¿Có­mo con­si­go que me ha­gan ca­so?

Na­die tie­ne ase­gu­ra­da la aten­ción de los de­más en es­ta era de los es­tí­mu­los cons­tan­tes. Hay que re­con­fi­gu­rar la for­ma en que con­vi­vi­mos y lo­gra­mos que los de­más vol­teen a ver­nos

Vanguardia - - ANÁLISIS - FRAN­CESC MI­RA­LLES © EL PAÍS, SL. To­dos los de­re­chos re­ser­va­dos.

NUES­TRA FOR­MA de es­tar con otras per­so­nas ha cam­bia­do de ma­ne­ra ra­di­cal en los úl­ti­mos 25 años. Has­ta me­dia­dos de la dé­ca­da de 1990, cuan­do se po­pu­la­ri­za­ron los te­lé­fo­nos móviles, los en­cuen­tros eran pu­ra­men­te analó­gi­cos. Cuan­do dos o más per­so­nas se reunían al­re­de­dor de una me­sa, no lle­ga­ba más in­for­ma­ción que la que apor­ta­ban los pro­pios con­ter­tu­lios. Si al­guien los lla­ma­ba por te­lé­fono, se en­te­ra­ban al vol­ver a ca­sa y es­cu­char el men­sa­je del con­tes­ta­dor. O bien la per­so­na vol­vía a lla­mar.

Es­to ha­cía que, fue­ra un al­muer­zo in­for­mal, una reunión de tra­ba­jo o una fies­ta fa­mi­liar, los par­ti­ci­pan­tes es­tu­vie­ran pre­sen­tes en lo que se ha­bla­ba, sin más dis­trac­cio­nes que las que ge­ne­ra la pro­pia men­te cuan­do se des­pis­ta.

Hoy en día la co­mu­ni­ca­ción es de mu­cha más ba­ja ca­li­dad, ya que nues­tra aten­ción se es­ca­pa a tra­vés de nues­tro smartp­ho­ne. Si so­mos edu­ca­dos, tal vez no lo mi­re­mos es­tan­do acom­pa­ña­dos, pe­ro el dis­po­si­ti­vo es­tá ahí, pro­vo­can­do una ten­sión que nos ale­ja de la con­ver­sa­ción. Al no­tar que vi­bra, nos pre­gun­ta­mos quién es­tá es­cri­bien­do, qué es­ta­rá pa­san­do. Qui­zás ha­ya una bue­na no­ti­cia, una opor­tu­ni­dad que hay que ca­zar al vue­lo. Tal vez, va­ya­mos in­clu­so al la­va­bo pa­ra con­tes­tar. Aun­que no nos de­mos cuen­ta, es­ta­mos más allí que aquí.

Es­te fe­nó­meno ha­ce que ca­da vez re­sul­te más di­fí­cil con­gre­gar con éxi­to a un gru­po de per­so­nas. Si, co­mo el ga­to de Schrö­din­ger, vi­vo y muer­to a la vez, to­dos los que es­tán al mis­mo tiem­po no es­tán, se­rá im­po­si­ble com­par­tir al­go de valor. En los ac­tua­les tiem­pos de dis­per­sión, su­po­ne un ver­da­de­ro ar­te lo­grar que una reunión sea un éxi­to. Ade­más de con­se­guir que los par­ti­ci­pan­tes guar­den y si­len­cien sus dis­po­si­ti­vos móviles, ten­dre­mos que cap­tu­rar su aten­ción, des­gas­ta­da por la mi­ría­da de es­tí­mu­los de la era di­gi­tal.

Al igual que los es­pec­ta­do­res del ci­ne con­si­guen ol­vi­dar­se por un par de ho­ras de sus pre­sun­tas ur­gen­cias, el ar­te de las fies­tas es lo­grar que los in­vi­ta­dos es­tén ple­na­men­te aquí. Y pa­ra ello no bas­ta con ser­vir bue­na co­mi­da y be­bi­da. El an­fi­trión de­be de­ci­dir de an­te­mano el ar­gu­men­to del en­cuen­tro, dar res­pues­ta a la pregunta: ¿por qué se­rá re­cor­da­da es­ta fies­ta?

Uno de los maes­tros de es­te ar­te en el si­glo XX fue el con­de Étien­ne de Beau­mont. A él se atri­bu­ye la fra­se: “Las fies­tas se dan so­bre to­do pa­ra aque­llos a los que no se in­vi­ta”. Sus ce­le­bra­cio­nes siem­pre te­nían un leit­mo­tiv, y eso ha­cía que fue­ran re­cor­da­das y co­men­ta­das lar­go tiem­po. Or­ga­ni­za­ba bai­les en los que los in­vi­ta­dos de­bían ves­tir­se con mo­ti­vos de “cua­dros cé­le­bres”, por ejem­plo, y en una fies­ta de 1949 de “re­yes y rei­nas” apa­re­ció Ch­ris­tian Dior dis­fra­za­do de león, el rey de los ani­ma­les.

Sin lle­gar a es­tos ex­tre­mos, hay va­rias cla­ves que po­de­mos apli­car pa­ra que un en­cuen­tro sea me­mo­ra­ble:

Ofre­cer lo ines­pe­ra­do. Cuan­do en una reunión su­ce­den siem­pre las mis­mas co­sas, la men­te de los par­ti­ci­pan­tes des­co­nec­ta de lo que es­tá pa­san­do y se re­fu­gia en su smartp­ho­ne o en sus cá­ba­las men­ta­les. El an­fi­trión de­be rom­per las ex­pec­ta­ti­vas pa­ra que la gen­te se in­vo­lu­cre en el even­to.

No re­pe­tir el tru­co. Así co­mo Étien­ne de Beau­mont no re­cu­rría ja­más al mis­mo te­ma, por­que ca­da fies­ta era una opor­tu­ni­dad úni­ca, re­pro­du­cir lo que ya ha fun­cio­na­do aca­ba lle­van­do a la fa­ti­ga y al abu­rri­mien­to. Al con­ver­tir lo es­pe­cial en ru­ti­na, se apa­gan las an­te­nas de la aten­ción.

El leit­mo­tiv de­be ser emo­ti­vo. Lo que su­ce­da en la reunión de­be to­car las emo­cio­nes de los par­ti­ci­pan­tes. Eso es lo que crea­rá un re­cuer­do com­par­ti­do inol­vi­da­ble. Pa­ra ello hay que co­no­cer la sen­si­bi­li­dad de los in­vi­ta­dos —tam­bién pa­ra no he­rir sus sen­ti­mien­tos— y ha­llar un te­rri­to­rio co­mún con la pregunta: ¿qué nos une?

El ar­te de cap­tar la aten­ción en un en­cuen­tro con­sis­te en crear lo ex­tra­or­di­na­rio den­tro de lo or­di­na­rio, to­mar con­cien­cia de que, si es­ta­mos pre­sen­tes, to­do lo que vi­va­mos se­rá úni­co e irre­pe­ti­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.