Pá­ja­ros de cuen­ta

‘CA­TÓN’ CRO­NIS­TA DE LA CIU­DAD

Vanguardia - - OPINIÓN - Ar­man­do Fuen­tes Agui­rre

Es­ta mu­cha­cha ha si­do acu­sa­da de la­dro­na en un país don­de el ro­bo es cas­ti­ga­do con la pe­na de muer­te. Tra­ba­ja­ba de sir­vien­ta en la ca­sa de un vie­jo ra­bo ver­de que pre­ten­día ob­te­ner sus fa­vo­res. La mu­cha­cha, vir­tuo­sa, re­cha­zó una vez y otra vez la in­de­co­ro­sa pe­ti­ción. Cier­to día el sa­laz em­plea­dor se dio cuen­ta de que ha­bían des­apa­re­ci­do de su ca­sa al­gu­nas po­se­sio­nes: un ani­llo de bri­llan­tes, una cu­cha­ri­lla de pla­ta, unos pen­dien­tes de oro. Re­pi­tió su pro­caz ins­tan­cia, y aña­dió a ella pa­la­bras de ame­na­za: si la mu­cha­cha no se le en­tre­ga­ba la acu­sa­ría de la­dro­na an­te el tri­bu­nal. Ni aun así lo­gró el tor­pe car­ca­mal que la don­ce­lla rin­die­ra su vir­tud. La acu­só en­ton­ces, y tras un bre­ve jui­cio la in­fe­liz jo­ven fue con­de­na­da a muer­te. Ya la lle­va­ban al pa­tí­bu­lo cuan­do de un ár­bol ca­yó el ani­llo ro­ba­do. Ha­bía una la­dro­na, sí, pe­ro no era la mu­cha­cha: era una urra­ca.

He na­rra­do a gran­des ras­gos -y qui­zá con al­gu­nas va­ria­cio­nes- el ar­gu­men­to de la ópe­ra “La urra­ca la­dro­na” (La gaz­za ladra), de Ros­si­ni. En es­ta de­li­cio­sa pie­za se re­co­ge la ma­la fama que la tra­di­ción po­pu­lar ha da­do a las urra­cas, de la­dro­nas. Y lo son, en efec­to. Re­cuer­do to­da­vía que en mi ca­sa -la de us­te­des- éra­mos asal­ta­dos ca­da día por una pan­di­lla de urra­cas que se me­tían de ron­dón por el jar­dín y le ro­ba­ban las cro­que­tas al Terry, nues­tro ama­do pe­rro coc­ker. No ga­ná­ba­mos pa­ra man­te­ner­les el vi­cio a esas des­gra­cia­das ni­nis. Ape­nas AMLO las ha­bría po­di­do man­te­ner.

Cam­pea­ban por el jar­dín co­mo due­ñas y se­ño­ras, y ha­cían un es­cán­da­lo de to­dos los de­mo­nios, pues no con­ten­tas con qui­tar­le su co­mi­da al Terry se ro­ba­ban el bo­tín unas a otras.

Me he pues­to a leer co­sas acer­ca de las urra­cas. (Si no pue­des ven­cer a tu enemi­go lee acer­ca de él). Cu­rio­sa­men­te el nom­bre de la urra­ca fue en un prin­ci­pio nom­bre de mu­jer: Urra­ca. Co­mo el gri­to de esas aves sue­na co­mo ese nom­bre, de ahí sa­lió el del pá­ja­ro. El nom­bre cien­tí­fi­co de la urra­ca sue­na a pi­car­día: se lla­ma Pi­ca pi­ca. Al me­nos tal es la de­sig­na­ción del gé­ne­ro que en Eu­ro­pa se co­no­ce. Nues­tra Pi­ca pi­ca es más pe­que­ña -di­cho sea sin pi­car­día-, y se lla­ma Quis­ca­lus ma­cro­urus. En la La­gu­na las urra­cas son “za­na­tes”, del az­te­ca za­natl. En Vi­llaher­mo­sa oí que les di­cen “pi­chos”. En Cam­pe­che y Yu­ca­tán hay un nom­bre pa­ra la urra­ca: cahuix, y otro pa­ra el urra­cón: zo­cao. En otras par­tes la urra­ca es pa­pa­te o pá­ja­ro prie­to.

Ten­go un cu­rio­so li­bro de Zoo­lo­gía pu­bli­ca­do al co­men­zar el si­glo vein­te. Su au­tor es un pro­fe­sor: M. Ro­vi­ro­sa. El sa­bio maes­tro ha­bla muy mal de las urra­cas y cuen­ta de ellas co­sas pe­re­gri­nas:

“... Su glo­to­ne­ría las con­du­ce al he­cho no ra­ro de caer so­bre los po­llos de las ga­lli­nas que an­dan en los pra­dos, abrir­les el bu­che y ex­traer­les los gra­nos de maíz con que se ha­bían ali­men­ta­do... Los ni­ños ha­cen una te­naz per­se­cu­ción de sus ni­dos, por los ob­je­tos que en ellos ha­llan, que van des­de cin­tas de co­lo­res has­ta ro­sa­rios, es­ca­pu­la­rios y re­li­quias de san­tos...”.

Si las urra­cas ro­ban re­li­quias de san­tos ¿ha de asom­brar­me en­ton­ces que le ro­ba­ran a mi ama­do Terry sus cro­que­tas? ¡Ca­bron­sí­si­mas!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.