La crisis del ci­vi­lis­mo

Vanguardia - - PÁGINA SIETE - J. AL­FRE­DO RE­YES

Eran los años te­rri­bles del se­gun­do im­pe­rio me­xi­cano (1863-1867). Mé­xi­co lu­cha­ba con­tra la in­ter­ven­ción fran­ce­sa y Ma­xi­mi­li­ano. Las ba­jas en­tre li­be­ra­les y con­ser­va­do­res su­pe­ra­ban los 70 mil muer­tos. Y en Pa­rís, Char­les Bau­de­lai­re des­cri­bía con pe­sar las fa­ta­li­da­des de su tiem­po: “Es im­po­si­ble re­co­rrer una ga­ce­ta cual­quie­ra sin tro­pe­zar en ca­da lí­nea con los sig­nos de la per­ver­si­dad hu­ma­na más es­pan­to­sa. To­do dia­rio, des­de la pri­me­ra a la úl­ti­ma lí­nea, es un te­ji­do de ho­rro­res, gue­rras, crí­me­nes, vio­la­cio­nes, ro­bos e im­pu­di­cias. Una em­bria­guez de atro­ci­da­des sin fin. Y con tan re­pug­nan­te ape­ri­ti­vo acom­pa­ña su co­mi­da ca­da ma­ña­na el hom­bre ci­vi­li­za­do. No com­pren­do có­mo una mano pu­ra pue­da to­car un dia­rio sin una con­vul­sión de as­co”.

Cla­ro que el poe­ta no se re­fe­ría a la si­tua­ción de Mé­xi­co, pe­ro hoy pa­re­ce que la des­cri­be a la per­fec­ción. Pa­ra Bau­de­lai­re, ha­ce más de 150 años, era una des­fa­cha­tez de las au­to­ri­da­des el pre­su­mir pro­gre­so y ci­vi­li­za­ción. ¿Po­de­mos hoy pre­su­mir de avan­ces en nues­tra ci­vi­li­za­ción? Los cien­tos de mi­les de ase­si­na­tos del año 2000 a la fe­cha im­pi­den pen­sar en el pro­gre­so ar­mo­nio­so de nues­tro País. ¿Hay crisis de ci­vi­lis­mo? Pues nues­tra al­ter­nan­cia de­mo­crá­ti­ca de tres par­ti­dos en el po­der po­ne en du­da la ca­pa­ci­dad del go­bierno ci­vil pa­ra lo­grar la paz y la tran­qui­li­dad de una na­ción ci­vi­li­za­da.

No­so­tros en­ten­de­mos el ci­vi­lis­mo co­mo una con­tra­po­si­ción del mi­li­ta­ris­mo. Ya al ini­cio de nues­tra na­ción, José Ma­ría Luis Mo­ra abo­mi­na­ba de la mi­li­cia. San­ta Anna fue pa­ra Mo­ra el “Ati­la de la ci­vi­li­za­ción me­xi­ca­na”. Asi­mis­mo Mo­ra lu­chó con­tra la in­fluen­cia del cle­ro en la vi­da pú­bli­ca de Mé­xi­co. Por lo tan­to, lo ci­vil tie­ne pa­ra no­so­tros dos con­no­ta­cio­nes: ci­vil en opo­si­ción a lo mi­li­tar y ci­vil en opo­si­ción a lo re­li­gio­so.

De­be­mos pues a don Be­ni­to Juá­rez la crea­ción del Es­ta­do lai­co. A Lá­za­ro Cár­de­nas la ins­ti­tu­cio­na­li­za­ción de las Fuer­zas Ar­ma­das y a don Ma­nuel Ávi­la Ca­ma­cho el le­ga­do de los go­bier­nos ci­vi­les des­pués de la Re­vo­lu­ción.

Ca­be aho­ra pre­gun­tar­nos so­bre la ca­li­dad de nues­tro ci­vi­lis­mo. El pri­mer go­bierno ci­vil del si­glo pa­sa­do fue uno de los más co­rrup­tos de nues­tra his­to­ria, el del uni­ver­si­ta­rio Miguel Ale­mán. Que tam­bién fue an­ti­de­mo­crá­ti­co por can­ce­lar el si­nar­quis­mo y el re­gis­tro del Par­ti­do Co­mu­nis­ta.

Lue­go el au­to­ri­ta­ris­mo priís­ta tra­jo paz, es­ta­bi­li­dad, cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co y bie­nes­tar so­cial con los de­fec­tos y con­tra­dic­cio­nes que to­dos co­no­ce­mos.

Lo peor de los go­bier­nos ci­vi­les se ha da­do con la al­ter­nan­cia po­lí­ti­ca: ex­tre­ma vio­len­cia, in­se­gu­ri­dad, ingobernab­ilidad, co­rrup­ción, caos y mu­cha de­gra­da­ción ins­ti­tu­cio­nal.

Si hoy vi­vie­ra Luis Mo­ra igual se in­dig­na­ría al ver el as­cen­so im­pla­ca­ble del nuevo fla­ge­lo de es­ta re­pú­bli­ca: la pla­ga de “con­se­je­ros ciu­da­da­nos” per­te­ne­cien­tes a to­da la­ya de ór­ga­nos cons­ti­tu­cio­na­les au­tó­no­mos. Bu­ró­cra­tas ra­pa­ces tan no­ci­vos co­mo en su tiem­po fue­ron el cle­ro y la mi­li­cia.

Hoy, co­mo en los tiem­pos de Bau­de­lai­re, nos to­pa­mos dia­ria­men­te con los sig­nos más omi­no­sos de la más es­pan­to­sa per­ver­si­dad. ¿Qué ha­cer en es­te mo­men­tum ca­tas­trop­hi­cum? Pues muy in­cier­to es nues­tro fu­tu­ro y peor aún el de nues­tros hi­jos. Si ya no pue­de el ci­vi­lis­mo, ¿qué nos que­da por ha­cer?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.