Con­ser­va­dor

Vanguardia - - OPINIÓN -

“Acú­so­me, padre, de que me he acos­ta­do con mi no­vio”. Eso le di­jo la lin­da pe­ni­ten­te al padre Ar­si­lio en el con­fe­so­na­rio. “¿Cuán­tas ve­ces, hi­ja?” –pre­gun­tó el buen sa­cer­do­te a fin de cal­cu­lar la pe­ni­ten­cia que im­pon­dría–. “Per­do­ne, padre – se ape­nó la chi­ca–. Ig­no­ra­ba que de­bía lle­var la cuen­ta”… Aquel bar te­nía un ex­tra­ño nom­bre: se lla­ma­ba “Se­ver­la”. Pa­só por ahí un bo­rra­chi­to y vio un le­tre­ro que de­cía: “Cer­ve­za gran­de: 10 pe­sos. Cer­ve­za chi­ca: 20”. En­tró y pi­dió una cer­ve­za gran­de. “Son 20 pe­sos” –le pi­dió el pa­go el can­ti­ne­ro. Opu­so el bo­rra­chín: “El le­tre­ro di­ce que la cer­ve­za gran­de cues­ta 10 pe­sos, y la chi­ca 20”. Le in­di­có el de la can­ti­na: “Aquí to­do es al re­vés. Lo di­ce el nom­bre del lo­cal: Se­ver­la. Al re­vés”. “Ah –res­pon­dió el te­mu­len­to–. En­ton­ces voy a tiz­nar a mi ma­dre”… Don Al­gón se ins­cri­bió en un club nu­dis­ta. Ho­ras des­pués pre­sen­tó su re­nun­cia. “¿Por qué?” –se sor­pren­dió el gerente–. Ex­pli­có don Al­gón: “To­dos me sa­lu­dan di­cien­do: ‘Bue­nos días, se­ño­ra’”… Una ocu­rren­cia más. Otra. Aho­ra el to­do­po­de­ro­so se­ñor anun­cia que de­be­re­mos ce­le­brar los fas­tos na­cio­na­les en el día pre­ci­so que el ca­len­da­rio mar­que. Ra­zo­na su sin­ra­zón di­cien­do que eso ser­vi­rá pa­ra evi­tar los puen­tes. Pre­ci­sa­men­te pa­ra aca­bar con ellos se im­ple­men­tó la me­di­da de tras­la­dar al lu­nes más cer­cano el des­can­so de esas fechas. Así se aca­bó aque­lla per­ni­cio­sa cos­tum­bre, la de los lla­ma­dos puen­tes que fa­vo­re­cían la hol­gan­za y la irres­pon­sa­bi­li­dad. Su­pri­mir­los fue uno de los po­cos acier­tos que tu­vie­ron Vicente y Mar­ta Fox cuan­do fue­ron Pre­si­den­tes de la Re­pú­bli­ca. De nue­va cuen­ta An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor nos ha­ce vol­ver al pa­sa­do. Su de­ter­mi­na­ción es­tor­ba­rá la con­vi­ven­cia fa­mi­liar y cau­sa­rá al tu­ris­mo na­cio­nal con­si­de­ra­bles da­ños, lo mis­mo que a la in­dus­tria y al co­mer­cio. Y se ex­pli­ca. AMLO, que pre­su­me de trans­for­ma­dor, es en el fon­do un con­ser­va­dor cu­yas ac­cio­nes son más de de­re­cha que de iz­quier­da. En es­te ca­so po­ne el dog­ma por en­ci­ma de la ra­zón. ¿Que los ni­ños de­ben sa­ber qué se ce­le­bra en ca­da fe­cha his­tó­ri­ca? Pa­ra eso es­tán los maes­tros, que ex­pli­ca­rán a sus alum­nos, co­mo lo han he­cho ya des­de años, lo su­ce­di­do en la ce­le­bra­ción, sin que pa­ra eso sea ne­ce­sa­rio sus­pen­der las cla­ses exac­ta­men­te el día se­ña­la­do por el ca­len­da­rio. Si se lle­va a ca­bo és­te se­rá uno más de los cam­bios de me­ra su­per­fi­cie or­de­na­dos por Ló­pez Obra­dor, cu­yo go­bierno na­da ha con­se­gui­do en los te­mas fun­da­men­ta­les de la Na­ción, co­mo la economía o la se­gu­ri­dad. Otra vez la dis­trac­ción a fal­ta de bue­na ad­mi­nis­tra­ción. Otra vez a dis­cu­tir in­tras­cen­den­cias mien­tras se van per­dien­do de­re­chos fun­da­men­ta­les, mien­tras la li­ber­tad se ve ame­na­za­da y mien­tras to­do el po­der de la Na­ción se va con­cen­tran­do en las ma­nos de un so­lo hom­bre, cu­yos ca­pri­chos y apar­ta­mien­to de la ley han le­sio­na­do ya al país. En fin, es­pe­re­mos el pró­xi­mo puen­te y dis­fru­té­mos­lo, al ca­bo México es­tá re­que­te­bién… Roc­ko Fa­ges, pas­tor de la Igle­sia de la Se­gun­da Ve­ni­da (no con­fun­dir con la Igle­sia de la Se­gun­da Ave­ni­da, que no tie­ne man­da­mien­tos sino me­ras re­co­men­da­cio­nes), pre­di­có un ser­món acer­ca de las pa­la­bras de Je­sús: “De­jad que los ni­ños se acer­quen a mí”. En él ma­ni­fes­tó el amor que sen­tía por los pe­que­ños hi­jos del Se­ñor. Al día si­guien­te, sin em­bar­go, co­gió a nal­ga­das a unos chi­qui­llos que ra­ya­ron sus nombres en la ban­que­ta que el pas­tor aca­ba­ba de po­ner, to­da­vía con el ce­men­to fres­co. “Her­mano –lo re­con­vino la or­ga­nis­ta de la igle­sia–. ¿No di­jo us­ted en su ser­món que ama a los ni­ños?”. “Y los amo –con­tes­tó, mohíno, el re­ve­ren­do–. Pe­ro en abs­trac­to, no en con­cre­to”… Una se­ño­ra se la­men­ta­ba: “¡Po­bres de mis hi­jas! ¡A las tres los ma­ri­dos les sa­lie­ron cor­nu­dos!”… FIN.

CATÓN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.