La chus­ma man­da

Vanguardia - - OPINIÓN - Javier Li­vas Can­tú

A me­di­da que nos da­mos cuen­ta del va­lor de la bue­na in­for­ma­ción, apli­car las re­glas de la de­mo­cra­cia ba­sa­das en la ma­yo­ría sim­ple se vuel­ve di­fí­cil de jus­ti­fi­car. O sea, los go­bier­nos ba­sa­dos en ma­yo­rías sim­ples son en es­tos tiem­pos una so­lu­ción ries­go­sa y has­ta pe­li­gro­sa, le dan el man­do a una chus­ma ile­tra­da. Y de ese po­zo no sal­dre­mos.

Pue­do po­ner dos ejem­plos del fra­ca­so de la de­mo­cra­cia ba­sa­da en ma­yo­rías. La al­ter­na­ti­va que pro­pon­go se­rían los con­sen­sos ba­sa­dos en in­te­li­gen­cia co­lec­ti­va. Sin em­bar­go, mien­tras no cam­bie­mos las le­yes, la de­mo­cra­cia tra­di­cio­nal se vol­ve­rá ca­da vez más ries­go­sa y has­ta des­truc­ti­va.

En Es­ta­dos Uni­dos, el jui­cio de Do­nald Trump es un ejem­plo de có­mo las opi­nio­nes ma­yo­ri­ta­rias in­flu­yen en el ac­tuar de se­na­do­res y re­pre­sen­tan­tes. Por ejem­plo, en­cues­tas di­cen que se­ten­ta y cin­co por cien­to de los ame­ri­ca­nos que­rían que se ci­ta­ran nue­vos tes­ti­gos en el jui­cio con­tra Trump.

Sin em­bar­go, los en­cues­ta­dos ig­no­ran los pre­cep­tos cons­ti­tu­cio­na­les so­bre el jui­cio po­lí­ti­co. La acu­sa­ción de­bió mo­rir sin más trá­mi­tes. Se le dio ve­ra­ci­dad a tes­ti­gos de oí­das. Nun­ca hu­bo tes­ti­gos ni abo­ga­dos de Trump en las in­ves­ti­ga­cio­nes. Se vio­la­ron for­ma­li­da­des. Las ano­ma­lías y de­fec­tos abun­da­ron por una cham­ba mal he­cha. Sin em­bar­go, una ma­yo­ría se creía que to­do iba to­do per­fec­to. Que­da­rá ab­suel­to, pe­ro man­cha­do por la du­da sem­bra­da por el fal­so pro­ce­so.

En el ca­so de Mé­xi­co, An­drés lo­gró ar­mar una ma­yo­ría pa­ra ga­nar la pre­si­den­cia. Esa ma­yo­ría lo si­gue apo­yan­do cie­ga­men­te, pe­ro eso no va­li­da la for­ma en que es­tá go­ber­nan­do. A me­dia se­ma­na su­fría la dis­fun­cio­na­li­dad del Ae­ro­puer­to In­ter­na­cio­nal de la Ciu­dad de Mé­xi­co y pen­sar que se va a pre­ser­var me lle­na de ra­bia e im­po­ten­cia.

Mi pun­to sin em­bar­go, no es emo­cio­nal sino téc­ni­co. Las “ma­yo­rías” no pue­den re­sol­ver pro­ble­mas com­ple­jos, y son len­tas pa­ra apren­der. Es­ta com­bi­na­ción es fa­tal por­que que­dan obli­ga­das a de­le­gar su po­der en dipu­tados y se­na­do­res que sa­ben que pue­den ac­tuar to­tal­men­te a su an­to­jo sin te­mor de ser des­tro­na­dos. Se de­di­can, no a go­ber­nar por­que tam­po­co sa­ben ha­cer­lo, sino a bus­car la for­ma de pre­ser­var­se en el po­der.

A me­di­da que la vi­da se ha­ce más com­ple­ja, la ca­pa­ci­dad de las ma­yo­rías pa­ra en­con­trar so­lu­cio­nes que re­quie­ren in­te­li­gen­cia so­fis­ti­ca­da se re­du­ce a ce­ro. Exis­te una ley de con­trol que di­ce que el re­gu­la­dor se tie­ne que pa­re­cer al sis­te­ma que pre­ten­de con­tro­lar. Si el pro­ble­ma es com­ple­jo, el re­gu­la­dor tie­ne que ser tam­bién igual de com­ple­jo. Cla­ra­men­te es­to no su­ce­de ac­tual­men­te con un Con­gre­so Fe­de­ral pe­sa­do y bro­mo­so. Ca­da día va­mos peor.

An­te la vi­da com­ple­ja, las elec­cio­nes de­be­rían con­te­ner fil­tros pa­ra es­co­ger a los más ca­pa­ces, no a los más ca­ri­tas o po­pu­la­res. Peor aún, las chus­mas par­ti­ci­pan en un pro­ce­so elec­to­ral que es­tá vi­cia­do por quie­nes re­par­ten lon­ches y fa­vo­res pa­ra com­prar vo­tos. Por lo ge­ne­ral, esos “fa­vo­res” in­clu­yen re­par­tir lo ajeno, des­de di­ne­ro de los im­pues­tos, elec­tri­ci­dad gra­tis, has­ta con­ce­sio­nes de uso de vía pú­bli­ca in­clu­yen­do ban­que­tas y par­ques.

Po­de­mos ale­gar que la so­be­ra­nía re­si­de en el pue­blo y que és­ta ya es­co­gió la for­ma de go­ber­nar­se y que es a tra­vés de elec­cio­nes y de­mo­cra­cia re­pre­sen­ta­ti­va. Pe­ro es­te ale­ga­to no nos va a re­sol­ver la cri­sis de go­ber­na­bi­li­dad tan agu­da que es­ta­mos su­frien­do. Ha­ce­mos po­co, len­to y mal he­cho.

Las “ma­yo­rías” si­guen tran­qui­las y pa­re­cen con­fiar en que An­drés nos va a sa­car ade­lan­te. Cla­ro, las so­lu­cio­nes siem­pre es­tán a la vuel­ta de la es­qui­na, un po­qui­to más de­lan­te.

Mé­xi­co re­quie­re, ne­ce­si­ta, le ur­ge un cam­bio que la 4T no tie­ne ni si­quie­ra la ca­pa­ci­dad de ima­gi­nar. Y si las ac­cio­nes pre­si­den­cia­les si­guen con la vista pues­ta y en­fo­ca­da en lo que las “ma­yo­rías” quie­ren, és­tas ma­yo­rías se­rán las ma­yor­men­te afec­ta­das con el gran fra­ca­so que nos es­tá es­pe­ran­do. A ver, a co­mo va­mos: ¿qué es más pro­ba­ble, un cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co ver­ti­gi­no­so o una con­ti­nua­ción de una eco­no­mía es­tan­ca­da? La res­pues­ta es ob­via y no de­pen­de de que una ma­yo­ría lo crea.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.