La de­ri­va de Ale­jan­dro Gertz

Vanguardia - - OPINIÓN - Roc­kro­ber­[email protected]

Con fe­bre­ro co­men­zó el con­teo re­gre­si­vo pa­ra que el fis­cal ge­ne­ral Ale­jan­dro Gertz Ma­ne­ro pre­sen­te la pro­pues­ta, a la que es­tá obli­ga­do por ley, con el di­se­ño de tran­si­ción ha­cia la nue­va en­ti­dad ba­jo su man­do des­de la es­truc­tu­ra aún vi­gen­te de la ex­tin­ta Pro­cu­ra­du­ría Ge­ne­ral de la Re­pú­bli­ca. El pro­ble­ma es que la po­lé­mi­ca na­cio­nal an­te la con­tra­rre­for­ma ju­di­cial, que sin du­da él pos­tu­la­ba, pa­re­ce ha­ber­lo de­ja­do des­nu­do de pro­yec­to, de res­pal­do po­lí­ti­co y de au­to­ri­dad mo­ral.

Gertz pro­mo­vió pú­bli­ca­men­te, en dos oca­sio­nes en los úl­ti­mos 20 años, las mis­mas pro­pues­tas que se di­fun­die­ron el pa­sa­do 15 de enero al tiem­po que se efec­tua­ba una con­fu­sa ce­re­mo­nia en el Se­na­do. Aun­que el fis­cal se des­lin­dó ofi­cial­men­te del do­cu­men­to (más de 600 pá­gi­nas) fil­tra­do en la vís­pe­ra a los me­dios, ha que­da­do atra­pa­do en una cri­sis que ex­hi­be sus hue­llas di­gi­ta­les cuan­do ape­nas ha cum­pli­do el pri­me­ro de los ocho años pa­ra los que fue de­sig­na­do.

Tras esa fe­cha, los pa­si­llos de Pa­la­cio Na­cio­nal han re­ci­bi­do la for­mal in­con­for­mi­dad del pre­si­den­te de la Cor­te, Ar­tu­ro Zal­dí­var, por in­gre­dien­tes de la ya lla­ma­da “Ley Gertz”, en­tre ellas la pre­ten­sión de que la fis­ca­lía cuen­te con jue­ces ad­mi­nis­tra­ti­vos que juz­guen a in­te­gran­tes del Po­der Ju­di­cial de la Fe­de­ra­ción, o que el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co pue­da re­ti­rar de un ca­so a un juez fe­de­ral e in­clu­so so­me­ter­lo a in­ves­ti­ga­ción. Ade­más de su­pri­mir de un plu­ma­zo de­re­chos hu­ma­nos que ha to­ma­do dé­ca­das cons­truir.

Al­fon­so Du­ra­zo, se­cre­ta­rio de Se­gu­ri­dad, se di­ce es­can­da­li­za­do por la in­ten­to­na de que la fis­ca­lía con­tro­le a la Guar­dia Na­cio­nal. Ya ni ha­blar de la pre­ten­sión de dar­se, por sí y pa­ra sí, su pro­pio pre­su­pues­to y ma­ne­jar­lo en for­ma dis­cre­cio­nal. Al­gún con­se­je­ro afie­bra­do de­jó de ex­pli­car­le a Gertz Ma­ne­ro que au­to­no­mía no es au­tar­quía.

Aun­que el lí­der se­na­to­rial de Mo­re­na, Ri­car­do Mon­real, ca­bil­deó in­ten­sa­men­te pa­ra apro­piar­se del mé­ri­to de ha­ber fre­na­do la “Ley Gertz”, di­bu­ján­do­se con un sa­bio com­po­ne­dor, es evi­den­te que la des­au­to­ri­za­ción ha­cia el fis­cal pro­vino di­rec­ta­men­te del más cer­cano círcu­lo pre­si­den­cial.

La de­ri­va, el ale­ja­mien­to del fis­cal fren­te al sen­ti­do co­mún fue­ron do­cu­men­ta­dos ha­ce al­gu­nos días, con ri­gor ju­rí­di­co, en un tex­to de Ro­dol­fo Fé­lix, ex­pro­cu­ra­dor ca­pi­ta­lino y li­ti­gan­te por dé­ca­das.

En el mis­mo que­da de ma­ni­fies­to que al me­nos en dos mo­men­tos de su vi­da pú­bli­ca, Gertz pro­pu­so “esen­cial­men­te” las mis­mas le­yes. Ello ocu­rrió en un ar­tícu­lo pu­bli­ca­do co­mo se­cre­ta­rio de Se­gu­ri­dad Pú­bli­ca en el se­xe­nio Fox, ti­tu­la­do “Una Re­for­ma In­te­gral Pa­ra la Se­gu­ri­dad Pú­bli­ca”. Ca­si 10 años des­pués, co­mo dipu­tado fe­de­ral por Con­ver­gen­cia, in­tro­du­jo una ini­cia­ti­va de re­for­mas le­ga­les “en la mis­ma lí­nea de pen­sa­mien­to”, re­fie­re Fé­lix, quien apor­ta am­plios de­ta­lles so­bre es­tos epi­so­dios.

Gertz Ma­ne­ro, ac­tual­men­te de 80 años, ha pro­ta­go­ni­za­do ya otras cri­sis des­de po­si­cio­nes re­le­van­tes de la po­lí­ti­ca.

En los pri­me­ros me­ses de la pre­si­den­cia Fox, re­cién de­sig­na­do en Se­gu­ri­dad Pú­bli­ca, es­tu­vo al cen­tro de una con­fron­ta­ción que ame­na­zó con una do­lo­ro­sa de­ba­cle al pri­mer go­bierno de al­ter­nan­cia.

Des­de el in­te­rior del ga­bi­ne­te se re­fi­rió en­ton­ces que Gertz es­tu­vo im­pli­ca­do en un pre­sun­to in­ci­den­te adua­nal en Es­ta­dos Uni­dos del que pu­do ha­ber de­ri­va­do un arres­to, lo que ha­bría si­do evi­ta­do gra­cias a ne­go­cia­cio­nes con Wa­shing­ton.

En pri­va­do, sin em­bar­go, el fun­cio­na­rio ase­gu­ra­ba que su tra­ba­jo era sa­bo­tea­do por Adol­fo Agui­lar Zín­ser, en­ton­ces coor­di­na­dor del Ga­bi­ne­te de Se­gu­ri­dad, y por Jor­ge Castañeda, can­ci­ller.

En el equi­po de tran­si­ción de An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor, Gertz se per­fi­ló ha­cia una sub­se­cre­ta­ría en Se­gu­ri­dad Pú­bli­ca, pe­ro nun­ca per­mi­tió que su je­fe, Al­fon­so Du­ra­zo, ol­vi­da­ra quién ha­bía fun­da­do la de­pen­den­cia.

Du­ra­zo res­pi­ró ali­via­do cuan­do a úl­ti­ma ho­ra, aquél fue nom­bra­do en­car­ga­do de la Pro­cu­ra­du­ría Ge­ne­ral de la Re­pú­bli­ca, y se co­ló lue­go a la fis­ca­lía.

Más re­cien­te­men­te, Gertz ha im­pul­sa­do una con­fron­ta­ción con el ti­tu­lar de la Uni­dad de In­te­li­gen­cia Fi­nan­cie­ra, San­tia­go Nieto, por sus re­por­tes so­bre per­so­na­jes y en­ti­da­des a las que se han con­ge­la­do cuen­tas y ac­ti­vos li­ga­dos a de­frau­da­ción fis­cal o la­va­do de di­ne­ro. Nun­ca ha si­do muy con­vi­cen­te so­bre por qué quie­re si­len­ciar a es­te fun­cio­na­rio. Es po­co sa­bi­do, pe­ro Gertz lle­gó al ex­tre­mo de abrir dos es­tra­fa­la­rias in­ves­ti­ga­cio­nes con­tra Nieto.

Aho­ra, en es­te nue­vo ci­clo de sus ho­ras ba­jas, la po­si­ción y el fu­tu­ro de Gertz Ma­ne­ro lu­cen har­to som­bríos.

RO­BER­TO ROCK L.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.