¿Por qué lo aman los es­ta­dou­ni­den­ses?

Vanguardia - - SOCIEDAD -

La his­to­ria es re­cien­te, pues en­tre 1914 y 1997 la im­por­ta­ción del agua­ca­te es­tu­vo prohi­bi­da a Es­ta­dos Uni­dos de­bi­do a la pla­ga del gu­sano ba­rre­na­dor que su­po­nía una ame­na­za pa­ra la agri­cul­tu­ra. El es­ta­do de Ca­li­for­nia fue du­ran­te es­ta épo­ca el úni­co pro­duc­tor de la fru­ta, ori­gi­nal­men­te co­no­ci­da co­mo ‘Alli­ga­tor pear’ (Pe­ra cai­mán). Sin em­bar­go, es­te nom­bre con­fun­dió a los com­pra­do­res, pues no com­par­tía el sa­bor dul­ce de las pe­ras. En 1920, su nom­bre cam­bió a ‘avo­ca­do’ y se co­men­zó a pro­mo­cio­nar co­mo un pro­duc­to de lu­jo, pues só­lo se co­se­cha­ba du­ran­te el ve­rano, a di­fe­ren­cia de Mé­xi­co don­de el cli­ma per­mi­tía te­ner­lo to­do el año. Fue a prin­ci­pios de 1990 cuan­do el gua­ca­mo­le se co­men­zó a aso­ciar con el fut­bol ame­ri­cano. A tra­vés de una cam­pa­ña pu­bli­ci­ta­ria, ju­ga­do­res pro­fe­sio­na­les y sus fa­mi­lias com­par­tían sus me­jo­res re­ce­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.