La sen­ten­cia cla­ra, pre­ci­sa y ac­ce­si­ble

Vanguardia - - OPINIÓN - @Le­rios­ve­ga

Ot­to von Bis­marck hi­zo cé­le­bre la fra­se de que “las le­yes, co­mo las sal­chi­chas, de­jan ins­pi­rar res­pe­to a me­di­da en que sa­bes có­mo es­tán he­chas”. Con las sen­ten­cias ju­di­cia­les pa­sa al­go si­mi­lar. No só­lo pier­den res­pe­to cuan­do son va­gas e im­pre­ci­sas, sino que ade­más, si se cons­tru­yen con pro­ce­sos de­ci­mo­nó­ni­cos que no ex­pli­can pú­bli­ca­men­te las ra­zo­nes de la jus­ti­cia, su le­gi­ti­ma­ción se de­bi­li­ta y, por en­de, la ciu­da­da­nía tie­ne de­re­cho a cues­tio­nar su obe­dien­cia; no por pro­tes­ta, sino por sen­ti­do co­mún: no se pue­de cum­plir una sen­ten­cia que no es cla­ra ni pre­ci­sa.

¿Có­mo ha­cen los jue­ces sus sen­ten­cias? Las teo­rías rea­lis­tas nos di­cen que eso de­pen­de de la gas­tro­no­mía ju­di­cial: se­gún lo que co­mas. Co­mo juez tra­to, por en­de, de ali­men­tar­me sano ca­da vez que en­tro a re­sol­ver un asun­to. En el nor­te la car­ne asa­da di­fí­cil­men­te pue­de ser ins­pi­ra­do­ra de bue­nas ra­zo­nes, me­nos aún de bue­nas ar­gu­men­ta­cio­nes.

Pe­ro más allá del rea­lis­mo, hay for­mas y fon­dos ju­di­cia­les. Exis­te, por su ma­yor uso y cos­tum­bre, una con­cep­ción do­mi­nan­te: en­tre más lar­gas, inen­ten­di­bles y exo­té­ri­cas son me­jo­res pa­ra que el jus­ti­cia­ble ter­mi­ne ven­ci­do y desoí­do en sus pre­ten­sio­nes de jus­ti­cia. Es­ta for­ma de ha­cer jus­ti­cia es pa­ra de­ne­gar­la: no se en­tien­den los he­chos, no se ex­pli­ca el pro­ble­ma, me­nos aún se in­ter­pre­ta en for­ma ri­gu­ro­sa una nor­ma. Só­lo se le di­ce que no al jus­ti­cia­ble con “re­sul­tan­dos y con­si­de­ran­dos” re­pe­ti­ti­vos que desa­rro­llan un len­gua­je que, mu­chas ve­ces, ra­ya en el exor­cis­mo ju­di­cial: hay quie­nes quie­ren ha­cer se­sio­nes es­pi­ri­tis­tas con los le­gis­la­do­res pa­ra co­no­cer sus in­ten­cio­nes (el fa­mo­so es­pí­ri­tu del le­gis­la­dor) en lu­gar de con­cre­ti­zar las ra­zo­nes del De­re­cho apli­ca­ble.

El otro día co­men­ta­mos en ha­cer una ter­tu­lia de fra­ses y di­chos ju­di­cia­les. Las na­rra­ti­vas de los jui­cios pe­na­les, ci­vi­les, fa­mi­lia­res o la­bo­ra­les pue­den ser muy ejem­pli­fi­ca­ti­vos del abu­so ju­di­cial. “El im­pe­tran­te”, el “do­lien­te”, el “com­ba­tien­te” o el “ac­tor de ma­rras” pa­re­cen ser tér­mi­nos co­lo­quia­les que en reali­dad de­mues­tran el des­pre­cio al jus­ti­cia­ble. Se le ad­je­ti­vi­za tan­to al que pi­de jus­ti­cia que, en lu­gar de ex­pli­car­le en for­ma sen­ci­lla y ri­gu­ro­sa si tie­ne ra­zón o no sus pe­ti­cio­nes, se le ofen­de. Las sen­ten­cias, por tan­to, de­jan de ser los es­pa­cios de cer­te­za pa­ra la de­li­be­ra­ción de la jus­ti­cia.

Los jue­ces de­be­mos con­ven­cer con nues­tras ra­zo­nes pú­bli­cas que de­ter­mi­nan lo que le co­rres­pon­de a ca­da quien. Pe­ro si no sa­be­mos ni si­quie­ra ex­pre­sar­lo en for­ma cla­ra, po­co o na­da de con­vin­cen­te se­rá nues­tro fa­llo. Siem­pre he pen­sa­do que las sen­ten­cias im­pre­ci­sas han pre­va­le­ci­do en el mun­do ju­di­cial por­que no só­lo re­fle­jan un pro­ble­ma de edu­ca­ción bá­si­ca (no se sa­be es­cri­bir), sino tam­bién de for­ma­ción ju­rí­di­ca: el pa­leo­po­si­ti­vis­mo es una tra­di­ción muy arrai­ga­da en la fun­ción ju­di­cial.

La Cons­ti­tu­ción de Coahui­la es­ta­ble­ce el de­ber de los jue­ces de dic­tar sen­ten­cias “cla­ras, pre­ci­sas y ac­ce­si­bles” pa­ra ase­gu­rar el de­re­cho de las per­so­nas a ob­te­ner una re­so­lu­ción fun­da­da y mo­ti­va­da. Pe­ro en reali­dad ¿los jue­ces cum­pli­mos con es­ta obli­ga­ción? Creo que en la ju­di­ca­tu­ra de­be­mos de ser au­to­crí­ti­cos y abier­tos a nue­vos mo­de­los de sen­ten­cias, por­que en una eva­lua­ción de nues­tras re­so­lu­cio­nes siem­pre hay un co­mún de­no­mi­na­dor: son muy ma­las.

Des­de ha­ce más de 10 años he cri­ti­ca­do la tra­di­ción de la os­cu­ri­dad de las re­so­lu­cio­nes ju­di­cia­les. Des­de mi pri­mer pro­yec­to de sen­ten­cia pre­sen­té una ma­ne­ra dis­tin­ta de ha­cer­las. En el fon­do pien­so que una sen­ten­cia debe te­ner cla­ri­dad en tres apar­ta­dos: he­chos, pro­ble­mas y so­lu­cio­nes. En la for­ma de­be­mos me­jo­rar la ma­ne­ra de es­cri­bir pa­ra que la ciu­da­da­nía ten­ga cla­ro el sen­ti­do de la jus­ti­cia.

A MA­NE­RA DE SEN­TEN­CIA

Leer una re­so­lu­ción os­cu­ra pue­de, en cier­tos ca­sos, lle­gar a ser un ac­to de tor­tu­ra: los jue­ces po­de­mos in­fli­gir su­fri­mien­to al jus­ti­cia­ble por no ser cla­ro ni pre­ci­so en sus jus­tas re­cla­ma­cio­nes.

El Pro­to­co­lo de Estocolmo debe apli­car­se a ca­da sen­ten­cia opa­ca e imprecisa. El pue­blo me­re­ce sen­ten­cias ciu­da­da­nas.

LUIS EFRÉN RÍOS VE­GA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.