Di­vor­cio a la me­xi­ca­na

Vanguardia - - OPINIÓN - ‘CA­TÓN’ CRONISTA DE LA CIU­DAD

¿Por qué se di­vor­cian los ca­sa­dos? La prin­ci­pal ra­zón, creo yo, es por­que se ca­san. De­cir eso no es pe­ro­gru­lla­da: si la gen­te no se ca­sa­ra tam­po­co se di­vor­cia­ría. He ahí una de las po­cas ven­ta­jas del amor li­bre, que es (di­cho sea en­tre pa­rén­te­sis) el me­nos li­bre de to­dos los amo­res.

An­ti­gua­men­te se creía que la cau­sa ma­yor de los di­vor­cios son los pro­ble­mas de la ca­ma. Esa in­co­rrec­ta idea de­ri­vó de las te­sis pan­se­xua­lis­tas del doc­tor Freud. Es­te se­ñor to­do lo ha­cía re­si­dir en la re­gión de la en­tre­pier­na: Na­po­león se lan­zó a con­quis­tar Europa por­que la te­nía muy chi­ca (la re­gión); San Ig­na­cio de Lo­yo­la fun­dó la Com­pa­ñía de Je­sús por­que una ba­la de ca­ñón le vo­ló las ve­ri­jas, y así.

Tal cri­te­rio es muy elemental, lo mis­mo que ca­si to­dos los cri­te­rios, me­nos el de Bal­mes. El Re­por­te Kin­sey, fru­to de una pa­cien­te in­ves­ti­ga­ción rea­li­za­da en la Uni­ver­si­dad de In­dia­na -de la cual soy exa­lumno-, pu­so de ma­ni­fies­to que el mo­ti­vo más fre­cuen­te de rup­tu­ra en­tre los ca­sa­dos es el di­ne­ro. (La fal­ta de él, pa­ra de­cir­lo con ma­yor exac­ti­tud). Las di­fi­cul­ta­des eco­nó­mi­cas ori­gi­nan más di­vor­cios que los pro­ble­mas re­la­cio­na­dos con el se­xo. Marx le ati­nó; Freud no.

Cla­ro, hay ex­cep­cio­nes a es­te prin­ci­pio ge­ne­ral. Una se­ño­ri­ta de muy bue­nas fa­mi­lias de Sal­ti­llo se ca­só con el hi­jo de un pro­mi­nen­te em­pre­sa­rio de la Ca­pi­tal. Al re­gre­so del via­je de bo­das se di­vor­ció por­que en ple­na lu­na de miel lo ha­lló en la ca­ma con un bo­to­nes del ho­tel. ¡Qué ma­ne­ra de en­ca­na­llar­se! Si al me­nos se hu­bie­ra tra­ta­do del ge­ren­te...

Co­noz­co la his­to­ria de una pa­re­ja de an­cia­ni­tos -95 años él; 90 ella- que acu­die­ron an­te un juez de lo fa­mi­liar a pe­dir la di­so­lu­ción del víncu­lo ma­tri­mo­nial que los ha­bía uni­do du­ran­te 70 años.

-70 años de ca­sa­dos -ex­cla­mó bo­quia­bier­to el juz­ga­dor¿y aho­ra se quie­ren di­vor­ciar?

Ex­pli­có la vie­je­ci­ta, hu­mil­de:

-Es que es­tá­ba­mos es­pe­ran­do a que los mu­cha­chos se mu­rie­ran.

La Igle­sia Ca­tó­li­ca no ad­mi­te el di­vor­cio. “Lo que Dios ha uni­do que no lo se­pa­re el hom­bre”. Ad­mi­te só­lo la anu­la­ción del ma­tri­mo­nio. En­ton­ces sí, lo que Dios ha uni­do el hom­bre lo pue­de se­pa­rar. En­tien­do que la úni­ca di­fe­ren­cia en­tre di­vor­cio y anu­la­ción re­li­gio­sa es el pre­cio: la anu­la­ción sa­le un po­co más ca­ra. Pe­ro los efec­tos son los mis­mos. Me di­cen -no me cons­ta- que a una cier­ta se­ño­ra de so­cie­dad le aca­ban de anu­lar su ma­tri­mo­nio. Es­tu­vo ca­sa­da más de 30 años; tu­vo cin­co o seis hi­jos con su es­po­so... De pron­to, sin em­bar­go, se acor­dó de al­go que te­nía por ahí ol­vi­da­do en el des­ván de la me­mo­ria, y la San­ta Ma­dre Igle­sia -al fin ma­dre- le otor­gó la an­he­la­da anu­la­ción. Ben­di­to sea el Se­ñor, que nun­ca des­am­pa­ra a sus cria­tu­ras.

En Ita­lia, por in­fluen­cia de la re­li­gión ca­tó­li­ca, es­tu­vo prohi­bi­do el di­vor­cio du­ran­te mu­chos años. Los ita­lia­nos, que son tan in­ge­nio­sos -es­cri­bie­ron la Di­vi­na Co­me­dia; pin­ta­ron la Ca­pi­lla Six­ti­na; se les ocu­rrió la te­le­gra­fía sin hi­los, la piz­za, el he­la­do na­po­li­tano, et­cé­te­ra-, in­ven­ta­ron lo que se lla­mó “di­vor­cio a la ita­lia­na”, que con­sis­tía en ase­si­nar al cón­yu­ge. Hay una pe­lí­cu­la muy sim­pá­ti­ca de Mar­ce­llo Mas­troian­ni que así se lla­ma: “Di­vor­cio a la ita­lia­na”. La ex­hi­bie­ron en el Ci­ne­ma Pa­la­cio allá por el año 63 del pa­sa­do si­glo. Ya ha­ce ra­to.

(Se­gui­rá).

AR­MAN­DO FUEN­TES AGUI­RRE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.