DON ANTONIO GU­TIÉ­RREZ, UNA VI­DA EJEM­PLAR

Se con­vir­tió en uno de los em­pre­sa­rios más im­por­tan­tes de la Re­gión Car­bo­ní­fe­ra y ayu­dó a mu­chas per­so­nas por años, por lo que su re­cuer­do que­da­rá en la zo­na

Vanguardia - - PORTADA - LIDIET ME­XI­CANO

En el año de 1936 en Don Mar­tín, mu­ni­ci­pio de Juá­rez, Coahui­la, Eliseo Gu­tié­rrez y Za­ra­go­za Gar­za re­gis­tra­ron a uno de sus hi­jos co­mo Antonio Gu­tié­rrez Gar­za, quien al pa­so de los años, se con­vir­tió en uno de los em­pre­sa­rios más des­ta­ca­dos en la Re­gión Car­bo­ní­fe­ra y nor­te del es­ta­do por su ar­dua la­bor en apo­yo de las fa­mi­lias más vul­ne­ra­bles y so­bre to­do de los jó­ve­nes es­tu­dian­tes de esa zo­na de la en­ti­dad.

Des­de ni­ño fue ejem­plar. Cur­so sus estudios en la es­cue­la pri­ma­ria Car­los A. Ro­vi­ro­sa, al gra­duar­se fue a la se­cun­da­ria Pro­fe­sor For­tu­na­to Gu­tié­rrez Cruz.

Cer­ca de los 19 años, co­no­ció a Her­mi­nia Sa­li­nas Rue­las con quien ini­ció un no­viaz­go que per­du­ró por dos años.

A de­cir de una sem­blan­za es­cri­ta por el his­to­ria­dor de la Re­gión Car­bo­ní­fe­ra, Ra­mi­ro Flo­res, pa­ra el año de 1957 con­tra­jo ma­tri­mo­nio con ella y co­men­za­ron el gran pro­yec­to de sus vi­das.

En una entrevista en vi­da, Don Antonio, co­mo era co­no­ci­do por la so­cie­dad, na­rró có­mo co­men­zó su pri­mer ne­go­cio, una tien­da de aba­rro­tes ubi­ca­da so­bre la ca­lle 5 de la co­lo­nia Co­mer­cial, en el mu­ni­ci­pio de Nue­va Ro­si­ta.

Co­men­zó con un “Ex­prés”, una ca­rre­ta con la que se apo­ya­ba ade­más de un ca­ba­llo pa­ra sur­tir las “no­tas” a las fa­mi­lias de su lo­ca­li­dad, pe­ro en me­nos de seis me­ses lo­gró com­prar una trai­la con la que me­jo­ró por mu­cho sus ven­tas.

“La Ca­sa Gu­tié­rrez” se nom­bra­ba a aquel ne­go­cio que fue in­cre­men­tan­do su clien­te­la, era co­no­ci­do por ser uno de los más sur­ti­dos en la lo­ca­li­dad.

En aquel entonces, Don Antonio

y su es­po­sa, vi­vían en un so­lo cuarto, te­nían una ca­ma pe­que­ña, con una es­tu­fa su­per­ma­tic, muy pe­que­ña re­cor­dó, de cua­tro que­ma­do­res. Su co­me­dor eran unas sim­ples re­jas de ma­de­ra vol­tea­das, so­bre ellas so­lo un plás­ti­co las cu­bría.

CRE­CIÓ LA FA­MI­LIA

Con el pa­so de los años in­cre­men­ta­ron a la fa­mi­lia te­nien­do cin­co hi­jos: Aí­da Ara­cely, Ge­rar­do Antonio, Ma­ría Eli­za­beth, Adria­na y ce­sar Al­fon­so Gu­tié­rrez Sa­li­nas.

Con­ta­ba Don Antonio que no te­nían na­da, más que las ga­nas de tra­ba­jar.

Al po­co tiem­po com­pró una vi­tri­na y con un tron­co de ár­bol fi­ja­ba la car­ne que su es­po­sa fi­le­tea­ba du­ran­te las ma­dru­ga­das mien­tras él sur­tía la tien­da.

Se le­van­ta­ba a las cua­tro de la ma­ña­na pa­ra po­der ha­cer to­das sus ac­ti­vi­da­des.

Así fue la vi­da de Don Antonio, que subió co­mo la es­pu­ma, pe­ro siem­pre con los pies en la tie­rra.

Lue­go de es­to vino la con­so­li­da­ción de las em­pre­sas Gu­tié­rrez, de don­de am­bos fue­ron fun­da­do­res des­de el año 1961.

Has­ta el año 2009 lo­gra­ron la crea­ción de al me­nos do­ce cen­tros co­mer­cia­les en las re­gio­nes Car­bo­ní­fe­ra, Cin­co ma­nan­tia­les, Fron­te­ra y el Cen­tro del es­ta­do de Coahui­la, su­ma­do a dos cen­tros de dis­tri­bu­ción de sus mer­can­cías en Nue­va Ro­si­ta y otro más en Es­co­be­do, Nuevo León.

AL­TRUIS­TA

Siem­pre es­tu­vo com­pro­me­ti­do con la so­cie­dad con quien eje­cu­tó gran­des ac­ti­vi­da­des al­truis­tas en fa­vor de la edu­ca­ción so­bre to­do de los que me­nos tie­nen.

Ges­tio­nó y pro­mo­vió la crea­ción del Ins­ti­tu­to Tec­no­ló­gi­co de la Re­gión Car­bo­ní­fe­ra, fue fun­da­dor y pre­si­den­te del pa­tro­na­to Pro-apo­yo de la Es­cue­la Ex­pe­ri­men­tal Nor­mal

de San Juan de Sa­bi­nas, pa­ra la que fi­nan­ció la cons­truc­ción de au­las y otros es­pa­cios.

Be­có a es­tu­dian­tes de to­dos los ni­ve­les edu­ca­ti­vos y apa­dri­nó a más de 300 ge­ne­ra­cio­nes de di­ver­sos gra­dos de es­tu­dio, en­tre otras mu­chas ac­cio­nes en be­ne­fi­cio de las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes

“El es­tu­dia­do no cae en la mar­gi­na­ción, sa­le ade­lan­te por­que es­tá pre­pa­ra­do pa­ra la vi­da”, es una de sus fra­ses cé­le­bres.

Fue pre­si­den­te de los pa­tro­na­tos de di­ver­sas ins­ti­tu­cio­nes co­mo el del Ins­ti­tu­to Tec­no­ló­gi­co de Estudios Su­pe­rio­res de la Re­gión Car­bo­ní­fe­ra, de la Es­cue­la Se­cun­da­ria Téc­ni­ca 51, la Es­cue­la Se­cun­da­ria Téc­ni­ca 27.

Tam­bién fue miem­bro del Pa­tro­na­to de la Pla­za de las Cul­tu­ras en Pie­dras Ne­gras, un lu­gar de re­cien­te crea­ción, tu­rís­ti­co a ni­vel na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal, fue tam­bién con­se­je­ro di­rec­ti­vo de la Co­mi­sión Coahui­len­se de con­ci­lia­ción y Ar­bi­tra­je Mé­di­co, Vo­cal de Consejo di­rec­ti­vo del Cecy­tec.

Con­so­li­dó su es­pí­ri­tu be­ne­fac­tor apo­yan­do con re­cur­sos eco­nó­mi­cos pa­ra ac­ti­vi­da­des de gru­po de dan­za, ban­da de gue­rra, even­tos de­por­ti­vos, via­jes de estudios. Sien­do ade­más pa­drino de 15 ge­ne­ra­cio­nes de la Es­cue­la Nor­mal Ex­pe­ri­men­tal de San Juan de Sa­bi­nas.

Don Antonio man­te­nía pro­gra­mas en sus tien­das en be­ne­fi­cio a gen­te dis­ca­pa­ci­ta­da así mis­mo en­tre­ga­ba premios en efec­ti­vo a per­so­nas que pres­ta­ran sus ser­vi­cios en ellas.

Creó be­ne­fi­cios de des­pen­sas, me­di­ca­men­tos, be­cas, apo­yo eco­nó­mi­co pa­ra via­jes a los sis­te­mas DIF de la re­gión car­bo­ní­fe­ra que com­pren­den los mu­ni­ci­pios de Sa­bi­nas, San Juan de Sa­bi­nas, Múz­quiz, Juá­rez y Pro­gre­so, así co­mo en los cin­co ma­nan­tia­les.

TRAS­CEN­DIÓ A SU GE­NE­RA­CIÓN

Ra­mi­ro Flo­res Mo­ra­les, his­to­ria­dor, creo su bio­gra­fía y en ella men­cio­na su ho­nor pa­ra ren­dir tri­bu­to de ve­ne­ra­ción a un in­di­vi­duo que su­po tras­cen­der a su ge­ne­ra­ción y tiem­po.

“Un hom­bre que cu­yo nom­bre bien se ha ga­na­do la ma­yes­tá­ti­ca pe­ren­ni­dad del már­mol, del bron­ce, per­pe­tuan­do su nom­bre en pla­zas, es­cue­las, ca­lles (...) y que con su ejem­plo si­gue mar­cán­do­nos un mun­do cier­to y de­fi­ni­ti­vo”, se­ña­ló el his­to­ria­dor.

En su des­crip­ción, Flo­res Mo­ra­les ma­ni­fes­tó que Don Antonio co­men­zó de la na­da, pe­ro con su ama­da es­po­sa Her­mi­nia Sa­li­nas, co­mo fuen­te mo­ti­va­do­ra, quien le brin­dó amor, apo­yo y em­pu­je pa­ra avan­zar lo­gró al­can­zar sus me­tas su­pe­rio­res.

“Es un gran so­ña­dor que aun te­nien­do los ojos pues­tos en las nu­bes, en me­tas su­pe­rio­res, su ca­be­za y pues siem­pre es­tán fir­mes so­bre la tie­rra. Sa­be de dónde vie­ne, a quien le de­be su éxi­to y a quien hay que agra­de­cer”, ex­pli­có.

El his­to­ria­dor lo con­si­de­ró co­mo un gran lí­der em­pre­sa­rial pro­mo­tor del bie­nes­tar.

“Em­pre­sa­rio de vo­ca­ción, lo mue­ve el ries­go, la crea­ti­vi­dad y el en­tu­sias­mo, de gran ca­sa, valor y tem­plan­za”, agre­gó.

El pa­sa­do 31 de enero, a sus 83 años, Don Antonio de­jó de exis­tir, pe­ro no su nom­bre, no su re­cuer­do, aquel que que­da­rá en mi­les de per­so­nas que fue­ron apo­ya­das in­con­di­cio­nal­men­te por él.

Es un gran so­ña­dor que aun te­nien­do los ojos pues­tos en las nu­bes, en me­tas su­pe­rio­res, su ca­be­za y pues siem­pre es­tán fir­mes so­bre la tie­rra”,

Ra­mi­ro Flo­res Mo­ra­les, his­to­ria­dor.

Al­truis­ta. Antonio Gu­tié­rrez fue ga­lar­do­na­do por su la­bor a fa­vor de los más vul­ne­ra­bles y de jó­ve­nes es­tu­dian­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.