Co­sas bue­nas que pa­re­cen ma­las

Vanguardia - - OPINIÓN -

La abue­li­ta le pre­gun­tó a su nieto ado­les­cen­te: “¿Qué es­ta­bas ha­cien­do en­ce­rra­do en tu cuar­to?”. Res­pon­dió el mu­cha­chi­llo: “Es­ta­ba ju­gan­do so­li­ta­rio, abue­la”. “¡Ay, hi­ji­to! –se cons­ter­nó la an­cia­na. ¡Te vas a que­dar cie­go y te van a sa­lir pe­los en la mano!”. El cuen­te­ci­llo me ha­ce re­cor­dar una ad­ver­ten­cia que nues­tros pa­dres y maes­tros nos ha­cían en tiem­pos muy pa­sa­dos: “No ha­gas co­sas bue­nas que pa­rez­can ma­las”. Por ejem­plo, me­ter­le la mano en el es­co­te a una chi­ca pa­ra bus­car­le la me­da­lli­ta de San­ta Re­ver­be­ra­ción es co­sa bue­na, pe­ro no lo pa­re­ce. Más que co­sa de de­vo­ción eso se an­to­ja co­sa de so­bón. El he­cho de que con to­da suer­te de pre­tex­tos el ac­tual go­bierno es­té otor­gan­do con­tra­tos sin pre­via li­ci­ta­ción po­drá apo­yar­se en mil va­ria­das jus­ti­fi­ca­cio­nes, pe­ro eso no qui­ta que ta­les ac­cio­nes sean con­tra­rias a la ley. Al­gún ad­ver­sa­rio del ré­gi­men –lo es to­do el que no lo apo­ya has­ta la ig­no­mi­nia– di­rá que es­ta­mos en pre­sen­cia de ac­tos de co­rrup­ción, pues lo que se apar­ta de la ley es por esen­cia al­go co­rrup­to. En fin, to­do lo que se ha­cía an­tes es ma­lo, y to­do lo que hoy se ha­ce es bueno, aun­que sea exac­ta­men­te igual que lo que an­tes se ha­cía. En otros tiem­pos veía­mos al­gu­nas co­sas bue­nas que nos pa­re­cían ma­las, acos­tum­bra­dos co­mo es­tá­ba­mos a des­con­fiar de los de­ten­ta­do­res del po­der. Hoy se ha­cen co­sas ma­las a las que el ré­gi­men pre­sen­ta co­mo bue­nas, aun­que no es­tén apo­ya­das en es­tu­dios se­rios, co­mo San­ta Lu­cía y el Tren Ma­ya, o aun­que ha­gan que Mé­xi­co sea irri­sión del mun­do, co­mo la ya tris­te­men­te cé­le­bre ri­fa del avión. En fin así an­dan las co­sas. O así no an­dan… El doctor Dyings­to­ne, fa­mo­so ex­plo­ra­dor y mi­sio­ne­ro, fue con su es­po­sa a lo más pro­fun­do de la jun­gla de Bor­neo, ahí don­de la mano del hom­bre nun­ca ha­bía pues­to el pie. Que­ría lle­var a los sal­va­jes la Bue­na Nue­va, con­sis­ten­te en anun­ciar­les la exis­ten­cia del pe­ca­do, el in­fierno, el de­mo­nio y otras co­sas si­mi­la­res que el hom­bre blan­co te­nía la gran for­tu­na de co­no­cer y los na­ti­vos no. De pron­to sa­lió de en­tre los ar­bus­tos un gi­gan­tes­co go­ri­la. Sin si­quie­ra sa­lu­dar to­mó en sus mem­bru­dos bra­zos a la es­pan­ta­da es­po­sa del ex­plo­ra­dor y se per­dió con ella en la es­pe­su­ra. La pri­me­ra reac­ción del doctor Dyings­to­ne fue com­pa­de­cer al cua­dru­mano, pe­ro re­cor­dó las en­se­ñan­zas de la re­li­gión y se pro­pu­so res­ca­tar a su mu­jer, que ade­más se ha­bía lle­va­do las lla­ves de la ca­mio­ne­ta. Des­pués de bus­car­la va­rios días dio al fin con ella en el fon­do de una cue­va, ha­bi­tácu­lo del si­mio. Le di­jo a la se­ño­ra: “¡Vá­mo­nos, Gor­go­lo­ta! ¡Vol­va­mos a la ci­vi­li­za­ción!”. “Ni ma­dres –res­pon­dió ella, ter­mi­nan­te. La es­toy pa­san­do me­jor con el go­ri­la que con­ti­go”… Hi­me­nia Ca­ma­fría, ma­du­ra se­ño­ri­ta sol­te­ra, lo con­tó a su ami­gui­ta Ce­li­be­ria: “Ano­che un hom­bre es­tu­vo gol­pean­do la puer­ta de mi ca­sa de las 11 de la no­che a las 3 de la ma­ña­na”. “¡Qué bar­ba­ri­dad! –se asus­tó Ce­li­be­ria. Y ¿qué hi­cis­te?”. “¿Qué que­rías que hi­cie­ra? –se amohi­nó la se­ño­ri­ta Hi­me­nia. Tu­ve que de­jar­lo sa­lir”… En la ce­re­mo­nia nup­cial el sa­cer­do­te les di­jo a los no­vios: “Los de­cla­ro ma­ri­do y mu­jer”. Al oír eso la mu­cha­cha se ale­gró. Lle­na de fe­li­ci­dad le di­jo a su fla­man­te es­po­so en voz que to­dos pu­die­ron es­cu­char: “¿Oís­te eso, Leo­vi­gil­do? ¡Ya no va a ser pe­ca­do lo que he­mos es­ta­do ha­cien­do to­das las no­ches!”… Do­ña Pa­no­plia de Al­tope­do, da­ma de bue­na so­cie­dad, se in­dig­nó al ver có­mo el pa­na­de­ro da­ba for­ma a los pa­nes que iba a hor­near: se po­nía la ma­sa ba­ja la axi­la y la aplas­ta­ba con el bra­zo. Le re­cla­mó al due­ño de la taho­na: “¿Có­mo pue­de us­ted per­mi­tir eso?”. Re­pli­có el taho­ne­ro: “Y no me pre­gun­té con qué le ha­ce el agu­je­ro a las do­nas”… FIN.

CA­TÓN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.