Sín­dro­me de fa­ti­ga cró­ni­ca: di­fí­cil de DIAG­NOS­TI­CAR

Es­pe­cia­lis­tas afir­man que se pue­de con­fun­dir con de­pre­sión, ar­tri­tis reuma­toi­de y cán­cer, en­tre otras en­fer­me­da­des

Vanguardia - - ESPECIAL -

40 AÑOS es cuan­do ge­ne­ral­men­te apa­re­ce es­te pa­de­ci­mien­to.

CDMX.- ¿Des­de ha­ce tiem­po sien­te una gran fa­ti­ga fí­si­ca y men­tal, y el de­seo de es­tar só­lo en ca­ma? Po­dría te­ner un ex­tra­ño pa­de­ci­mien­to lla­ma­do sín­dro­me de fa­ti­ga cró­ni­ca (SFC) o, tam­bién, en­ce­fa­lo­mie­li­tis miál­gi­ca, de­bi­do a que una co­rrien­te de mé­di­cos su­po­ne que es cau­sa­do por la pre­sen­cia de un vi­rus en el ce­re­bro, aun­que es­to no se ha de­mos­tra­do.

“La hi­pó­te­sis de que un vi­rus sea el ori­gen del SFC re­sul­ta di­fí­cil de de­mos­trar. Es pro­ba­ble que un com­po­nen­te ge­né­ti­co es­té in­vo­lu­cra­do en la etio­lo­gía de es­te pa­de­ci­mien­to que a fi­na­les del si­glo XIX re­ci­bió el nom­bre de as­te­nia. No se ha he­cho más in­ves­ti­ga­ción so­bre él por­que es prác­ti­ca­men­te im­po­si­ble crear mo­de­los ani­ma­les pa­ra es­tu­diar­lo”, di­ce Ós­car Pros­pe­ro Gar­cía, in­ves­ti­ga­dor del De­par­ta­men­to de Fi­sio­lo­gía de la Fa­cul­tad de Me­di­ci­na de la UNAM.

De acuer­do con Pros­pe­ro Gar­cía, si se ha­ce un diag­nós­ti­co in­com­ple­to o erró­neo del SFC, es de­cir, si se con­fun­de con otro mal, los mé­di­cos no pue­den tra­tar­lo y sus efec­tos se pro­lon­gan in­de­fi­ni­da­men­te. “Es­te sín­dro­me pue­de con­fun­dir­se con los ma­les del si­glo: de­pre­sión, an­sie­dad y an­gus­tia. En mu­chos pa­cien­tes apa­re­ce co­mo una co­mor­bi­li­dad, es­to es, acom­pa­ña­do por una o más en­fer­me­da­des”.

A ve­ces, los pa­cien­tes con es­te sín­dro­me re­fie­ren al­gún sín­to­ma que su­po­nen de un mal car­dia­co, co­mo do­lor en el pe­cho. “Si se se­ña­lan la par­te me­dia del pe­cho, no se tra­ta de un po­si­ble in­far­to. Pe­ro si se se­ña­lan la re­gión pre­cor­dial (en­ci­ma del co­ra­zón) y el do­lor se re­co­rre al bra­zo iz­quier­do, de­be aten­der­se co­mo un po­ten­cial in­far­to. Lo obli­ga­do es que el mé­di­co les in­di­que ha­cer­se un elec­tro­car­dio­gra­ma”, in­di­ca el in­ves­ti­ga­dor.

EL SFC tam­bién pue­de con­fun­dir­se con ar­tri­tis reuma­toi­de, ya que los pa­cien­tes se quejan de do­lor ar­ti­cu­lar; al­gu­na in­fec­ción que oca­sio­ne do­lor en los múscu­los; y cán­cer, pues uno de sus sín­to­mas es la in­fla­ma­ción de los gan­glios lin­fá­ti­cos.

“Por lo re­gu­lar los gan­glios lin­fá­ti­cos que se in­fla­man con es­te sín­dro­me son los cer­vi­ca­les, del tó­rax ha­cia arri­ba. Y a ve­ces, los pa­cien­tes pre­sen­tan do­lor de gar­gan­ta, co­mo si tu­vie­ran una in­fec­ción”.

De la mis­ma ma­ne­ra hay que des­car­tar un tras­torno del sue­ño, un tras­torno neu­ro­ló­gi­co que pu­die­ra cau­sar da­ño o fa­ti­ga y, cuan­do el pa­cien­te ten­ga di­fi­cul­ta­des pa­ra ha­blar o mo­ver­se, un tras­torno mo­tor co­mo el mal de Par­kin­son.

TE­RA­PIA COG­NI­TI­VO CON­DUC­TUAL

Cuan­do el SFC es diag­nos­ti­ca­do de ma­ne­ra co­rrec­ta, su tra­ta­mien­to es re­la­ti­va­men­te sen­ci­llo, aun­que no 100% efi­caz. Pros­pe­ro Gar­cía pro­po­ne tra­tar a los pa­cien­tes con es­te sín­dro­me me­dian­te la te­ra­pia cog­ni­ti­vo-con­duc­tual, pues con ella se les ayu­da a dar­se cuen­ta có­mo es­tán vi­vien­do su pa­de­ci­mien­to.

“Pue­de aña­dir­se un po­co de ejer­ci­cio, aun­que el ejer­ci­cio pos­tra y po­ne peor a es­tos pa­cien­tes, por la fa­ti­ga y el do­lor mus­cu­lar y ar­ti­cu­lar que les oca­sio­na. Con to­do, es im­por­tan­te cam­biar sus pen­sa­mien­tos y con­mi­nar­los a ca­mi­nar, pues, jun­to con la te­ra­pia cog­ni­ti­vo-con­duc­tual, el ejer­ci­cio le­ve, progresivo, es de­ter­mi­nan­te pa­ra que me­jo­ren. Y si re­fie­ren una co­mor­bi­li­dad con de­pre­sión, pue­den re­ci­bir un tra­ta­mien­to far­ma­co­ló­gi­co”.

Cuan­do una per­so­na con el SFC se que­da en ca­sa, el pa­de­ci­mien­to co­bra fuer­za; ade­más se dis­pa­ran los ni­ve­les de la hor­mo­na cor­ti­sol, que se li­be­ra co­mo res­pues­ta al es­trés. “Se cree que la con­di­ción in­va­li­dan­te de es­te sín­dro­me y sus con­se­cuen­cias (por ejem­plo, la pér­di­da del em­pleo) ha­cen que los pa­cien­tes se es­tre­sen y el SFC em­peo­re. Es un ci­clo que se re­tro­ali­men­ta a sí mis­mo y es ne­ce­sa­rio rom­per. Con la te­ra­pia cog­ni­ti­vo-con­duc­tual se pue­den cam­biar los pen­sa­mien­tos de los pa­cien­tes. An­sio­sos, de­pri­mi­dos o con otro tras­torno psiquiátri­co, reac­cio­nan con es­te ti­po de psi­co­te­ra­pia”, aña­de el in­ves­ti­ga­dor.

CRI­TE­RIOS LA­BO­RA­LES Y MÉ­DI­COS

El sín­dro­me de fa­ti­ga cró­ni­ca es en ex­tre­mo in­ca­pa­ci­tan­te. Quien lo pa­de­ce se sien­te tan ago­ta­do, co­mo si vi­vie­ra en una nu­be, que prác­ti­ca­men­te no sa­le de ca­sa. A pe­sar de es­to, es­te sín­dro­me no es­tá ca­ta­lo­ga­do co­mo un pa­de­ci­mien­to en las le­yes la­bo­ra­les, en prin­ci­pio por­que la ma­yo­ría de los mé­di­cos fa­mi­lia­res tie­ne di­fi­cul­ta­des pa­ra diag­nos­ti­car­lo.

“Por otro la­do, cuan­do un mé­di­co le di­ce a un pa­cien­te que ‘no tie­ne na­da’, le ba­ja la au­to­es­ti­ma y, por lo tan­to, el cua­dro clí­ni­co de és­te se agu­di­za”, in­for­ma Pros­pe­ro Gar­cía.

Sin em­bar­go, la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud sí re­co­no­ce ple­na­men­te es­te sín­dro­me. Des­de 1994, cuan­do fue­ron pu­bli­ca­dos, se usan los Cri­te­rios In­ter­na­cio­na­les de Fu­ku­da pa­ra diag­nos­ti­car­lo.

DIAG­NÓS­TI­CO

Si bien el SFC afec­ta so­bre to­do al seg­men­to adul­to de la so­cie­dad (ge­ne­ral­men­te apa­re­ce ha­cia los 40 años, cuan­do las per­so­nas se en­cuen­tran en ple­na eta­pa pro­duc­ti­va), los ado­les­cen­tes no es­tán exen­tos de pa­de­cer­lo.

“Por eso, si un jo­ven pre­sen­ta uno o va­rios sín­to­mas, de­be aten­der­se de in­me­dia­to y so­me­ter­se a es­tu­dios pa­ra que se es­cla­rez­ca si real­men­te tie­ne es­te sín­dro­me”.

Se­gún el cri­te­rio es­ta­ble­ci­do has­ta la fe­cha, los sín­to­mas del SFC de­ben per­du­rar cuan­do me­nos seis me­ses pa­ra que el diag­nós­ti­co sea po­si­ti­vo. Pe­ro al­gu­nos es­pe­cia­lis­tas, en­tre ellos Pros­pe­ro Gar­cía, sos­tie­nen que es­te pla­zo es de­ma­sia­do lar­go.

Pien­so que bas­ta­rían cua­tro se­ma­nas pa­ra emi­tir un diag­nós­ti­co cer­te­ro, por­que es po­si­ble que al ca­bo de seis me­ses la per­so­na ya su­fra con­se­cuen­cias de con­si­de­ra­ción, co­mo la pér­di­da de su em­pleo. El SFC tie­ne un gran im­pac­to a ni­vel per­so­nal, fa­mi­liar y so­cial”, con­clu­ye.

Es pro­ba­ble que un com­po­nen­te ge­né­ti­co es­té in­vo­lu­cra­do en la etio­lo­gía de es­te pa­de­ci­mien­to que a fi­na­les del si­glo XIX re­ci­bió el nom­bre de as­te­nia.

“No se ha he­cho más in­ves­ti­ga­ción so­bre él por­que es prác­ti­ca­men­te im­po­si­ble crear mo­de­los ani­ma­les pa­ra es­tu­diar­lo”.

Ós­car Pros­pe­ro Gar­cía, in­ves­ti­ga­dor del De­par­ta­men­to de Fi­sio­lo­gía de la Fa­cul­tad de Me­di­ci­na de la UNAM.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.