¿Na­cio­na­lis­mo ya?

Vanguardia - - RUMBO NACIONAL - @mar­cos­du­ranf

Du­ran­te el pri­mer mi­nu­to de es­te 1 de fe­bre­ro se con­su­mó el hoy trá­gi­co re­sul­ta­do que ha­ce unos años de­ci­dió el Bre­xit, en don­de los bri­tá­ni­cos de­ci­die­ron aban­do­nar la Unión Eu­ro­pea. Y es que iró­ni­ca­men­te es­ta Unión fue construida co­mo la so­lu­ción pa­ra en­te­rrar los im­pul­sos atá­vi­cos na­cio­na­lis­tas del si­glo 20. Ese na­cio­na­lis­mo que lle­vó a Ga­vri­lo Prin­cip a ase­si­nar al ar­chi­du­que Fran­cis­co Fer­nan­do, y con ello al es­ta­lli­do de la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial.

El mis­mo na­cio­na­lis­mo que pro­vo­có la Gue­rra Ci­vil Es­pa­ño­la y que per­du­ró has­ta la muer­te de Fran­co. El na­cio­na­lis­mo que enar­bo­ló Hitler, un hom­bre que di­fun­día sus ideas con cam­pa­ñas y dis­cur­sos de odio que des­cri­bían la for­ma en que Ale­ma­nia de­be­ría ser, la for­ma en que es­ta­ba des­ti­na­da a ser. Su idea era li­brar a Ale­ma­nia de to­dos los co­mu­nis­tas, ju­díos, y cual­quier otro enemi­go que se in­ter­pu­sie­ra en su ca­mino. El re­sul­ta­do lo sa­be­mos to­dos, la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial.

El na­cio­na­lis­mo que ju­gó un fac­tor im­por­tan­te en la lu­cha por la in­de­pen­den­cia de Viet­nam, ba­jo el li­de­raz­go del mo­vi­mien­to en­ca­be­za­do por Ho Chi Minh. El mis­mo na­cio­na­lis­mo im­pul­sa­do por Slo­bo­dan Mi­lo­se­vic, el ser­bio que se en­car­gó de di­sol­ver con su pen­sa­mien­to en­fer­mi­zo a Yu­gos­la­via y que im­pul­só a ma­tar­se a to­dos con­tra to­dos de una for­ma tan sis­te­má­ti­ca que quie­nes an­tes fue­ron pue­blos her­ma­nos se di­vi­die­ron, co­mo fue en el ca­so de Bos­nia-her­ze­go­vi­na, Ser­bia, Croa­cia, Es­lo­ve­nia, Ma­ce­do­nia y Al­ba­nia, y ade­más to­dos a fa­vor y en con­tra de los mu­sul­ma­nes.

Y es que el na­cio­na­lis­mo tie­ne muy po­co de ra­cio­nal, más bien pro­mue­ve un sen­ti­mien­to de su­pe­rio­ri­dad de ra­za. Es­ta po­lí­ti­ca fue muy bien apro­ve­cha­da por dic­ta­do­res que ape­la­ban al ge­nio de los pue­blos y a la sen­sa­ción de que so­los po­dían más. De que su cul­tu­ra o ra­za es me­jor que otra y por lo tan­to los otros son in­fe­rio­res.

Y sí, fue el re­cha­zo a ese na­cio­na­lis­mo el que im­pul­so la crea­ción de la Unión Eu­ro­pea que ini­ció co­mo un mer­ca­do co­mún eu­ro­peo, cre­ció has­ta adop­tar una mo­ne­da úni­ca –no en In­gla­te­rra– has­ta avan­zar en la in­te­gra­ción en ma­te­ria de jus­ti­cia asun­tos del in­te­rior, po­lí­ti­ca ma­cro­eco­nó­mi­ca y mi­gra­ción.

Pe­ro ha­ce unas ho­ras to­do aca­bó. De nue­vo un na­cio­na­lis­mo exa­cer­ba­do tie­ne hoy fue­ra a Gran Bre­ta­ña de la Unión Eu­ro­pea en ese de­seo en­go­rro­so que sig­ni­fi­ca­ba que to­do un con­ti­nen­te avan­za­ra ha­cia la igual­dad y con eso la paz fu­tu­ra.

Pe­ro el na­cio­na­lis­mo es­tá ga­nan­do la ba­ta­lla de la opi­nión pú­bli­ca. La cri­sis eco­nó­mi­ca, el mie­do a la in­mi­gra­ción y un sen­ti­do más ge­ne­ral de que ellos de­ci­den muy po­co en su vi­da dia­ria y que to­do se de­ci­día en­tre to­dos los paí­ses de la Unión, ade­más de un sen­ti­mien­to de su­pe­rio­ri­dad y de que esa Unión los es­ta­ba afec­tan­do en lu­gar de be­ne­fi­cian­do, fue el ali­men­to en los sen­ti­mien­tos ne­ga­ti­vos de los in­gle­ses pa­ra fi­nal­men­te de­ci­dir de­jar es­ta Unión que, co­mo tal, ha re­ci­bi­do su pri­me­ra y muy sen­si­ble ba­ja.

Pe­ro más allá de eso, exis­te la sen­sa­ción del re­sur­gi­mien­to de es­tos mo­vi­mien­tos na­cio­na­lis­tas en gran par­te de Eu­ro­pa, em­pu­ja­dos por una sen­sa­ción co­mún de de­ses­pe­ra­ción y frus­tra­ción de mu­chos adul­tos que han per­di­do su em­pleo y de mi­les de jó­ve­nes que se sien­ten sin opor­tu­ni­da­des y quie­nes pro­vo­can el re­cru­de­ci­mien­to de una for­ma ro­bus­ta del na­cio­na­lis­mo po­pu­lis­ta. Hay un am­plio sec­tor de la po­bla­ción que es­tá de­cep­cio­na­da de la de­mo­cra­cia y ven en el po­pu­lis­mo una op­ción via­ble y el ejem­plo de Do­nald Trump es­tá ahí, la­ten­te.

El na­cio­na­lis­mo mal en­ten­di­do em­pie­za por pe­que­ños cam­bios. Ahí es­tá co­mo ejem­plo la ini­cia­ti­va del se­na­dor Mar­tí Ba­tres, esa que im­pul­sa el que to­das las pe­lí­cu­las ex­tran­je­ras que se es­tre­nen en Mé­xi­co ten­drán que es­tar do­bla­das al es­pa­ñol.

Pe­ro no po­de­mos ol­vi­dar las lec­cio­nes de la his­to­ria. El po­pu­lis­mo y el na­cio­na­lis­mo son dos ca­ras de una mis­ma mo­ne­da, y las gue­rras y cri­sis eco­nó­mi­cas del pa­sa­do es­tán ahí co­mo una mues­tra de lo que esa op­ción sig­ni­fi­ca. El Pre­mio No­bel de Li­te­ra­tu­ra, Al­bert Ca­mus, lo de­nun­cia­ba en su obra “Car­tas a un Ami­go Ale­mán”, un li­bro del año 1943 en don­de di­ce: “Amo de­ma­sia­do a mi país pa­ra ser na­cio­na­lis­ta”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.