CE­MEN­TE­RIOS CLAN­DES­TI­NOS

Vanguardia - - MI CIUDAD - JE­SÚS PE­ÑA

No sé por qué te­nía la cu­rio­si­dad de sa­ber có­mo eran. Es­tar ahí.

Ir y ver.

Eran los pri­me­ros cam­pos de ex­ter­mi­nio que ha­bía des­cu­bier­to el la­gu­ne­ro Gru­po Vi­da en La La­gu­na.

Y yo te­nía que es­tar ahí. Co­no­cer­los.

Có­mo no.

Sí, me re­fie­ro a los cam­pos de ex­ter­mi­nio que es­ta­ble­ció el san­gui­na­rio car­tel de los Ze­tas en pa­ra­jes de­sola­dos de la Co­mar­ca La­gu­ne­ra.

Y no me que­dé con las ga­nas.

Fui.

To­do por­que re­cién ha­bía leído una crónica de la ex­cel­sa pe­rio­dis­ta ar­gen­ti­na Lei­la Gue­rrie­ro so­bre un via­je por la Pa­ta­go­nia, re­co­gi­da en su gran li­bro “Fru­tos ex­tra­ños”.

Una obra real­men­te ins­pi­ra­do­ra, créa­me.

Que a mí me ha ins­pi­ra­do a con­tar his­to­rias.

Ya le di­go.

Un día sa­lí con nues­tro fo­tó­gra­fo Omar Sau­ce­do y nos in­ter­na­mos por esas ca­rre­te­ras de Dios rum­bo a esos si­tios del ho­rror:

Los ce­men­te­rios de los Ze­tas de los que na­die di­jo na­da.

La tra­ve­sía de la bar­ba­rie nos lle­vó por pue­blos co­mo Es­ta­ción Clau­dio, en Vies­ca; San An­to­nio de Gur­za, San­ta Ele­na y Pa­tro­ci­nio, en San Pe­dro, Coahui­la.

Re­sul­ta­ron ser si­tios es­ca­bro­sos, os­cu­ros…

Don­de im­pe­ra­ba una vi­bra que po­nía los pe­los de pun­ta, da­ba es­ca­lo­frío.

Lu­ga­res so­li­ta­rios por don­de no pa­sa­ba ni un pe­rro.

Y ape­nas y se mi­ra­ban los in­sec­tos.

Y lue­go ese vien­to que traía ecos co­mo de áni­mas en pe­na.

“Es­tá ca­brón es­tar aquí”, de­cía mi com­pa­ñe­ro Omar ca­da vez que pa­rá­ba­mos en uno de esos lu­ga­res en me­dio del mon­te, som­brea­dos por pi­na­be­tes.

A los Ze­tas les gus­ta­ban es­tos lu­ga­res pa­ra ha­cer sus ma­sa­cres.

Lle­gá­ba­mos a esas ne­cró­po­lis con pu­ra se­ñas, por­que nin­gún po­bla­dor se atre­vía a acom­pa­ñar­nos.

“Vá­ya­se ái de­re­cho, mi­re, y lue­go tuer­ce y lue­go tuer­ce y lue­go tuer­ce y lue­go… y ahí es”.

Na­die osa­ba, osa, en los pue­blos ale­da­ños, acer­car­se a es­tos si­tios de muer­te.

Las his­to­rias so­bre es­tos cam­pos eran in­va­ria­ble­men­te las mis­mas:

La gen­te mi­ra­ba pa­sar las tro­cas de ma­lan­dros ha­cia el mon­te y en la no­che se es­cu­cha­ban gri­tos des­ga­rra­do­res.

Las víc­ti­mas de los Ze­tas, se­cues­tra­das, tor­tu­ra­das, ase­si­na­das y que­ma­das en tam­bos.

“Yo cuan­do los vi pen­sé que eran de gen­te que ve­nía a ha­cer car­ne asa­da”, nos di­jo du­ran­te aquel via­je un pas­tor.

No sa­be la ten­sión.

Y el mie­do que pa­sa uno, no­más de oír esas his­to­rias.

El re­sul­ta­do fue una crónica pu­bli­ca­da en las pá­gi­nas del Se­ma­na­rio.

Y el re­sul­ta­do fue mi im­po­ten­cia, mi co­ra­je por tan­ta im­pu­ni­dad.

És­ta fue la his­to­ria de los ce­men­te­rios clan­des­ti­nos de los Ze­tas, de los que na­die di­jo na­da…

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.