PEA­TO­NA­LI­ZAR ZO­NA CEN­TRO, AL­TER­NA­TI­VA NE­CE­SA­RIA

Ex­per­tos ven po­si­ble una gran man­za­na pea­to­nal en torno a la Pla­za de Ar­mas en Sal­ti­llo, ¿qué be­ne­fi­cios trae­ría pa­ra la so­cie­dad?

Vanguardia - - MI CIUDAD - TEX­TO: NAZUL ARAMAYO

ILUS­TRA­CIO­NES: ALE­JAN­DRO ME­DI­NA

Cuan­do el IM­PLAN anun­ció el año pa­sa­do que te­nían una pro­pues­ta de trans­for­mar al­gu­nas ca­lles del Cen­tro His­tó­ri­co de Sal­ti­llo en zo­nas pea­to­na­les, los co­mer­cian­tes re­cha­za­ron el pro­yec­to has­ta que el ti­tu­lar del or­ga­nis­mo di­jo que “no hay nin­gu­na de­ci­sión to­ma­da”. Sin em­bar­go, exis­te un pro­yec­to pa­ra ha­cer una “Gran Man­za­na Pea­to­nal” al­re­de­dor de la Pla­za de Ar­mas que ten­ta­ti­va­men­te ini­cia es­te 2020. ¿Se­rá be­né­fi­co o qué im­pac­to ten­drá?

Ex­per­tos en ur­ba­nis­mo y mo­vi­li­dad ur­ba­na y sus­ten­ta­ble con­sul­ta­dos por VAN­GUAR­DIA es­tu­vie­ron de acuer­do en que es positivo y ne­ce­sa­rio con­ver­tir gra­dual­men­te zo­nas del Cen­tro His­tó­ri­co en áreas pea­to­na­les, pe­ro hay mu­chos fac­to­res que se de­ben to­mar en con­si­de­ra­ción pa­ra no afec­tar a to­dos los usua­rios de los es­pa­cios pú­bli­cos, por ejem­plo: ha­bi­tan­tes del sec­tor, vi­si­tan­tes, co­mer­cian­tes, pro­vee­do­res, trans­por­te pú­bli­co, au­to­mó­vi­les.

El pro­yec­to de la “Gran Man­za­na Pea­to­nal” con­tem­pla ce­rrar el trán­si­to vehi­cu­lar de la ca­lle Hi­dal­go, en­tre Aldama y Ra­mos; de la Juá­rez, en­tre Bra­vo y Allen­de; así co­mo el pe­que­ño tra­mo de la Ocam­po que co­nec­ta con la Za­ra­go­za, en­tre Allen­de y Aldama. Ade­más de la re­mo­de­la­ción de ban­que­tas y equi­pa­mien­to ur­bano, y la crea­ción de par­ques de bol­si­llo o mi­ni­par­ques pú­bli­cos. To­do es­to de ma­ne­ra gra­dual, es de­cir, por eta­pas que per­mi­tan que los tra­ba­jos avan­cen por sec­to­res y que la po­bla­ción se acos­tum­bre a una nue­va for­ma de ex­pe­ri­men­tar el pri­mer cua­dro de la ciu­dad.

“En las me­jo­res ciu­da­des del mun­do la pea­to­na­li­za­ción es lo que pri­va”, afir­mó con­tun­den­te­men­te el ar­qui­tec­to Héctor La­re­do. Pe­ro es­to no sig­ni­fi­ca ha­cer­lo de ma­ne­ra ar­bi­tra­ria: “Un pro­yec­to de pea­to­na­li­za­ción re­quie­re tiem­po, mu­chas ma­te­má­ti­cas, que se jun­ten las per­so­nas in­vo­lu­cra­das, no so­la­men­te las per­so­nas que sa­ben ha­cer­lo, sino las afec­ta­das por el pro­yec­to, que se ha­gan mu­chos con­sen­sos, y que el pro­yec­to sea muy atrac­ti­vo”.

Una de las prin­ci­pa­les que­jas que ma­ni­fes­tó un gru­po de co­mer­cian­tes cuan­do el IM­PLAN pro­pu­so ce­rrar la

Al exis­tir un trans­por­te pú­bli­co efi­cien­te, el vo­lu­men de co­ches dis­mi­nu­ye; si el vo­lu­men de co­ches dis­mi­nu­ye, hay me­nos co­ches que en­tran al Cen­tro His­tó­ri­co”. Héctor Cor­tés,

pre­si­den­te del Co­le­gio d e In­ge­nie­ros Ci­vi­les de Sal­ti­llo.

En las me­jo­res ciu­da­des del mun­do la pea­to­na­li­za­ción es lo que pri­va”.

Héctor La­re­do, ar­qui­tec­to.

ca­lle Vic­to­ria pa­ra ini­ciar un pro­gra­ma pi­lo­to de pea­to­na­li­za­ción fue que per­de­rían ven­tas, que los pro­vee­do­res no ten­drían ac­ce­so y por lo tan­to no po­drían sur­tir los ne­go­cios, ade­más que la gen­te no se acer­ca­ría a la zo­na por el caos vial que im­pli­ca­ría tras­la­dar­se al Cen­tro His­tó­ri­co.

Por eso el ar­qui­tec­to Raúl Villalobos, re­pre­sen­tan­te de la Aso­cia­ción Me­xi­ca­na de Ur­ba­nis­tas en Coahui­la, en­fa­ti­zó que un pro­yec­to pea­to­nal de­be ser in­te­gral: ¿có­mo lle­ga­rán las per­so­nas al Cen­tro His­tó­ri­co?, ¿có­mo se des­pla­za­rán?, ¿qué ru­tas ur­ba­nas de­ben de­jar de pa­sar por ahí? No só­lo se tra­ta de ce­rrar las ca­lles, es más: ofre­cer es­tra­te­gias o al­ter­na­ti­vas de mo­vi­li­dad pa­ra la so­cie­dad (ha­bi­tan­tes, vi­si­tan­tes, per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad, ni­ños, adul­tos ma­yo­res y me­dios de trans­por­te) y que se adap­ten y dis­fru­ten de los be­ne­fi­cios de ca­mi­nar por un si­tio con gran ri­que­za ar­qui­tec­tó­ni­ca, gas­tro­nó­mi­ca, cul­tu­ral.

“El trans­por­te pú­bli­co es el se­cre­to de to­dos los be­ne­fi­cios que po­da­mos ob­te­ner”, di­jo el in­ge­nie­ro Héctor Ja­vier Cor­tés Ruiz, pre­si­den­te del Co­le­gio de In­ge­nie­ros Ci­vi­les de Sal­ti­llo.

Su res­pues­ta an­te el con­ges­tio­na­mien­to vial del cen­tro y la con­ta­mi­na­ción que pro­du­cen los vehícu­los au­to­mo­to­res en to­da la ciu­dad es al­go que otros mu­ni­ci­pios me­xi­ca­nos co­mo Querétaro, Gua­da­la­ja­ra, Pue­bla, San Cris­tó­bal de las Ca­sas ya es­tán ha­cien­do des­de ha­ce años: li­mi­tar el flu­jo de au­to­mó­vi­les en los cen­tros y apos­tar por la mo­der­ni­za­ción del trans­por­te pú­bli­co.

Ciu­da­des la­ti­noa­me­ri­ca­nas, co­mo Bo­go­tá y Me­de­llín en Co­lom­bia, son ejem­plos de éxi­to en es­te sen­ti­do. El ca­so eu­ro­peo es pun­to y apar­te: Bar­ce­lo­na, Es­pa­ña; Áms­ter­dam, Ho­lan­da; In­gla­te­rra; Co­pen­ha­gue, Di­na­mar­ca; Mú­nich, Ale­ma­nia, son ciu­da­des don­de el trans­por­te pú­bli­co es efi­cien­te y fo­men­ta que se use me­nos el au­to­mó­vil par­ti­cu­lar.

“Al exis­tir un trans­por­te pú­bli­co efi­cien­te, el vo­lu­men de co­ches dis­mi­nu­ye; si el vo­lu­men de co­ches dis­mi­nu­ye, hay me­nos co­ches que en­tran al Cen­tro His­tó­ri­co. Efi­cien­te quie­re de­cir que es eco­nó­mi­co, se­gu­ro, pun­tual, lim­pio, digno”, ex­pli­có el in­ge­nie­ro Cor­tés Ruiz.

El Cen­tro His­tó­ri­co es un te­so­ro que es­con­de la ri­que­za de la iden­ti­dad de ca­da ciu­dad. Pa­ra des­cu­brir­lo hay que ca­mi­nar; sin em­bar­go, hay en la ac­tua­li­dad hay pro­ble­mas que im­pi­den ha­cer­lo a ple­ni­tud.

Un pri­mer pa­so po­dría ser la “Gran Man­za­na Pea­to­nal”, cu­yo pro­yec­to con­tem­pla cin­co eta­pas: “Pa­seo do­mi­ni­cal”, “Poc­ket park UA­DEC”, “Poc­ket park”, “Cru­ce se­gu­ro” y “Man­za­na pea­to­nal”, pa­ra lo­grar una pla­zo­le­ta a un so­lo ni­vel con ac­ce­si­bi­li­dad uni­ver­sal, ve­ge­ta­ción, áreas de des­can­so, de­li­mi­ta­ción de cir­cu­la­ción vehi­cu­lar con bo­lar­dos y ve­lo­ci­da­des se­gu­ras (30 km/h) en los al­re­de­do­res.

El mo­men­to ini­cial con­sis­te en prohi­bir el ac­ce­so a vehícu­los mo­to­ri­za­dos los do­min­gos en Hi­dal­go con Juá­rez y Allen­de con Ocam­po, de 8:00 a 20:00 ho­ras. Ade­más, im­pli­ca la­bo­res de lim­pie­za y re­ti­ro de equi­pa­mien­to ur­bano en mal es­ta­do.

Tam­bién im­pli­ca el tra­ba­jo de co­mu­ni­ca­ción pa­ra que los ciu­da­da­nos co­noz­can las al­ter­na­ti­vas de cir­cu­la­ción y los be­ne­fi­cios de la pea­to­na­li­za­ción.

Las si­guien­tes eta­pas con­sis­ten en desa­rro­llar par­ques de bol­si­llo o mi­ni­par­ques pú­bli­cos (áreas ver­des y si­tios de des­can­so y es­par­ci­mien­to) afue­ra de la Es­cue­la de Cien­cias So­cia­les de la UA­DEC, en la Juá­rez, y des­pués en el res­to de la zo­na, co­mo en la Hi­dal­go fren­te a la Ca­te­dral y el Ca­sino, así co­mo en tra­mos de las ca­lles Ocam­po y Za­ra­go­za.

Los úl­ti­mos mo­men­tos del pro­yec­to de­li­mi­ta­rán por com­ple­to la cir­cu­la­ción vehi­cu­lar pa­ra te­ner por com­ple­to un sec­tor pea­to­nal.

PRO­BLE­MAS AC­TUA­LES

De acuer­do con el do­cu­men­to, las ca­lles al­re­de­dor de la Pla­za de Ar­mas tie­nen pro­ble­mas de­bi­do a la al­ta den­si­dad de vehícu­los: se es­ta­cio­nan en lu­ga­res prohi­bi­dos y obs­tru­yen el flu­jo pea­to­nal, ade­más que es una zo­na con una gran can­ti­dad de per­so­nas que van a pie y las ban­que­tas son muy re­du­ci­das.

“Co­mo tie­ne más de 400 años, es un Cen­tro His­tó­ri­co que se cal­cu­ló pa­ra que por ahí pa­sa­ran ca­rre­tas, y muy po­qui­tas”, de­ta­lló el ar­qui­tec­to Héctor La­re­do.

“El Cen­tro His­tó­ri­co no es ca­mi­na­ble, ca­re­ce de ban­que­tas, las po­cas ban­que­tas que exis­ten no cum­plen las nor­mas mí­ni­mas pa­ra po­der ca­mi­nar, las ram­pas pa­ra dis­ca­pa­ci­ta­dos son pa­ra cum­plir el re­gla­men­to, no son pa­ra po­der­las uti­li­zar”, agre­gó el in­ge­nie­ro ci­vil Héctor Cor­tés.

El trans­por­te pú­bli­co, co­mo ya se men­cio­nó, tam­bién re­pre­sen­ta un ries­go ac­tual ya que con­tri­bu­ye en gran me­di­da al trá­fi­co; sin em­bar­go, no hay al­ter­na­ti­vas de trans­por­te pú­bli­co efi­cien­te que desaho­guen el es­ta­do ac­tual de las ca­lles.

BE­NE­FI­CIOS CON­TRA RE­SIS­TEN­CIAS

En un ejer­ci­cio rea­li­za­do por VAN­GUAR­DIA cuan­do el IM­PLAN anun­ció la pro­pues­ta de pea­to­na­li­zar sec­to­res del Cen­tro His­tó­ri­co, gran par­te de los ca­mi­nan­tes se pro­nun­cia­ron a fa­vor; sin em­bar­go, los co­lo­nos cues­tio­na­ban qué ha­rían con su au­to­mó­vil si vi­vían en esas ca­lles o dónde lo de­ja­rían los vi­si­tan­tes.

Los be­ne­fi­cios a cor­to, me­diano y por su­pues­to a lar­go pla­zo son mu­chos. Yo creo que los co­mer­cian­tes que se opo­nen no es­tán tan bien in­for­ma­dos de cuá­les son los be­ne­fi­cios”. Ser­gio Cas­ti­llo, em­pre­sa­rio.

“El im­pac­to in­me­dia­to qui­zá si pue­da ser de re­sis­ten­cia tan­to de los pro­pie­ta­rios de co­mer­cios co­mo de ha­bi­tan­tes de la zo­na y vi­si­tan­tes tam­bién, pues les es­tás pi­dien­do que ya no lle­guen a la zo­na en su au­to”, co­men­tó Ser­gio Cas­ti­llo, miem­bro del Gru­po de Co­mer­cian­tes So­cio­cul­tu­ra­les del Cen­tro His­tó­ri­co, que reúne di­ver­sos res­tau­ran­tes, ca­fés y ba­res.

Sin em­bar­go, el tam­bién pro­mo­tor cul­tu­ral coin­ci­dió con los es­pe­cia­lis­tas

El Cen­tro His­tó­ri­co no es ca­mi­na­ble, ca­re­ce de ban­que­tas, las po­cas ban­que­tas que exis­ten no cum­plen las nor­mas mí­ni­mas pa­ra po­der ca­mi­nar, las ram­pas pa­ra dis­ca­pa­ci­ta­dos son pa­ra cum­plir el re­gla­men­to, no son pa­ra po­der­las uti­li­zar”.

Héctor Cor­tés, in­ge­nie­ro ci­vil

en que pea­to­na­li­zar el pri­mer cua­dro de Sal­ti­llo tie­ne re­sul­ta­dos po­si­ti­vos pa­ra la con­vi­ven­cia so­cial, la vi­da cul­tu­ral y co­mer­cial de los ha­bi­tan­tes. Y ade­más se su­ma a los es­fuer­zos de gran­des ca­pi­ta­les mun­dia­les, y ciu­da­des me­xi­ca­nas y la­ti­noa­me­ri­ca­nas, por de­jar de uti­li­zar el au­to­mó­vil pa­ra be­ne­fi­cio del me­dio am­bien­te y pa­ra dar­le prio­ri­dad al pea­tón, el ci­clis­ta y al trans­por­te pú­bli­co, tal y co­mo lo mar­ca la Ley de Mo­vi­li­dad Ur­ba­na Sus­ten­ta­ble del Es­ta­do de Coahui­la.

“Los be­ne­fi­cios a cor­to, me­diano y por su­pues­to a lar­go pla­zo son mu­chos. Yo creo que los co­mer­cian­tes que se opo­nen no es­tán tan bien in­for­ma­dos de cuá­les son los be­ne­fi­cios, por­que in­clu­so la plus­va­lía de sus pro­pie­da­des, de sus ne­go­cios, va a au­men­tar, esa es la ten­den­cia”, de­ta­lló Ser­gio Cas­ti­llo.

Sal­ti­llo po­dría ha­cer más pa­ra te­ner un ver­da­de­ro Cen­tro His­tó­ri­co pea­to­nal en sin­to­nía con pro­yec­tos en to­do el mun­do, con­si­de­ra­ron los en­tre­vis­ta­dos, pe­ro la “Gran Man­za­na pea­to­nal” es un pri­mer pa­so pa­ra ha­cer cons­cien­cia en­tre los ha­bi­tan­tes, pues la res­pues­ta ciu­da­da­na es in­dis­pen­sa­ble pa­ra que se si­ga apos­tan­do por al­ter­na­ti­vas de mo­vi­li­dad sus­ten­ta­ble y que el trans­por­te pú­bli­co es­té a la al­tu­ra de las exi­gen­cias de una ciu­dad que pre­su­me ser de las me­jo­res pa­ra vi­vir en Mé­xi­co.

La pa­la­bra “pa­rián” pro­vie­ne del ta­ga­lo, len­gua ha­bla­da en las is­las Fi­li­pi­nas, sig­ni­fi­ca mer­ca­do. En di­ver­sas ciu­da­des de Mé­xi­co se cons­tru­ye­ron du­ran­te los si­glos XVII y XIX, va­rios es­ta­ble­ci­mien­tos de es­te ti­po, en ellos se co­mer­cia­li­za­ban pro­duc­tos lle­ga­dos del le­jano orien­te a bor­do de la nao de Chi­na o lla­ma­do tam­bién ga­león de Ma­ni­la.

Mu­chos mi­no­ris­tas for­ma­les e in­for­ma­les, ofre­cían sus pro­duc­tos en ple­na ca­lle, ya que no exis­tía un lu­gar ade­cua­do pa­ra la ven­ta de ver­du­ras, fru­tas, se­mi­llas, car­ne y otros tan­tos pro­duc­tos de con­su­mo. La obs­truc­ción del trán­si­to de pea­to­nes y gen­te de a ca­ba­llo era mo­ti­vo re­cu­rren­te de una can­ti­dad de que­jas por par­te de los ha­bi­tan­tes de Sal­ti­llo.

Des­de el año de 1834 un buen nú­me­ro de co­mer­cian­tes con sus res­pec­ti­vos ca­jo­nes fue­ron or­ga­ni­za­dos y pues­tos en la an­ti­gua Pla­zue­la de las Cru­ces, lo­ca­li­za­da en la par­te sur del tem­plo de San Es­te­ban, en el cua­dro de las es­qui­nas de las ca­lles an­tes lla­ma­das del Cu­ra­to, Ta­cu­ba, Landín y Hui­za­che, hoy ca­lles Vic­to­ria, Allen­de, Juá­rez y Mo­re­los. Los in­ten­tos de la au­to­ri­dad mu­ni­ci­pal por or­ga­ni­zar a la ma­yo­ría de los ven­de­do­res die­ron co­mo re­sul­ta­do el na­ci­mien­to del pri­mer lo­cal pa­ra el mer­ca­do de la ciu­dad.

En 1849 ini­ció la cons­truc­ción de un edi­fi­cio pa­ra el tan es­pe­ra­do mer­ca­do, jus­to so­bre la an­ti­gua pla­zue­la don­de se ubi­có a los co­mer­cian­tes años atrás. El nom­bre de Las Cru­ces se de­be a que, en ese lu­gar exis­tió un pan­teón del an­ti­guo pue­blo de San Es­te­ban de la Nue­va Tlax­ca­la.

El edi­fi­cio se eri­gió so­bre un po­lí­gono irre­gu­lar, dan­do un con­jun­to de cin­co a seis ar­cos, ador­na­dos con co­lum­nas por ca­da la­do. Por la fal­ta de re­cur­sos, la cons­truc­ción que­dó sin te­cho, es­to no im­pi­dió que se lle­va­ra a ca­bo una am­plia ac­ti­vi­dad co­mer­cial por más de cin­cuen­ta años en di­cho lu­gar.

En el mes de sep­tiem­bre de 1877, el Ayun­ta­mien­to de Sal­ti­llo ce­le­bró un con­tra­to con señor Es­te­ban Gar­cía pa­ra que le pu­sie­ra te­cho a El Pa­rián, en ju­nio del año si­guien­te, los miem­bros del Ca­bil­do pro­mo­vie­ron un jui­cio con­tra el pro­pio Es­te­ban Gar­cía, pa­ra que de­vol­vie­ra la ma­de­ra que se le en­tre­gó ya que in­cum­plió el con­ve­nio y no le pu­so el an­sia­do te­cho.

El in­mue­ble des­ti­na­do pa­ra al­ber­gar a co­mer­cian­tes nun­ca ter­mi­nó con las que­re­llas de los ve­ci­nos, el es­pa­cio pron­to se vio re­ba­sa­do por los mu­chos ne­go­cian­tes, mar­chan­tes y gen­te que iban a ha­cer sus com­pras den­tro y fue­ra del lu­gar.

Por la dé­ca­da de los años se­ten­ta del si­glo XIX, exis­tió otro mer­ca­do de­no­mi­na­do La Mar­que­ta, es­te se en­con­tra­ba en la an­ti­gua Pla­za del Car­men, si­tua­da en las vie­jas ca­lles de la Pu­rí­si­ma y San­tia­go, hoy es­tas vías lle­van los nom­bres de Aldama y Ge­ne­ral Ce­pe­da res­pec­ti­va­men­te. La Mar­que­ta ri­va­li­zó du­ran­te años con El Pa­rián por la atrac­ción de clien­tes.

El Pa­rián ce­rró sus puer­tas en 1899, en reali­dad nun­ca las tu­vo. El Go­bierno del Es­ta­do otor­gó en ven­ta el te­rreno del an­ti­guo mer­ca­do a los con­se­je­ros del Ban­co de Coahui­la. El Pa­rián fue de­socu­pa­do y el con­jun­to de vie­jos ar­cos de­mo­li­do, en su lu­gar se cons­tru­yó uno de los edi­fi­cios más be­llos de la ciu­dad, el Ho­tel y Ban­co de Coahui­la, in­mue­ble ya des­apa­re­ci­do, es­ta es otra tris­te his­to­ria que ya pla­ti­ca­re­mos en otra oca­sión.

PIE­DRAS NE­GRAS.- El mu­ni­ci­pio de Ma­ta­mo­ros, Coahui­la, re­ci­bió un do­na­ti­vo de mil lu­mi­na­rias ti­po va­por de so­dio por par­te de Pie­dras

Ne­gras, lo que ayu­da­ra a cu­brir la demanda que tie­nen en esa ciu­dad en sec­to­res de la pe­ri­fe­ria y áreas ru­ra­les, ase­gu­ró el Quin­to re­gi­dor de ese Ayun­ta­mien­to, José Luis Mo­nes Jas­so.

El tam­bién re­pre­sen­tan­te del al­cal­de de ese mu­ni­ci­pio, men­cio­nó que la do­na­ción des­ta­ca por el nú­me­ro de lu­mi­na­rias que se­rán de gran ayu­da pa­ra do­tar a las co­lo­nias que ca­re­cen de alum­bra­do pú­bli­co.

“En nom­bre de los ciu­da­da­nos de Ma­ta­mo­ros, agra­dez­co el mu­ni­ci­pio de Pie­dras Ne­gras, la do­na­ción de las mil lám­pa­ras las que ven­drán a ayu­dar en aba­tir el dé­fi­cit que se tie­ne en las co­lo­nias que ca­re­cen de alum­bra­do pú­bli­co, pe­ro tam­bién por­que con­tri­bu­yen el te­ma de se­gu­ri­dad”, men­cio­nó.

Aña­dió que no so­lo en la ca­be­ce­ra mu­ni­ci­pal se cu­bri­rá el dé­fi­cit de lám­pa­ras, sino tam­bién en los eji­dos, por lo que se me­jo­ra­rá la se­gu­ri­dad en zo­nas ru­ra­les.

Obs­tácu­los. En los úl­ti­mos años ha ha­bi­do me­jo­ras, sin em­bar­go, his­tó­ri­ca­men­te las ban­que­tas no son las me­jo­res.

Edu­ca­ción. Al­gu­nos sal­ti­llen­ses han mos­tra­do su fal­ta de cul­tu­ra, al no res­pe­tar es­pa­cios pa­ra el pea­tón, prio­ri­zan­do al rey au­to­mó­vil.

Ini­cios. Se pue­de con­si­de­rar que es­te cen­tro fue uno de los pri­me­ros en que los co­mer­cian­tes se or­ga­ni­za­ron en un pun­to en es­pe­ci­fi­co.

His­tó­ri­co. Por ca­si 50 años, El Pa­rián fue un lu­gar fre­cuen­ta­do por los sal­ti­llen­ses, has­ta 1899 cuan­do el es­pa­cio fue pues­to en ven­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.