Re­en­car­na­ción

Don Her­me­sio prac­ti­ca­ba las doc­tri­nas eso­té­ri­cas... de fi­lo­so­fía gnós­ti­ca sa­bía mu­cho, pe­ro de me­cá­ni­ca ab­so­lu­ta­men­te na­da

Vanguardia - - DOMINGO OPINIÓN -

“Mi no­via es una leo­na en la ca­ma”. Esa la­pi­da­ria de­cla­ra­ción hi­zo Ba­ba­lu­cas en reunión de ami­gos. “¿De ve­ras?” –pre­gun­tó uno con es­cep­ti­cis­mo, pues él te­nía otros da­tos–. “De ve­ras –con­fir­mó el ba­du­la­que–. Lee mu­cho en la ca­ma”… Don Ava­ri­cio Ce­naos­cu­ras se ha­lla­ba en el le­cho de la úl­ti­ma ago­nía. A un la­do su pri­mo­gé­ni­to llo­ra­ba lleno de con­go­ja la in­mi­nen­te par­ti­da de su pa­dre. El ago­ni­zan­te le mos­tró al mu­cha­cho un an­ti­guo re­loj de bol­si­llo. Le di­jo con voz dé­bil: “Hi­jo: es­te re­loj per­te­ne­ció a tu bi­sa­bue­lo”. “Sí, pa­dre mío” –res­pon­dió el jo­ven, emo­cio­na­do–. Pro­si­guió don Ava­ri­cio, tem­blo­ro­so: “Tu bi­sa­bue­lo se lo dio a tu abue­lo, y tu abue­lo se lo en­tre­gó a mi papá”. “Sí, pa­dre mío” –re­pi­tió el mu­cha­cho–. “Mi pa­dre –con­ti­nuó el en­fer­mo– me lo he­re­dó a mí”. “Sí, pa­dre mío” – vol­vió a de­cir el jo­ven, cu­ya aflic­ción, se ve, le li­mi­ta­ba gran­de­men­te el vo­ca­bu­la­rio–. Con el úl­ti­mo alien­to di­jo entonces don Ava­ri­cio: “Te lo ven­do”… Es­ta­mos en El En­sa­li­va­de­ro, so­li­ta­rio pa­ra­je pe­num­bro­so a don­de acu­den las pa­re­ji­tas que no tie­nen pa­ra pa­gar un cuarto de motel. A ese si­tio lle­ga­ron Li­bi­diano y Dul­ci­flor, lle­nos los dos de uren­tes an­sias amo­ro­sas in­con­te­ni­bles ya. De in­me­dia­to el apa­sio­na­do ga­lán ten­dió a su dul­ci­nea so­bre el cés­ped, y lue­go él se ten­dió so­bre ella. (A fuer de his­to­ria­dor ve­raz de­bo de­cir que él es­ta­ba mu­cho más có­mo­do que ella). Ex­cla­mó la chi­ca con acen­to en­so­ña­dor: “¡Qué her­mo­sa lu­na! ¿Ver­dad?”. Per­dó­na­me, con­tes­tó Li­bi­diano res­pi­ran­do con agi­ta­ción: “En es­te mo­men­to no es­toy en po­si­ción de opi­nar”… Don Her­me­sio prac­ti­ca­ba las doc­tri­nas eso­té­ri­cas. Ha­bía nu­tri­do su es­pí­ri­tu en las dis­ci­pli­nas orien­ta­les. Cier­to día iba por un ale­ja­do ca­mino ru­ral en bus­ca de un pa­ra­je pro­pi­cio a la me­di­ta­ción cuan­do su co­che su­frió una des­com­pos­tu­ra. Más bien la su­frió él, pues que­dó en me­dio del cam­po sin po­der va­ler­se por sí mis­mo: de fi­lo­so­fía gnós­ti­ca sa­bía mu­cho, pe­ro de me­cá­ni­ca ab­so­lu­ta­men­te na­da. (Es bueno sa­ber mu­cho, pe­ro es me­jor sa­ber lo que ne­ce­si­tas). En eso, por fortuna, pa­só por ahí un cam­pe­sino a lo­mos de su bu­rra. Tras en­te­rar­se del pre­di­ca­men­to de don Her­me­sio le ofre­ció lle­var­lo al pue­blo más cer­cano. “Suba en an­cas” – le in­di­có. Lo hi­zo el fi­ló­so­fo con cier­ta re­ti­cen­cia, pues el me­dio de trans­por­te y el si­tio que ocu­pa­ba en él le pa­re­cían im­pro­pios de su con­di­ción de teó­so­fo. El ca­lor, sin em­bar­go apre­ta­ba, igual que el ham­bre, de mo­do que se avino tan­to a la in­co­mo­di­dad co­mo a la in­con­ve­nien­cia. En el tra­yec­to pa­sa­ron por un pe­que­ño ran­cho en el cual don Her­me­sio vio unos cer­dos. La vis­ta de los de la vis­ta ba­ja le ins­pi­ró un pen­sa­mien­to. Le pre­gun­tó al cam­pe­sino: “¿Crees en la re­en­car­na­ción?”. “¿Qué es eso?” – in­qui­rió el hom­bre–. Le ex­pli­có el fi­ló­so­fo: “Es una doc­tri­na se­gún la cual des­pués de la muer­te ha­bre­mos de re­na­cer en otro cuer­po. Por ejem­plo, aquel ma­rrano po­dría ser tu pa­dre, aquel otro tu abue­lo”. Di­jo el ran­che­ro: “Ya me in­quie­tó us­té”. “¿Por qué?” –pre­gun­tó don Her­me­sio, sa­tis­fe­cho por ha­ber in­fun­di­do en aquel rús­ti­co al­gún pen­sa­mien­to tras­cen­den­te–. Re­pli­có el cam­pe­sino: “Por­que es­toy pen­san­do que a lo me­jor va­mos mon­ta­dos en su tiz­na­da ma­dre”… Una se­ño­ra le con­tó a otra: “Co­no­cí a mi ma­ri­do en un cam­po nu­dis­ta”. Pre­gun­tó la otra: “¿Y a pri­me­ra vis­ta te enamo­ras­te de él?”. “A segunda –pre­ci­só la se­ño­ra–. Pri­me­ro le vi la ca­ra”… Don Cu­col­do no su­po en qué ha­bía em­pe­za­do a tra­ba­jar su es­po­sa, pe­ro se ale­gró al ver que ga­na­ba buen di­ne­ro. Una no­che, los dos ya en la ca­ma, se acer­có a ella con in­ten­ción evi­den­te­men­te eró­ti­ca. La se­ño­ra lo re­cha­zó. Le di­jo: “No me gus­ta ha­cer en la ca­sa lo mis­mo que ha­go en el tra­ba­jo”… FIN.

ALE­JAN­DRO ME­DI­NA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.