Las te­la­ra­ñas del In­sa­bi

Vanguardia - - OPINIÓN - MA­NUEL SE­RRA­TO @ma­nu­se­rra­to

In­de­pen­dien­te­men­te de que ayer el ca­len­da­rio de efe­mé­ri­des mar­có la con­me­mo­ra­ción del Día Mun­dial con­tra el Cán­cer, es­ta en­fer­me­dad (que cons­ti­tu­ye la ter­ce­ra cau­sa de mor­ta­li­dad en Mé­xi­co) ha si­do un te­ma re­cu­rren­te du­ran­te los úl­ti­mos me­ses, so­bre to­do por las alar­mas que ha en­cen­di­do el des­abas­to de me­di­ci­nas y las in­quie­tu­des que des­pier­ta el aún en­som­bre­ci­do Ins­ti­tu­to de Sa­lud pa­ra el Bie­nes­tar (In­sa­bi).

Y es que, en el ca­so de los me­di­ca­men­tos, el por­cen­ta­je de re­ce­tas sur­ti­das to­tal o par­cial­men­te ha ve­ni­do dis­mi­nu­yen­do en for­ma pro­gre­si­va en to­do el País: sep­tiem­bre re­por­tó 98.8 por cien­to de co­ber­tu­ra to­tal o par­cial; oc­tu­bre, 96.7, di­ciem­bre, 92.5 y enero ce­rró con 89.9 por cien­to. En La La­gu­na, co­mo en otras re­gio­nes del País, son re­cu­rren­tes los tes­ti­mo­nios de pa­cien­tes con cán­cer que no es­tán re­ci­bien­do sus me­di­ca­men­tos de for­ma com­ple­ta y opor­tu­na. De he­cho, la De­le­ga­ción del IMSS en Coahui­la apa­re­ce co­mo la se­gun­da con los peo­res ni­ve­les de aten­ción de re­ce­tas con un 79 por cien­to, só­lo por de­ba­jo de Que­ré­ta­ro que al­can­zó el 78 por cien­to.

El pa­sa­do do­min­go, el di­rec­tor del In­sa­bi,

Juan An­to­nio Fe­rrer (de una am­plia y en­co­mia­ble tra­yec­to­ria en el ám­bi­to de la Ar­queo­lo­gía, pe­ro de nu­la ex­pe­rien­cia en el sec­tor Sa­lud), ne­gó des­de la Co­mar­ca La­gu­ne­ra que el Ins­ti­tu­to ca­rez­ca de re­glas de ope­ra­ción co­mo tan­to se ha es­ta­do se­ña­lan­do. Di­jo que és­tas se de­fi­nie­ron en­tre el 1 y el 14 de enero y que hay sie­te anexos pa­ra los es­ta­dos que se ad­hie­ran a es­te pro­gra­ma na­cio­nal de sa­lud y cua­tro pa­ra aque­llos que de­ci­dan no ha­cer­lo.

Las pre­gun­tas más ob­vias que bro­tan son: ¿por qué las re­glas de ope­ra­ción se de­li­nea­ron des­pués de la en­tra­da en vi­gor del pro­gra­ma, so­bre to­do cuan­do se tra­ta de la prin­ci­pal es­tra­te­gia de sa­lud pú­bli­ca del Go­bierno Fe­de­ral? ¿Por qué los li­nea­mien­tos ad­mi­nis­tra­ti­vos y pre­su­pues­ta­rios del In­sa­bi no que­da­ron cla­ros des­de 2019, de mo­do que no se so­me­tie­ra a una in­cer­ti­dum­bre in­ne­ce­sa­ria a los tra­ba­ja­do­res del aho­ra ex­tin­to Se­gu­ro Po­pu­lar, quie­nes to­da­vía en di­ciem­bre no sa­bían qué iba a su­ce­der con su si­tua­ción la­bo­ral y a la pos­tre per­die­ron su tra­ba­jo? Peor to­da­vía ha si­do la in­cer­ti­dum­bre y la an­gus­tia de los pa­cien­tes que se aten­dían ba­jo el es­que­ma del Se­gu­ro Po­pu­lar y que aho­ra, an­te la pues­ta en mar­cha del In­sa­bi, no tie­nen cla­ri­dad con res­pec­to al se­gui­mien­to de sus con­sul­tas y se han to­pa­do con que sus ex­pe­dien­tes clí­ni­cos ya ni si­quie­ra exis­ten.

Otra mues­tra de la te­la­ra­ña de du­das en la que se en­ma­ra­ña ca­si cual­quier te­ma re­la­cio­na­do con el In­sa­bi, la ofre­ció el dipu­tado Al­fon­so Ra­mí­rez Cué­llar, pre­si­den­te elec­to de Mo­re­na, quien des­li­zó la po­si­bi­li­dad de au­men­tar el pre­cio de los re­fres­cos, el ta­ba­co y las be­bi­das al­cohó­li­cas pa­ra ga­ran­ti­zar así los 72 mil mi­llo­nes de pe­sos que, co­mo mí­ni­mo, re­quie­re el In­sa­bi pa­ra ope­rar.

De en­tra­da, ello con­tra­di­ce al pro­pio pre­si­den­te An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor quien se ha can­sa­do de ase­gu­rar que, con la aus­te­ri­dad re­pu­bli­ca­na y el adel­ga­za­mien­to de los pre­su­pues­tos gu­ber­na­men­ta­les, se pue­den echar a an­dar las po­lí­ti­cas so­cia­les sin ne­ce­si­dad de au­men­tar los im­pues­tos, y la idea de Ra­mí­rez Cué­llar, de en­tra­da, im­pli­ca ele­var el IEPS, ade­más de que evi­den­cia que real­men­te no se sa­be bien a bien de dón­de sal­drá el di­ne­ro pa­ra la ope­ra­ción del In­sa­bi, pues aun­que ya se ha­ya pa­lo­mea­do por par­te de las se­cre­ta­rías de Ha­cien­da, Sa­lud y el Con­gre­so de la Unión la en­tre­ga de 56 mil mi­llo­nes de pe­sos a los go­bier­nos es­ta­ta­les pa­ra ga­ran­ti­zar su ad­he­sión, los gas­tos que su­pon­drá el Ins­ti­tu­to se­rán enor­mes año con año.

Coahui­la y Du­ran­go, co­mo otras en­ti­da­des, han pues­to co­mo con­di­ción que la ope­ra­ción del In­sa­bi no im­pli­que ce­der al Go­bierno Fe­de­ral la in­fra­es­truc­tu­ra hos­pi­ta­la­ria es­ta­tal y que se ga­ran­ti­ce la ba­si­fi­ca­ción, a tra­vés del or­den fe­de­ral, de los más de mil 600 tra­ba­ja­do­res que en am­bos ca­sos se re­quie­ren pa­ra aten­der a la po­bla­ción no de­re­choha­bien­te.

An­te un sis­te­ma de sa­lud bu­ro­crá­ti­co, in­su­fi­cien­te y co­lap­sa­do, co­mo el me­xi­cano, que no le ga­ran­ti­za la ple­na aten­ción ni a su pro­pia de­re­choha­biencia, las au­to­ri­da­des no se pue­den dar el lu­jo de im­pro­vi­sar. El ca­mino del In­sa­bi ape­nas ini­cia y no es bueno pa­ra na­die que es­té tan abi­ga­rra­do de in­cer­te­zas y con una dis­per­sa in­ter­lo­cu­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.