Co­rrup­ción en el SNTE, ¿al­guien la com­ba­ti­rá?

Vanguardia - - OPINIÓN -

No es nin­gu­na no­ve­dad en­te­rar­nos de que en el Sin­di­ca­to Na­cio­nal de Tra­ba­ja­do­res de la Edu­ca­ción (SNTE) –cual­quie­ra que sea la sec­ción a la cual nos re­fi­ra­mos– se co­me­ten ac­tos ile­ga­les y que es­tos per­ju­di­can a los em­plea­dos del ma­gis­te­rio al mis­mo tiem­po que be­ne­fi­cian, so­bre to­do, a quie­nes ocu­pan los pues­tos di­rec­ti­vos en di­cho gre­mio.

Por ello a na­die pue­de sor­pren­der el re­por­te que pu­bli­ca­mos en es­ta edi­ción re­la­ti­vo a la pre­sen­ta­ción de una de­nun­cia pe­nal por par­te de la Au­di­to­ría Su­pe­rior del Es­ta­do (ASE) en con­tra de quie­nes ha­brían in­cu­rri­do en ac­tos ile­ga­les en el ma­ne­jo del Fon­do de Aho­rro de la Sec­ción 5 del SNTE.

De acuer­do con el In­for­me de Se­gui­mien­to 2019, pu­bli­ca­do por la ASE, el 24 de sep­tiem­bre del año pa­sa­do se ha­bría pre­sen­ta­do la de­nun­cia pe­nal en con­tra de “quien o quie­nes re­sul­ten res­pon­sa­bles” por “irre­gu­la­ri­da­des ad­ver­ti­das en la re­vi­sión de la cuen­ta pú­bli­ca del ejer­ci­cio 2018”.

La con­fir­ma­ción de la de­nun­cia pe­nal se re­la­cio­na di­rec­ta­men­te con in­for­ma­cio­nes ex­tra­ofi­cia­les que se han ve­ni­do pu­bli­can­do, y de acuer­do con las cua­les el per­jui­cio co­me­ti­do en con­tra del pa­tri­mo­nio de los pro­fe­so­res coahui­len­ses ha­bría al­can­za­do la ci­fra de 60 mi­llo­nes de pe­sos.

Co­mo se di­jo al prin­ci­pio, en­te­rar­se de es­te ti­po de his­to­rias no es nin­gu­na no­ve­dad, pe­ro eso no im­pli­ca ob­viar­las o res­tar­les im­por­tan­cia, pues se tra­ta de pre­sun­tos ac­tos de co­rrup­ción que de­bie­ran ser aten­di­dos y re­suel­tos a tra­vés del com­ple­jo y cos­to­so Sis­te­ma An­ti­co­rrup­ción del Es­ta­do.

Sin em­bar­go, de acuer­do con el pro­pio In­for­me de la ASE, a más de cua­tro me­ses de pre­sen­ta­da la de­nun­cia el asun­to se­gui­ría en el es­ta­tus de “car­pe­ta de in­ves­ti­ga­ción”, es de­cir, que la Fis­ca­lía Es­pe­cia­li­za­da en De­li­tos por He­chos de Co­rrup­ción aún no ha de­ci­di­do si tal ca­so me­re­ce ir an­te un juez o no.

En otras pa­la­bras, quie­nes se ha­brían “embolsado” de­ce­nas de mi­llo­nes de pe­sos –que muy pro­ba­ble­men­te se­rán pa­ga­dos al fi­nal con re­cur­sos de nues­tros im­pues­tos– se en­cuen­tran hoy más cer­ca del te­rri­to­rio de la im­pu­ni­dad que de la po­si­bi­li­dad de re­ci­bir un cas­ti­go por sus ac­tos.

Tam­po­co es­to es no­ve­dad; las múl­ti­ples his­to­rias que los me­dios de co­mu­ni­ca­ción he­mos re­se­ña­do por dé­ca­das, re­la­cio­na­das con ac­tos de co­rrup­ción en los fon­dos que ma­ne­ja el SNTE en Coahui­la, tie­nen el co­mún de­no­mi­na­dor de ha­ber cons­ti­tui­do “ca­sos de éxi­to” pa­ra sus per­pe­tra­do­res, es de­cir, de ha­ber ter­mi­na­do en im­pu­ni­dad.

A di­fe­ren­cia del pa­sa­do, hoy con­ta­mos con to­do un en­tra­ma­do ins­ti­tu­cio­nal pre­sun­ta­men­te de­di­ca­do a com­ba­tir la co­rrup­ción y eso de­be­ría ha­cer una di­fe­ren­cia. Y cuan­do de­ci­mos “de­be­ría” no nos re­fe­ri­mos so­la­men­te al he­cho de que se pre­sen­ten de­nun­cias –que de eso ya es­ta­mos can­sa­dos–, sino a que se ofrez­can re­sul­ta­dos con­cre­tos, es de­cir, in­di­vi­duos pro­ce­sa­dos pe­nal­men­te y even­tual­men­te con­de­na­dos por sus ac­tos.

Mien­tras eso no ocu­rra, el pú­bli­co se­gui­rá cues­tio­nan­do pa­ra qué sir­ve el Sis­te­ma An­ti­co­rrup­ción y res­pal­da­rá cual­quier ini­cia­ti­va que plan­tee su des­apa­ri­ción por ob­so­les­cen­cia.

Quie­nes se ha­brían ‘embolsado’ de­ce­nas de mi­llo­nes de pe­sos se en­cuen­tran hoy más cer­ca del te­rri­to­rio de la im­pu­ni­dad que de la po­si­bi­li­dad de re­ci­bir un cas­ti­go por sus ac­tos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.