Acep­ta ir a al­ber­gue; pe­ro vol­ve­rá a la ca­lle

Alon­dra Gua­da­lu­pe, con una dis­ca­pa­ci­dad fí­si­ca y pro­ble­mas fa­mi­lia­res, en­cuen­tra en las ca­lles un re­fu­gio que no de­ja­rá

Vanguardia - - MI CIUDAD - ULI­SES MAR­TÍ­NEZ

Lue­go de con­ven­cer­la, bom­be­ros y po­li­cías mu­ni­ci­pa­les lle­va­ron a Alon­dra Gua­da­lu­pe Gar­cía Co­ro­na­do, de 19 años, a un al­ber­gue, pa­ra que re­ci­bie­ra apo­yo y aten­ción.

Gua­da­lu­pe se en­con­tra­ba en la es­qui­na de Pur­cell y Vic­to­ria, cuan­do pa­sa­ron pa­ra­mé­di­cos de bom­be­ros por el lu­gar.

Se acer­ca­ron a la mu­jer y fue en­ton­ces que no­ta­ron que le fal­ta una pier­na y que te­nía las mu­le­tas a su cos­ta­do.

La jo­ven les con­tó que pro­ce­de de Ve­ra­cruz y que ha­bía si­do aban­do­na­da por sus pa­dres, por lo que lla­ma­ron a la po­li­cía pa­ra ver qué se po­día ha­cer con ella y ayu­dar­la pa­ra con­se­guir ali­men­to, ro­pa y un lu­gar pa­ra dor­mir.

Una uni­dad de la Po­li­cía Mu­ni­ci­pal acu­dió a to­mar co­no­ci­mien­to de lo ocu­rri­do y le co­men­ta­ron a la jo­ven que la iban a lle­var a un al­ber­gue. Ella en pri­me­ra ins­tan­cia se ne­gó, sin em­bar­go ya des­pués de pla­ti­car­lo acep­tó, aun­que di­jo que re­gre­sa­ría al mis­mo lu­gar.

YA ES PER­SO­NA­JE CO­NO­CI­DO

Una ofi­cial asig­na­da a la zo­na cen­tro ma­ni­fes­tó que no es la pri­me­ra vez que se plá­ti­ca y tie­ne con­tac­to con Gua­da­lu­pe, a quien en una oca­sión una pri­ma fue a bus­car­la pa­ra lle­vár­se­la a su do­mi­ci­lio en Ra­mos Ariz­pe, pues le di­jo que su ma­má le ex­tra­ña­ba.

Re­fie­re la ofi­cial que la jo­ven no acep­tó y em­pe­zó a pe­dir ayu­da a quien pa­sa­ba: “por­que se la que­rían lle­var a la fuer­za”.

Alon­dra ya es una in­di­gen­te co­no­ci­da en el lu­gar, sin em­bar­go, la preo­cu­pa­ción per­ma­ne­ce de­bi­do a que co­rre mu­cho pe­li­gro al es­tar en la in­tem­pe­rie, ade­más de es­tar con gen­te que po­dría ha­cer­le al­gún da­ño.

Au­xi­lio. Au­to­ri­da­des brin­da­ron apo­yo a la jo­ven en con­di­cio­nes de ca­lle, pe­ro es su fa­mi­lia la que ten­dría que acer­car­se a ella.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.