Cho­que de reali­dad

Vanguardia - - OPINIÓN - Rri­va­pa­la­[email protected]­cen­tral.com.mx twit­ter: @ri­va­pa

La cen­tra­li­za­ción del ejer­ci­cio del go­bierno y el dis­cur­so, ha­ce que ca­da te­ma delicado le es­ta­lle al presidente An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor to­dos los días en su com­pa­re­cen­cia pú­bli­ca. Por lo mis­mo, el des­gas­te del ejer­ci­cio del po­der se ha ace­le­ra­do co­mo nun­ca an­tes, al igual que la crí­ti­ca. Es pro­por­cio­nal. Si él es el úni­co due­ño de la ver­dad ofi­cial y ca­re­ce de amor­ti­gua­do­res, to­da la me­tra­lla re­cae so­bre de él, al no dis­tri­buir las car­gas ne­ga­ti­vas, ca­da vez más gran­des que las po­si­ti­vas. La enor­me aten­ción me­diá­ti­ca so­bre él, es con­se­cuen­cia de su es­ti­lo uni­per­so­nal de go­ber­nar.

Su dis­cur­so es de­li­be­ra­da­men­te pa­ra­noi­co y cons­pi­ra­ti­vo -los con­ser­va­do­res lo quie­ren des­ba­rran­car y hay com­plots uni­ver­sa­les pa­ra im­pe­dir que cum­pla con lo pro­me­ti­do-, pe­ro al mis­mo tiem­po épi­co -no lo ven­ce­rán, y se­rá im­po­si­ble que se re­vier­ta lo cons­trui­do-. Po­lí­ti­ca­men­te sa­gaz y re­tó­ri­ca­men­te ha­bi­li­do­so, de­tie­ne los gol­pes, pe­ro no re­suel­ve na­da. Es­ta percepción, ob­ser­van ex­per­tos en opi­nión pú­bli­ca, le em­pie­za a afec­tar ne­ga­ti­va­men­te. En­cues­tas pró­xi­mas a pu­bli­car en­con­tra­ron que el blin­da­je de Ló­pez Obra­dor se rom­pió, y que la gen­te em­pie­za a vin­cu­lar su per­so­na con un mal go­bierno.

La ri­fa del avión, lan­ce in­ne­ce­sa­rio sal­vo co­mo al pa­re­cer fue su in­ten­to de des­viar la aten­ción que es­ta­ba en­fo­ca­da en el des­abas­to de me­di­ci­nas, evo­lu­cio­nó co­mo se ha­bía pre­vis­to, apla­can­do mo­men­tá­nea­men­te la mo­les­tia de la gen­te, sin so­lu­cio­nar el pro­ble­ma, crean­do otros dos, có­mo re­sol­ver la ven­ta del avión en me­dio de la ge­ne­ra­ción de al­tas ex­pec­ta­ti­vas, y lle­var a Ló­pez Obra­dor al lí­mi­te de la ri­di­cu­lez. Fran­cis­co Abun­dis, director Aso­cia­do de Pa­ra­me­tría, ubi­ca el te­ma del In­sa­bi, el Ins­ti­tu­to pa­ra la Sa­lud y el Bie­nes­tar, don­de 3 de ca­da 4 per­so­nas se en­te­ra­ron de la sus­ti­tu­ción del Se­gu­ro Po­pu­lar, co­mo uno de los pun­tos más da­ñi­nos al Presidente. Se pue­de ex­pli­car no por la crea­ción del, sino por­que se mez­cló con el des­abas­to de me­di­ci­nas.

Da­tos pre­li­mi­na­res de las nue­vas en­cues­tas, sugieren que la gen­te es­tá de­jan­do de creer­le. No ha si­do tan drás­ti­co co­mo cuan­do el 17 de octubre pa­sa­do, en una so­la tar­de, la gen­te de­jó de creer su ma­ne­jo so­bre la se­gu­ri­dad, co­mo se apre­ció en la encuesta que pu­bli­có El Fi­nan­cie­ro es­ta se­ma­na, pe­ro co­bró una al­ta cuo­ta a su cre­di­bi­li­dad. El re­cien­te te­ma de las pen­sio­nes, don­de re­emer­gió la ju­ris­pru­den­cia de la Su­pre­ma Cor­te so­bre el to­pe de sa­la­rios mí­ni­mos, no era nue­vo, co­mo tam­po­co el re­cha­zo por par­te del director del Se­gu­ro So­cial, pe­ro de­jó un sa­bor de bo­ca en mu­chos que el Presidente sí pen­só en ha­cer­lo. Cier­to o no, ya no es re­le­van­te. Ló­pez Obra­dor se ha en­car­ga­do de ani­dar en el ima­gi­na­rio me­xi­cano, la reali­dad a par­tir de los sím­bo­los, no de los he­chos.

To­do es­to es lo que ya pa­só. Fal­ta lo que ven­drá, co­mo el im­pac­to que ten­drá el au­men­to al pea­je en las ca­rre­te­ras, vi­gen­te des­de ayer, 17% pro­me­dio, un cos­to que se su­ma­rá a los 92 mil millones de pe­sos de pér­di­das anua­les por ro­bos, o su nue­va idea de eli­mi­nar los puen­tes de con­me­mo­ra­cio­nes cí­vi­cas, que re­per­cu­ti­rá di­rec­ta­men­te en el tu­ris­mo y la economía. Los es­ce­na­rios son ne­ga­ti­vos, par­ti­cu­lar­men­te en ma­te­ria de se­gu­ri­dad, don­de la vio­len­cia con­ti­nua­rá mien­tras cre­ce la percepción de que el ver­da­de­ro po­der en México es el Cár­tel de Si­na­loa, y en la economía, que se per­fi­la a un es­ta­dio omi­no­so pa­ra el cre­ci­mien­to.

To­dos los ban­cos, con­sul­to­ras y en­cues­tas en México y el mun­do, ya re­du­je­ron la ta­sa de cre­ci­mien­to pa­ra es­te año en­tre 0.6% y 1.3%, lo que sig­ni­fi­ca que si el año pa­sa­do es­tu­vi­mos mal, es­te pue­de ser peor. La Se­cre­ta­ría de Ha­cien­da man­tie­ne su ex­pec­ta­ti­va de cre­ci­mien­to en 2% pa­ra es­te año, pe­ro del sub­se­cre­ta­rio Ga­briel Yo­rio, lo re­cha­zó por­que, di­jo, ellos tienen otra in­for­ma­ción, tra­du­ci­do al news­peak de Ló­pez Obra­dor de yo ten­go otros da­tos. El dis­cur­so per­mea. En una en­tre­vis­ta con el Fi­nan­cial Ti­mes es­te miér­co­les, el director de Fo­na­tur y res­pon­sa­ble del Tren Ma­ya, Ro­ge­lio Ji­mé­nez Pons, res­pon­dió a cues­tio­na­mien­tos so­bre la via­bi­li­dad fi­nan­cie­ra de los am­bi­cio­sos pro­yec­tos de in­fra­es­truc­tu­ra, con es­ta fra­se: “Es una di­fe­ren­te vi­sión de desa­rro­llo; no nos pre­juz­guen”.

Diferentes pa­la­bras, mis­mo sen­ti­do. El yo ten­go otros da­tos se ha vuel­to el ADN del ré­gi­men ló­pe­zo­bra­do­ris­ta, al que la reali­dad lo al­can­zó des­de el 17 de octubre pa­sa­do en Culiacán, cuan­do mu­chos per­die­ron la inocen­cia so­bre la ca­pa­ci­dad y las in­ten­cio­nes im­po­lu­tas del Presidente y su equi­po, co­mo se apre­cia en to­das las en­cues­tas. El dis­cur­so del Presidente es­tá en­tran­do pro­ba­ble­men­te en el úl­ti­mo tra­mo de efec­ti­vi­dad, en la for­ma y en­cua­dre co­mo lo tie­ne, a de­cir por la ma­ne­ra co­mo quie­nes eran an­tes cer­ca­nos a él y lo apo­ya­ron du­ran­te años, le han da­do la es­pal­da. Dos co­mu­ni­ca­do­res de lar­ga ca­rre­ra, Ri­car­do Ro­cha y Víctor Tru­ji­llo, ya rom­pie­ron pú­bli­ca­men­te con él. Ro­cha, quien den­tro de los medios fi­gu­ró en­tre sus más en­tra­ña­bles, di­jo re­cien­te­men­te que la fra­se “ha­re­mos his­to­ria” se es­tá vol­vien­do en “ha­re­mos his­te­ria”. Cuan­do el nú­cleo du­ro se quie­bra, al­go se pu­drió por den­tro.

Ló­pez Obra­dor lle­va me­nos de 15 me­ses en el po­der y fal­ta mu­cho por avan­zar en el se­xe­nio. Has­ta aho­ra, los resultados han si­do ma­gros, sal­vo por la agi­ta­ción al sis­te­ma -que se agra­de­ce- y a un efi­caz mu­ro pa­ra la ren­di­ción de cuen­tas -que tam­bién se le aplau­de-. Pe­ro no bas­ta. De pa­la­bras, pro­me­sas y chis­to­re­tes no vi­ve un país. Con ac­tos de fe tam­po­co tras­cen­de­rá a la His­to­ria, ni se­rá un buen presidente, co­mo tan­to an­he­la. Tie­ne a su fa­vor que hay tiem­po pa­ra co­rre­gir. En su con­tra, sin em­bar­go, se an­cla su re­duc­cio­nis­ta vi­sión que tie­ne so­bre México y el mun­do, que ni si­quie­ra es ple­na­men­te com­par­ti­do den­tro de su go­bierno.

RAY­MUN­DO RI­VA PA­LA­CIO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.