Nues­tra Torre de Ba­bel

Vanguardia - - OPINIÓN - @mar­cos­du­ranf

Mu­chos co­no­ce­mos la his­to­ria de la Torre de Ba­bel. Se tra­ta de la le­yen­da, in­clui­da en la Bi­blia en el li­bro del Gé­ne­sis, que nos des­cri­be a un gru­po de mu­je­res y hom­bres am­bi­cio­sos que in­ten­ta­ron cons­truir en al­gún lu­gar de la an­ti­gua Me­so­po­ta­mia una torre a ba­se de la­dri­llos con la in­ten­ción de al­can­zar el mis­mo cie­lo. Eso desató la ira de Dios que, en cas­ti­go, cam­bió el len­gua­je de to­dos los ha­bi­tan­tes de la co­mu­ni­dad pro­vo­can­do con ello el sur­gi­mien­to de mi­les de len­guas y cien­tos de idio­mas. Tras es­to, se dio la dis­per­sión de los se­res hu­ma­nos so­bre la faz de la Tie­rra an­te la fal­ta de co­mu­ni­ca­ción, las con­fu­sio­nes y los ma­los en­ten­di­dos. La le­yen­da di­ce que an­tes de eso, so­bre la Tie­rra só­lo se ha­bla­ba un úni­co idio­ma sien­do es­te de ca­rác­ter uni­ver­sal. Hoy mis­mo se cree que en el mun­do se ha­blan al­re­de­dor de 5 mil len­guas de los cua­les so­la­men­te

600 cuen­tan con más de 100 mil par­lan­tes.

En­tre los idio­mas más ex­ten­di­dos en el mun­do es­tán el man­da­rín usa­do en Chi­na por cer­ca de 955 mi­llo­nes de per­so­nas, el es­pa­ñol por 407 mi­llo­nes, el in­glés por 359 mi­llo­nes, el hin­di por 311 mi­llo­nes, el por­tu­gués por 216 mi­llo­nes y el ru­so por ca­si 157 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes. Tan só­lo en Áfri­ca se ha­blan más de 15 mil len­guas y exis­ten ca­sos co­mo el de Ca­me­rún que con só­lo 12 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes tie­ne 270 idio­mas. Otro ca­so sig­ni­fi­ca­ti­vo es el de Pa­púa Nue­va Gui­nea con sus 7 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes co­mu­ni­cán­do­se en 850 len­guas dis­tin­tas. La le­yen­da de la Torre de Ba­bel sig­ni­fi­ca el ini­cio de la co­mu­ni­ca­ción co­mo el mo­do de en­ten­di­mien­to en­tre los hu­ma­nos; cla­ro, siem­pre y cuan­do ese en­ten­di­mien­to se pue­da dar, pues –tal y co­mo afir­ma­ba el es­cri­tor y fi­ló­so­fo francés Al­bert Ca­mus– “to­das las des­gra­cias de los hom­bres pro­vie­nen de no ha­blar cla­ro”. A es­ta fra­se ha­bría que agre­gar el no ha­blar y no es­cu­char cla­ro. Por­que es­cu­char es al­go que muy po­cos son ca­pa­ces de ha­cer. To­dos que­re­mos ha­blar, po­cos quie­ren es­cu­char, y cuan­do lo ha­ce­mos en­ten­de­mos una co­sa muy dis­tin­ta.

Y es que la se­ma­na pa­sa­da la cien­cia dio a los hom­bres una ex­cu­sa per­fec­ta a la prác­ti­ca mi­le­na­ria de no es­cu­char a las mu­je­res. De acuer­do con Mi­chael Hun­ter, in­ves­ti­ga­dor de la Uni­ver­si­dad de Shef­field en In­gla­te­rra, la voz fe­me­ni­na po­see to­nos más com­ple­jos que la voz mas­cu­li­na, to­man­do to­da el área au­di­ti­va del ce­re­bro. Mien­tras que la voz de hom­bre ocu­pa só­lo una pe­que­ña por­ción del ce­re­bro fe­me­nino. El pro­fe­sor Hun­ter di­ce que es­te es el mo­ti­vo por el cual las mu­je­res mu­chas ve­ces se quejan de que los hom­bres no las es­cu­chan. Y tie­nen ra­zón, pues lo que ha­ce­mos los hom­bres es des­co­nec­tar­nos por una ra­zón fi­sio­ló­gi­ca. Por lo me­nos esos son los re­sul­ta­dos que di­cen que so­mos in­ca­pa­ces de sos­te­ner la aten­ción al diá­lo­go por pe­rio­dos pro­lon­ga­dos.

El au­tor del es­tu­dio ex­pli­ca que la mu­jer emi­te su voz en un ran­go de fre­cuen­cias de so­ni­do más com­ple­jo que las del hom­bre.

Es­to con­fir­ma nues­tras pro­pias To­rres de Ba­bel, pues los hom­bres y las mu­je­res ha­bla­mos idio­mas dis­tin­tos y ca­da vez se vuel­ven más pro­fun­dos los abis­mos en nues­tra co­mu­ni­ca­ción, pues el ce­re­bro fe­me­nino se des­ta­ca en las ta­reas ver­ba­les mien­tras que el mas­cu­lino es­tá me­jor adap­ta­do pa­ra la ac­ción. En re­su­men, el hom­bre quie­re ha­blar y ser es­cu­cha­do, pe­ro no quie­re es­cu­char. La mu­jer quie­re ha­blar, pe­ro no es es­cu­cha­da por el hom­bre. El ce­re­bro del hom­bre no ha evo­lu­cio­na­do o no ha que­ri­do evo­lu­cio­nar pa­ra es­cu­char a las mu­je­res.

Fal­so es el mi­to de que las mu­je­res ha­blan más que los hom­bres. Los es­tu­dios se­rios pu­bli­ca­dos han des­men­ti­do esa creen­cia. Es­to no es más que un pre­jui­cio so­cial, pues una in­ves­ti­ga­ción pu­bli­ca­da en la re­vis­ta Scien­ce arro­jó que los re­sul­ta­dos en­tre el nú­me­ro de pa­la­bras que emi­ti­mos los hom­bres y las mu­je­res son muy si­mi­la­res en un pro­me­dio de 16 mil 215 las mu­je­res y 15 mil 669 los hom­bres, una di­fe­ren­cia in­sig­ni­fi­can­te.

Pe­ro hoy la tec­no­lo­gía ha desa­rro­lla­do he­rra­mien­tas que fa­ci­li­tan la co­mu­ni­ca­ción. In­ter­net, re­des so­cia­les y pro­gra­mas que pue­den tra­du­cir en lí­nea cien­tos de len­gua­jes, lo cual ha­ce más fá­cil co­mu­ni­car­se con per­so­nas ubi­ca­das a mi­les de ki­ló­me­tros. Lo que no han po­di­do con­se­guir la cien­cia y la tec­no­lo­gía es ayu­dar a po­der co­mu­ni­car­nos con quien es­tá a só­lo unos me­tros de no­so­tros.

El ce­re­bro del hom­bre no ha evo­lu­cio­na­do o no ha que­ri­do evo­lu­cio­nar pa­ra es­cu­char a las mu­je­res

MAR­COS DU­RÁN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.