De­sor­ga­ni­za­dos

Vanguardia - - OPINIÓN -

“A mí no me chin­gan. Aquí hu­bo ta­ma­la­da”. A esa con­clu­sión lle­gó el Fi­ló­so­fo de Güé­mez, re­pre­sen­tan­te má­xi­mo de lo ob­vio, lue­go de ver afue­ra de una ca­sa un gran tam­bo lleno has­ta el bor­de de ho­jas de ta­ma­les. Re­cor­dé su de­duc­ción cuan­do oí a la Je­fa de Go­bierno de la CDMX de­cir que se­gu­ra­men­te hu­bo co­rrup­ción en la fu­ga de los tres reos que sa­lie­ron –no es­ca­pa­ron– del Re­clu­so­rio Sur. Son bien co­no­ci­das las fra­ses de aquel en­tra­ña­ble per­so­na­je del fol­clor ta­mau­li­pe­co, el Fi­ló­so­fo de Güé­mez. De­cía por ejem­plo: “Si dos pe­rros per­si­guen a una lie­bre y el de ade­lan­te no la al­can­za, el de atrás me­nos”. De­cía tam­bién: “Pri­me­ro es el uno y lue­go el dos. Pe­ro en el 21 se chin­gó el uno”. Al­gu­nas de sus ob­vie­da­des, sin em­bar­go, no son tan ob­vias; an­tes bien con­tie­nen verdades pa­la­di­nas que dan ma­te­ria pa­ra la re­fle­xión. He aquí una: “Es­ta­mos co­mo es­ta­mos por­que so­mos co­mo so­mos”. La en­co­mia­ble lu­cha con­tra la co­rrup­ción em­pren­di­da por Ló­pez Obra­dor tie­ne más de un pa­re­ci­do con el com­ba­te que Hér­cu­les (el hé­roe cu­yo nom­bre da pe­na men­cio­nar en el di­mi­nu­ti­vo) li­bró con­tra la hi­dra de Ler­na, mons­truo con va­rias ca­be­zas ca­da una de las cua­les re­na­cía y se mul­ti­pli­ca­ba des­pués ser cor­ta­da. En efec­to, por ca­da co­rrup­ción que aca­ba em­pie­zan dos. El di­ne­ro es lla­ve maes­tra que abre to­dos los can­da­dos y rom­pe to­dos los ce­rro­jos. Si a eso se aña­de el he­cho de que con fre­cuen­cia los ma­los dan a es­co­ger en­tre pla­ta o plo­mo, ya se en­ten­de­rán fu­gas co­mo aqué­lla, que no son real­men­te fu­gas sino sa­li­das con­cer­ta­das y has­ta con co­mi­té de re­cep­ción. Se­gui­re­mos, pues, vien­do nue­vos epi­so­dios de es­ta se­rie en la cual se en­fren­tan un cri­men or­ga­ni­za­do y un go­bierno bas­tan­te des­or­ga­ni­za­do… Nal­ga­ri­na era más fá­cil que la ta­bla del uno. Com­pla­cien­te

de cuer­po, te­nía un buen ne­go­cio: rea­li­za­ba la mer­can­cía y se que­da­ba con ella. A nin­gún hom­bre ne­ga­ba nun­ca un va­so de agua. Ya po­dían to­car­le la puer­ta a las 3 de la ma­ña­na de un lu­nes: ella, co­mo las tien­das de con­ve­nien­cia, es­ta­ba abier­ta en ho­ra­rio 24/7. Aplau­da­mos su mag­ní­fi­ca dis­po­si­ción. El buen Pa­dre Ri­pal­da dio a co­no­cer en su ol­vi­da­do Ca­te­cis­mo las obras de mi­se­ri­cor­dia. En­tre ellas enun­ció las de dar de co­mer al ham­brien­to y dar de be­ber al se­dien­to. Omi­tió, sin em­bar­go, la que con­sis­te en se­dar los ri­jos del ca­chon­do, obra igual­men­te acree­do­ra de ala­ban­za. El que tie­ne ga­nas me­re­ce la mis­ma com­pa­sión que el que tie­ne ham­bre o sed. Nal­ga­ri­na era su­ma­men­te so­li­da­ria con quie­nes an­da­ban ur­gi­dos de ha­cer obra de va­rón. La fuer­za del mal lla­ma­do se­xo dé­bil es­tri­ba en la de­bi­li­dad que por él tie­ne el mal lla­ma­do se­xo fuer­te. Cier­ta no­che un hom­bre re­qui­rió a Nal­ga­ri­na pa­ra un tra­ba­jo de col­chón. Le pi­dió que le hi­cie­ra las tres co­sas. Ella se ne­gó. Le di­jo: “Soy lo que soy, pe­ro de­cen­te”. Le ofre­ció ha­cer­le só­lo la na­tu­ral, no las in­ven­ta­das por los hom­bres, y eso en la po­si­ción del mi­sio­ne­ro, úni­ca que sus prin­ci­pios le per­mi­tían, pues des­pués de to­do esa pos­tu­ra al­go tie­ne de re­li­gio­si­dad. Aña­dió: “Tam­bién una tie­ne de­re­cho a sus pu­do­res”. El hom­bre mos­tró res­pe­to a los es­crú­pu­los de Nal­ga­ri­na. Tras acep­tar sus con­di­cio­nes le pre­gun­tó edu­ca­da­men­te el mon­to de sus ho­no­ra­rios, ta­ri­fa o aran­cel. “500 pe­sos” –le in­for­mó ella–. “Trai­go 20” –de­cla­ró ape­na­do el vi­si­tan­te–. “Pá­sa­le –le fran­queó la puer­ta Nal­ga­ri­na–. No va­mos a dis­cu­tir por pe­so más, pe­so me­nos”… Sir Ga­lahad re­gre­só a su feu­do des­pués de cin­co años de andar en la Cru­za­da. Al día si­guien­te de su vuel­ta un ami­go le pre­gun­tó, cu­rio­so: “¿Qué fue lo pri­me­ro que hi­cis­te al lle­gar a tu ca­sa?”. Res­pon­dió el ca­ba­lle­ro: “Fo­llar con mi es­po­sa”. “¿Y lue­go?” –qui­so sa­ber el in­dis­cre­to–. Con­tes­tó sir Ga­lahad: “Lue­go me qui­té la ar­ma­du­ra”… FIN.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.