ba­sar­se só­lo en tes­ti­mo­nios de per­so­nas que se con­tra­di­cen sino in­da­gar en prue­bas ob­je­ti­vas.

De­bi­do a que la re­co­men­da­ción no fue aten­di­da y fi­nal­men­te el ca­so se re­sol­vió con los ele­men­tos que se te­nían, el equi­po de in­ves­ti­ga­ción de El Dia­rio de Juá­rez, de­ci­dió ha­cer una au­top­sia a es­te pro­ce­so y la in­for­ma­ción con­te­ni­da en una mues­tra de 40 de 100 to­mos que for­man par­te de la in­ves­ti­ga­ción 2104/2012, así co­mo una se­rie de en­tre­vis­tas con ex­per­tos y fa­mi­lia­res.

En la re­vi­sión a tres jui­cios ora­les y un pro­ce­di­mien­to abre­via­do en los que la Fis­ca­lía par­ti­ci­pó co­mo acu­sa­dor, es­tos son los cua­tro hi­los más del­ga­dos que po­nen en du­da la jus­ti­cia a las víc­ti­mas del ce­men­te­rio clan­des­tino de mu­je­res más gran­de de Mé­xi­co:

FIS­CA­LÍA DE CHIHUAHUA OMI­TIÓ HA­CER JUS­TI­CIA A 11 VÍC­TI­MAS

El 12 de enero del 2015 per­so­nal de la Fis­ca­lía de Gé­ne­ro le so­li­ci­tó a Li­lia Ortiz que se pre­sen­ta­ra en sus ofi­ci­nas, pe­ro sin dar­le una ma­yor ex­pli­ca­ción.

Con la es­pe­ran­za de que su hi­ja Li­lia Be­re­ni­se Es­quin­ca Ortiz, des­apa­re­ci­da ca­si cin­co años atrás, hu­bie­ra si­do localizada con vi­da, ella acu­dió de in­me­dia­to.

La no­ti­cia era que su hi­ja, de na­cio­na­li­dad es­ta­dou­ni­den­se, que es­tu­dia­ba en la Uni­ver­si­dad de Te­xas en El Pa­so (UTEP, por sus si­glas en in­glés), es­ta­ba muer­ta. Só­lo se ha­bían re­cu­pe­ra­do unos cuan­tos hue­sos, los cua­les fue­ron guar­da­dos dos años y diez me­ses en las ins­ta­la­cio­nes del Ser­vi­cio Mé­di­co Fo­ren­se (Se­me­fo) mien­tras ella y su fa­mi­lia la bus­ca­ban.

“Ya es­ta­ban to­dos en un cuar­to y me ha­bla­ron pa­ra ha­cer el pro­to­co­lo de de­cir­me que ha­bían en­con­tra­do los res­tos de mi hi­ja. Los in­te­rrum­pí y les di­je ¿dón­de es­tá mi hi­ja? Me res­pon­die­ron su hi­ja es­tá muer­ta, la en­con­tra­mos en los ras­treos del Arro­yo El Na­va­jo y te­ne­mos sus res­tos”, re­cor­dó Li­lia Ortiz.

Su hi­ja, así co­mo otras diez mu­je­res, Hil­da Ga­brie­la Rivas Cam­pos, Li­dia Ra­mos Man­cha, Bren­da Be­re­ni­ce Cas­ti­llo Gar­cía, Ma­ri­se­la Ávi­la Her­nán­dez, Mó­ni­ca Ja­neth Ala­nís Es­par­za, Andrea Mar­tí­nez Ra­mí­rez, Es­me­ral­da Cas­ti­llo Rin­cón, Yas­mín Tay­len Ce­lis Mu­ri­llo, Ya­ni­ra Frai­re Já­quez, Vir­gi­nia Eli­za­beth Domínguez Ama­dor, que­da­ron ex­clui­das de los jui­cios ora­les y sus ho­mi­ci­dios per­ma­ne­cen en la im­pu­ni­dad.

Las víc­ti­mas por las que sí se rea­li­za­ron tres jui­cios ora­les en con­tra de ocho per­so­nas y un pro­ce­di­mien­to abre­via­do pa­ra otros tres acu­sa­dos, son Ma­ría Gua­da­lu­pe Pé­rez Montes, Liz­beth Ávi­les Gar­cía, Per­la Ivonne Agui­rre Gon­zá­lez, Ida­li Jua­che La­gu­na, Bea­triz Ale­jan­dra Her­nán­dez Trejo, Jes­si­ca Le­ti­cia Pe­ña Gar­cía, Deisy Ra­mí­rez Muñoz, Andrea Gue­rre­ro Ven­zor, Mó­ni­ca Li­lia­na Del­ga­do Cas­ti­llo, Jes­si­ca Te­rra­zas Or­te­ga y Yaz­mín Salazar Ponce.

“No han he­cho na­da, no hay na­da, no hay pro­ce­so. El pro­ce­so de que avien­tan la car­pe­ta y ya, ellos tie­nen su vi­da fe­liz, co­bran­do un suel­do y que las ma­dres se ras­quen co­mo pue­dan. Yo me que­dé en la ca­lle, sin ca­sa, sin fa­mi­lia, mi es­po­so me aban­do­nó al año de ha­ber se­pul­ta­do a mi hi­ja. A mis otros hi­jos los tu­ve que man­dar a vi­vir fue­ra, por su se­gu­ri­dad. Me que­dé so­la”, ex­pu­so Li­lia, ma­má de una de las víc­ti­mas ex­clui­das.

La per­cep­ción de im­pu­ni­dad e in­dig­na­ción es com­par­ti­da por los pa­dres de Es­me­ral­da Cas­ti­llo Rin­cón, es­tu­dian­te de se­gun­do año de se­cun­da­ria, de quien se re­cu­pe­ra­ron 30 cen­tí­me­tros de la ti­bia de­re­cha el 3 de mar­zo del 2013 en el Arro­yo El Na­va­jo.

La fa­mi­lia de Es­me­ral­da, quien des­apa­re­ció el 19 de ma­yo del 2009, an­he­la que ella si­ga con vi­da y sa­be que la Fis­ca­lía man­tie­ne su ca­so “con­ge­la­do” en la Uni­dad de Le­sio­nes. A ellos se les ofre­ció in­cluir­los en el “Jui­cio His­tó­ri­co”, de­cla­ró Jo­sé Luis Cas­ti­llo, pa­pá de Es­me­ral­da, quien se­ña­ló que a cam­bio de que acep­ta­ran les pro­me­tie­ron en­tre­gar­les 140 mil pe­sos co­mo re­pa­ra­ción del da­ño.

“Nos de­cían: ‘ya te­ne­mos de­te­ni­dos a unos por el arro­yo, tam­bién que car­guen con el ho­mi­ci­dio de Es­me­ral­da’. No es­ta­mos de acuer­do en que en unas per­so­nas cai­ga la res­pon­sa­bi­li­dad cuan­do és­tos no son cul­pa­bles y no es que los de­fen­da­mos, sim­ple­men­te es si va­mos a en­car­ce­lar a cual­quier per­so­na que se les ocu­rra a ellos, los de­lin­cuen­tes si­guen afue­ra”, di­jo Jo­sé Luis Cas­ti­llo Ca­rreón, pa­dre de Es­me­ral­da.

“Que­rían que acep­tá­ra­mos un res­to óseo, una ti­bia, y que fir­má­ra­mos don­de es­tá­ba­mos de acuer­do en que Es­me­ral­da ya es­ta­ba sin vi­da, nos de­cían que nos iba a ir bien, que nos iban a pa­gar la re­pa­ra­ción del da­ño, que nos iban a dar un pie de ca­sa, a dar una ca­mio­ne­ta y que el ex­pe­dien­te ya es­ta­ba en fe­mi­ni­ci­dios”, di­jo Jo­sé Luis Cas­ti­llo Ca­rreón, pa­pá de Es­me­ral­da.

Tan­to la ma­má de Li­lia Be­re­ni­se, co­mo el pa­dre de Es­me­ral­da, coin­ci­den en afir­mar que la in­di­fe­ren­cia de las au­to­ri­da­des es ma­yor a par­tir de que se emi­tió la sen­ten­cia en el “Jui­cio His­tó­ri­co”.

PRIN­CI­PAL TES­TI­GO CAM­BIÓ SU DE­CLA­RA­CIÓN VA­RIAS VE­CES

El me­nor de edad que fun­gió co­mo prin­ci­pal tes­ti­go de car­go, de iden­ti­dad pro­te­gi­da, pú­bli­ca­men­te iden­ti­fi­ca­do con las ini­cia­les LJRL y de apo­do “El Güe­ro”, fue de­te­ni­do el 2 de abril del 2013 en la zo­na cen­tro de la Ciu­dad, con 48 en­vol­to­rios de ma­ri­gua­na, se­gún los ex­pe­dien­tes del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co pa­ra la car­pe­ta de in­ves­ti­ga­ción 2104-2112.

Tras el arres­to, él ase­gu­ró que te­nía in­for­ma­ción en re­la­ción al ase­si­na­to de una mu­jer apo­da­da “La Ga­ta” y a par­tir de ese mo­men­to, los agen­tes de la Uni­dad de Me­no­res In­frac­to­res lo en­tre­ga­ron a la Uni­dad de Ho­mi­ci­dios de Mu­je­res, “por­que po­dría es­tar re­la­cio­na­do con la des­apa­ri­ción y muer­te de Andrea Gue­rre­ro Ven­zor, Deisy Ra­mí­rez Muñoz e Ida­li Jua­che La­gu­na”, se­gún se do­cu­men­tó en un in­for­me po­li­cial ela­bo­ra­do el 3 de abril por agen­tes del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co.

An­tes del pri­mer jui­cio por las víc­ti­mas del Arro­yo El Na­va­jo, en el 2013, “El Güe­ro” rin­dió al me­nos cua­tro de­cla­ra­cio­nes an­te la Fis­ca­lía Ge­ne­ral del Es­ta­do (FGE) de Chihuahua, en las que fue cam­bian­do su ver­sión, lo que que­dó re­gis­tra­do en los ex­pe­dien­tes de las in­ves­ti­ga­cio­nes de El Na­va­jo.

Ini­cial­men­te es­te “tes­ti­go es­tre­lla” co­mo fue de­no­mi­na­do pú­bli­ca­men­te, di­jo co­no­cer a ocho de las víc­ti­mas del Arro­yo El Na­va­jo, lue­go agre­gó tres más y de­cla­ró res­pec­to a 11. Al prin­ci­pio se­ña­ló que él y los in­te­gran­tes del gru­po de­lic­ti­vo “Los Az­te­cas” se­cues­tra­ron a las chi­cas, des­pués se des­car­tó su de­cla­ra­ción en la in­ves­ti­ga­ción.

Tam­bién agre­gó el nom­bre de pre­sun­tos im­pli­ca­dos que al prin­ci­pio no men­cio­nó y cam­bió ver­sio­nes res­pec­to a las per­so­nas que se­cues­tra­ron a las mu­je­res. Tam­bién iden­ti­fi­có a tra­vés de fo­to­gra­fías a acu­sa­dos que en un prin­ci­pio no re­co­no­ció.

En re­la­ción a Je­sús Da­mián Pé­rez Or­te­ga, apo­da­do “El Pa­ta­chú”, su­pues­to in­te­gran­te de la ban­da de­lic­ti­va, el “tes­ti­go es­tre­lla” lo se­ña­la co­mo el prin­ci­pal res­pon­sa­ble de se­cues­trar a las mu­je­res.

Sin em­bar­go, Pé­rez Or­te­ga se en­con­tra­ba des­de el 2005 en la cár­cel a dis­po­si­ción del Juz­ga­do Sex­to de Dis­tri­to del Es­ta­do de Chihuahua.

El 22 de ma­yo del 2007, Pé­rez fue sen­ten­cia­do a 10 años de pri­sión y a pa­gar una mul­ta por 4 mil 861 pe­sos por el de­li­to de trans­por­ta­ción de ma­rihua­na en la cau­sa pe­nal 170/2005. Sa­lió li­bre el 4 de di­ciem­bre del 2012, cuan­do las víc­ti­mas del Na­va­jo ya ha­bían si­do ase­si­na­das y lo­ca­li­za­dos los res­tos óseos, así lo in­for­mó la se­cre­ta­ria de ese juz­ga­do, Gua­da­lu­pe Acos­ta Gar­cía en el “Jui­cio His­tó­ri­co”.

De acuer­do al aná­li­sis de la sen­ten­cia del de­no­mi­na­do “Jui­cio His­tó­ri­co”, emi­ti­da por un Tri­bu­nal de En­jui­cia­mien­to -con­for­ma­do por las jue­zas Ca­ta­li­na Ruiz Pa­che­co, Em­ma Te­rán Mu­ri­llo y Myr­na Luz Ro­cha Pi­ne­da- res­tó va­lor a la de­cla­ra­ción de la fun­cio­na­ria ju­di­cial y le dio ple­na cre­di­bi­li­dad a la ver­sión del “Güe­ro” aun­que des­de la eta­pa de vin­cu­la­ción a pro­ce­so la pro­pia Fis­ca­lía re­ti­ró la acu­sa­ción con­tra Pé­rez Or­te­ga, pre­ci­sa­men­te por­que es­ta­ba pre­so.

Ade­más, al prin­ci­pio el tes­ti­go úni­ca­men­te re­cor­dó que los otros in­te­gran­tes del gru­po al que per­te­ne­cía só­lo eran “hal­co­nes” en el cen­tro de Ciu­dad Juá­rez y en el jui­cio de­cla­ró que se de­di­ca­ban a la dis­tri­bu­ción, ho­mi­ci­dio, tra­ta de blan­cas y extorsión.

En otro jui­cio oral pos­te­rior al pri­me­ro, el “tes­ti­go es­tre­lla” afir­mó que po­li­cías mu­ni­ci­pa­les lo tor­tu­ra­ron pa­ra que con­fe­sa­ra. Me­ses des­pués ne­gó que lo hu­bie­ran tor­tu­ra­do.

En una en­tre­vis­ta que con­ce­dió “El Güe­ro, tes­ti­go es­tre­lla” a es­te me­dio, re­co­no­ció que hu­bo una ne­go­cia­ción con la Fis­ca­lía.

“Iba a sa­lir de la cár­cel, iba a es­tar na­da más un lar­go tiem­po en el Cen­tro de Arrai­gos mien­tras se re­sol­vía el ca­so. Has­ta eso mis res­pe­tos con la Fis­ca­lía por­que si me cum­plie­ron en el tiem­po que ellos di­je­ron. Gra­cias a Dios si sa­lí de la cár­cel, aho­ri­ta es­ta­ría cum­plien­do una con­de­na de 15 años, por ser me­nor de edad, al­go así. La ver­dad si hi­cie­ron mu­cho por mí en ese ca­so, por­que lo más va­lio­so que tie­ne uno es la li­ber­tad y de­be­ría de es­tar (en la cár­cel) la ver­dad”, de­cla­ró en una en­tre­vis­ta efec­tua­da en una ciu­dad fron­te­ri­za a don­de fue lle­va­do en ca­li­dad de tes­ti­go pro­te­gi­do. Tiem­po des­pués, la Fis­ca­lía lo de­jó sin pro­tec­ción y vol­vió al con­su­mo de cris­tal.

FIS­CA­LÍA CON­CLU­YÓ QUE LAS VÍC­TI­MAS FUE­RON PROS­TI­TUI­DAS SIN PRUE­BAS

A Jes­si­ca Te­rra­zas, una es­tu­dian­te en­tu­sias­ta de 18 años, la en­con

tra­ron en frag­men­tos en el Arro­yo El Na­va­jo: 46 res­tos óseos, 30 cen­tí­me­tros de su ca­be­llo se­mion­du­la­do y la su­da­de­ra de la pre­pa­ra­to­ria CEPU que sus her­ma­nas le ha­bían com­pra­do co­mo par­te del uni­for­me es­co­lar.

Des­apa­re­ció el 20 de di­ciem­bre de 2010 y 10 me­ses des­pués (el 21 de oc­tu­bre de 2011) fue en­con­tra­da con la mis­ma ropa del día que des­apa­re­ció, la su­da­de­ra del uni­for­me, una cha­ma­rra con go­rro de pe­lu­che y sus bo­tas al­tas.

Jun­to a ella, un omó­pla­to ex­tra que re­sul­tó ser par­te del cuer­po de otra víc­ti­ma, Yaz­mín Salazar Ponce, de acuer­do con el Dic­ta­men Pe­ri­cial Com­ple­men­ta­rio de An­tro­po­lo­gía Fo­ren­se, emitido has­ta el 21 de enero del 2014, por las an­tro­pó­lo­gas Li­lia­na Do­ran­tes Or­te­ga y Ma­riel Gua­da­lu­pe Durán Ro­me­ro.

Con la mis­ma ropa que traían cuan­do fue­ron vis­tas por úl­ti­ma vez, tam­bién fue­ron en­con­tra­das Yaz­mín Salazar Ponce, Jes­si­ca Le­ti­cia Pe­ña Gar­cía, Deisy Ra­mí­rez Muñoz, Ma­ría Gua­da­lu­pe Pé­rez Montes, Per­la Ivonne Agui­rre Gon­zá­lez y Bea­triz Ale­jan­dra Her­nán­dez Trejo.

De acuer­do al abo­ga­do Gus­ta­vo Mar­tí­nez Mon­to­ya, quien lle­va años ana­li­zan­do el ca­so, el ar­gu­men­to ex­pues­to en el jui­cio oral por la Fis­ca­lía de Gé­ne­ro del Es­ta­do de Chihuahua, que sos­tie­ne que las víc­ti­mas fue­ron re­te­ni­das du­ran­te me­ses pa­ra ser pros­ti­tui­das, que­da en du­da al ana­li­zar los ex­pe­dien­tes y de­tec­tar que sie­te mu­je­res traían la mis­ma ropa con la que des­apa­re­cie­ron.

Ade­más, en el ca­so de Jes­si­ca Te­rra­zas Or­te­ga, las pe­ri­tos en an­tro­po­lo­gía fo­ren­se de­ter­mi­na­ron que el pan­ta­lón de mez­cli­lla co­lor azul que es­tá aso­cia­do a sus res­tos, te­nía man­chas de san­gre en la par­te in­fe­rior, ge­ne­ra­das co­mo por go­teo.

Jun­to a Ma­ría Gua­da­lu­pe se en­con­tra­ron los za­pa­tos de pi­so y el pan­ta­lón de mez­cli­lla con los que sa­lió de su ca­sa y es­ta pren­da tam­bién te­nía una man­cha de san­gre en la par­te in­fe­rior de las pier­nas.

De acuer­do al abo­ga­do Mar­tí­nez Mon­to­ya, “nin­guno de esos ADNS co­rres­pon­de a nin­guno de los acu­sa­dos ni de sen­ten­cia­dos en el ca­so. La Fis­ca­lía en­con­tró prue­ba ob­je­ti­va de que las víc­ti­mas al mo­men­to de des­apa­re­cer traían pren­das, las pren­das que ves­tían son exac­ta­men­te las mis­mas pren­das que fue­ron lo­ca­li­za­das en la ma­yo­ría de ellas al en­con­trar sus res­tos óseos. Es de­cir se le lla­ma prue­ba ob­je­ti­va y cien­tí­fi­ca a la que te per­mi­te ob­te­ner in­for­ma­ción confiable. La fis­ca­lía tu­vo que re­cu­rrir a va­rios erro­res pa­ra po­der pe­dir la sen­ten­cia de las mu­cha­chas” ar­gu­men­ta Mar­tí­nez Mon­to­ya.

FE­CHAS NO COIN­CI­DEN

En fe­bre­ro del 2012, la ma­má de Jes­si­ca Le­ti­cia Pe­ña Gar­cía ve­ló pú­bli­ca­men­te los res­tos óseos de su hi­ja quin­cea­ñe­ra, al co­lo­car el ataúd en la ex­pla­na­da de la Fis­ca­lía de Ciu­dad Juá­rez, pa­ra exi­gir al en­ton­ces go­ber­na­dor Cé­sar Duar­te Já­quez, el arres­to de los res­pon­sa­bles.

Los días 18 y 19 de mar­zo del 2013 an­te el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co de la FGE de Chihuahua, Ma­ría Gar­cía Rey­no­so, ma­má de Jes­si­ca Le­ti­cia, reali­zó va­rios re­co­no­ci­mien­tos por fo­to­gra­fía y una am­plia­ción de de­cla­ra­ción. Pre­via­men­te ha­bía ren­di­do otras de­cla­ra­cio­nes.

Gar­cía re­co­no­ció a Je­sús Her­nán­dez Mar­tí­nez, Ra­fael Me­na, Es­pe­ran­za Cas­ti­llo Sal­da­ña, Ra­quel Hay­dee Venegas Tre­vi­ño y Víc­tor Cha­vi­ra Gar­cía, de acuer­do a la car­pe­ta de in­ves­ti­ga­ción nú­me­ro 2104/2012 y tam­bién a los da­tos que la pro­pia Gar­cía apor­tó el 30 de ma­yo del 2015 en el “Jui­cio His­tó­ri­co”.

Ella de­cla­ró ha­ber­los vis­to en el Ho­tel Ver­de, el edi­fi­cio que iden­ti­fi­ca la Fis­ca­lía co­mo el lu­gar de pros­ti­tu­ción for­za­da en el que es­tu­vie­ron las víc­ti­mas.

A prin­ci­pios del 2019, des­pués de man­te­ner­lo pre­so más de cin­co años, la pro­pia Fis­ca­lía de Chihuahua le re­ti­ró car­gos a Ra­fael Me­na, por no te­ner prue­bas de que fue­ra cul­pa­ble.

Por otra par­te, el 28 de mar­zo del 2013, el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co re­gis­tró en el to­mo 5 de la víc­ti­ma Andrea Gue­rre­ro Ven­zor, la de­cla­ra­ción de la tes­ti­go pro­te­gi­da de ini­cia­les LEAH, quien di­jo que de no­viem­bre del 2007 a ju­nio del 2008 se pros­ti­tu­yó vo­lun­ta­ria­men­te en el Ho­tel Ver­de y pa­ra 2009 y 2010 iba a ese ne­go­cio, veía a mu­je­res muy jó­ve­nes pros­ti­tu­yén­do­se, en­tre és­tas, a cin­co de las víc­ti­mas lo­ca­li­za­das en el Arro­yo El Na­va­jo.

En el “Jui­cio His­tó­ri­co” LEAH di­jo ha­ber vis­to a las víc­ti­mas a fi­na­les de di­ciem­bre del 2010 y prin­ci­pios del 2011, en el Ho­tel Ver­de, ofre­cien­do ser­vi­cios se­xua­les.

Sin em­bar­go ella es­tu­vo pre­sa en ese pe­rio­do, del 21 de mar­zo de 2010 a 15 de mar­zo de 2011, por los de­li­tos de por­ta­ción de ar­ma de fue­go de uso ex­clu­si­vo del Ejér­ci­to y po­se­sión de co­caí­na con fi­nes de ven­ta. Se le si­guió la cau­sa pe­nal 32/2010-I en el Juz­ga­do Sép­ti­mo de Dis­tri­to del Es­ta­do de Chihuahua.

La Fis­ca­lía tam­bién re­ti­ró la acu­sa­ción que ha­bía pre­sen­ta­do en con­tra de Es­pe­ran­za Cas­ti­llo Sal­da­ña y Eduar­do Sán­chez Her­mo­si­llo, res­pec­to a los de­li­tos de ho­mi­ci­dio de 11 mu­je­res y de­lin­cuen­cia or­ga­ni­za­da.

Cas­ti­llo y Sán­chez fue­ron sen­ten­cia­dos por el ilí­ci­to de tra­ta de 5 de las 11 víc­ti­mas: Ma­ría Gua­da­lu­pe Pé­rez Montes, Deisy Ra­mí­rez Muñoz, Ida­li Jua­che La­gu­na, Jes­si­ca Le­ti­cia Pe­ña Gar­cía y Andrea Gue­rre­ro Ven­zor.

La Fis­ca­lía iden­ti­fi­có al ex­tor­sio­na­dor Adrián Ar­tu­ro Rol­dán de la Cruz co­mo lí­der del gru­po de­lic­ti­vo que su­pues­ta­men­te rap­tó a las víc­ti­mas en­con­tra­das en el arro­yo El Na­va­jo, él ya ha­bía fa­lle­ci­do, fue ase­si­na­do el 23 de abril del 2013.

Otra de­ten­ción de­ri­va­da de las in­ves­ti­ga­cio­nes que reali­zó Ma­ría Gar­cía Rey­no­so, ma­má de la víc­ti­ma Jes­si­ca Le­ti­cia Pe­ña, fue la del due­ño de “Bo­tas El Ca­po­ral”, Víc­tor Cha­vi­ra Gar­cía.

El “tes­ti­go es­tre­lla”, di­jo que pa­ra no pa­gar la extorsión al gru­po de­lic­ti­vo Los Az­te­cas, Víc­tor Cha­vi­ra so­me­tía y en­tre­ga­ba mu­je­res. A una de las tien­das de Cha­vi­ra acu­dió Jes­si­ca Le­ti­cia en bus­ca de em­pleo, ho­ras an­tes de que des­apa­re­cie­ra. El 2 de enero del 2014 Cha­vi­ra tu­vo un pa­ro res­pi­ra­to­rio y mu­rió sin ser sen­ten­cia­do.

El “tes­ti­go es­tre­lla”, tam­bién se­ña­ló al nar­co­me­nu­dis­ta Pe­dro Pa­yán Glo­ria “El Pi­fas” co­mo “je­fe de to­do el mo­vi­mien­to de dro­ga y pros­ti­tu­ción” en la zo­na cen­tro. Él fue con­de­na­do a 430 años de cár­cel en otro jui­cio oral, el 86/17.

Los in­te­gran­tes del Tri­bu­nal se ba­sa­ron en la de­cla­ra­ción del “tes­ti­go es­tre­lla”, los abo­ga­dos de­fen­so­res pre­sen­ta­ron prue­bas de que al pa­re­cer “El Pi­fas” es­ta­ba en la cár­cel cuan­do el tes­ti­go afir­ma ha­ber­lo vis­to par­ti­ci­pan­do en el rap­to de las víc­ti­mas jun­to con Pé­rez Or­te­ga “El Pa­ta­chú”, quien es­tu­vo pre­so de 2005 a 2012.

Otro acu­sa­do, Jo­sé Ge­rar­do Puen­tes Al­ba fue en­con­tra­do inocen­te des­pués de per­ma­ne­cer más de seis años pre­so y lue­go de ser so­me­ti­do a dos jui­cios ora­les. La Quin­ta Sa­la Pe­nal Re­gio­nal de Ciu­dad Juá­rez re­vo­có el úl­ti­mo fa­llo con­de­na­to­rio por­que el “tes­ti­go es­tre­lla” di­jo ha­ber vis­to a Brian­da, una de las víc­ti­mas, su­je­ta a pros­ti­tu­ción dos años an­tes de que des­apa­re­cie­ra; los ma­gis­tra­dos se­ña­la­ron que los jue­ces frac­cio­na­ron la prue­ba a mo­do.

A la fe­cha Je­sús Her­nán­dez Mar­tí­nez; Ma­nuel Vi­tal An­guiano; Cé­sar Fé­lix Ro­me­ro Es­par­za; Éd­gar Re­ga­la­do Vi­lla, “Pi­wi”; y Jo­sé An­to­nio Con­tre­ras Te­rra­zas, “El Ko­yac”, es­tán sen­ten­cia­dos a 697 años y seis me­ses de cár­cel y Pe­dro Pa­yán Glo­ria a 430 años de pri­sión. Nin­guno de ellos ha so­li­ci­ta­do la re­vi­sión del ca­so por fal­ta de re­cur­sos.

DE­FI­CIEN­CIAS EN LA IN­VES­TI­GA­CIÓN

De acuer­do con el pe­ri­ta­je rea­li­za­do por la Cor­te In­te­ra­me­ri­ca­na de De­re­chos Hu­ma­nos (CIDH) en con­jun­to con un ca­te­drá­ti­co de la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Ciu­dad Juá­rez, el co­no­ci­do “Jui­cio del Si­glo” se desa­rro­lló y juz­gó prin­ci­pal­men­te con la de­cla­ra­ción de un tes­ti­go pro­te­gi­do y fal­ta de prue­bas por par­te del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co.

Los cua­tro es­pe­cia­lis­tas de la Cor­te in­di­ca­ron que en al­gu­nos ex­pe­dien­tes no se in­cor­po­ra­ron ele­men­tos de prue­ba ob­je­ti­vos que sos­ten­gan las de­cla­ra­cio­nes de los tes­ti­gos.

Un gru­po de pe­ri­tos es­pe­cia­li­za­dos de la CIDH coin­ci­dió en un re­por­te emitido que en el 2015 en­tre­gó a la Fis­ca­lía de Chihuahua, en el que se­ña­ló que fal­ta­ron prue­bas en la in­ves­ti­ga­ción y que las lí­neas de ave­ri­gua­ción par­ten ex­clu­si­va­men­te de los tes­ti­mo­nia­les.

Alfredo Li­mas Her­nán­dez, coor­di­na­dor del Ob­ser­va­to­rio de Vio­len­cia So­cial y de Gé­ne­ro de la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Ciu­dad Juá­rez (UACJ), afir­mó que el de­no­mi­na­do “Jui­cio del Si­glo” se reali­zó con “mu­chas fal­tas al de­bi­do pro­ce­so le­gal”, y por tan­to la sen­ten­cia del Tri­bu­nal no tie­ne va­lor ju­rí­di­co ni po­lí­ti­co.

“Es una teo­ría del ca­so ar­ma­da al va­por, sin su­fi­cien­tes re­cur­sos, es­tá construida so­bre dos tes­ti­gos y en lo que yo co­noz­co, an­tes de que un juez lo se­ña­le, esos tes­ti­gos tie­nen tes­ti­mo­nios con múl­ti­ples in­con­sis­ten­cias, in­con­gruen­cias, con­tra­dic­cio­nes, y lue­go lo que sa­be­mos es que hay evi­den­cias ma­te­ria­les que no han si­do in­ves­ti­ga­das de ma­ne­ra ex­haus­ti­va”, con­clu­yó.

“El ca­so Arro­yo El Na­va­jo fue una te­rri­ble e in­jus­ta ma­ni­pu­la­ción del do­lor de ca­da ma­dre” de­nun­cia Gus­ta­vo Mar­tí­nez, abo­ga­do jua­ren­se.

El ca­so Arro­yo El Na­va­jo fue una te­rri­ble e in­jus­ta ma­ni­pu­la­ción del do­lor de ca­da ma­dre”.

Gus­ta­vo Mar­tí­nez, abo­ga­do jua­ren­se.

De­man­da. La ma­dre de Jes­si­ca Le­ti­cia ve­ló los res­tos de la jo­ven afue­ra de la Fis­ca­lía pa­ra exi­gir jus­ti­cia a las au­to­ri­da­des.

Cul­pa­bles si­guen li­bres. Ciu­dad Juá­rez ha aca­pa­ra­do la aten­ción mun­dial por los ca­sos de fe­mi­ni­ci­dios; mu­chos de ellos to­da­vía per­ma­ne­cen en la im­pu­ni­dad.

No pier­de la es­pe­ran­za. Jo­sé Luis Cas­ti­llo bus­ca a Es­me­ral­da, una víc­ti­ma más de la vio­len­cia con­tra las mu­je­res en la fron­te­ra nor­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.