Vi­rus

Vanguardia - - OPINIÓN - Ja­vier Li­vas Can­tú ja­vier­li­[email protected]

En Was­hing­ton, una vez al año, en fe­bre­ro, co­mo su­ce­dió el jue­ves pa­sa­do, re­pu­bli­ca­nos y de­mó­cra­tas de al­tos vue­los se reúnen pa­ra hon­rar a Cris­to. Es un gru­po muy nu­me­ro­so y echa­do pa’delante. En el pa­sa­do han in­ten­ta­do con­ver­tir a per­so­na­jes tan con­tro­ver­ti­dos co­mo el dic­ta­dor li­bio Muha­mar

Ka­da­fi.

Pa­ra ellos, na­die es tan ma­lo que no pue­da ser re­di­mi­do, ni pa­ra na­die es tan tar­de que no pue­da to­mar el ca­mino se­ña­la­do por el hi­jo de Dios. Aun­que cris­tia­nos, res­pe­tan a to­das las re­li­gio­nes y ce­le­bran a quie­nes creen que el ser hu­mano tie­ne fi­nes tras­cen­den­tes.

A ese even­to, Pu­tin ha en­via­do gen­te de con­fian­za pa­ra tra­tar de es­ta­ble­cer ca­na­les de con­tac­to por fue­ra de las gri­llas po­lí­ti­cas que tan­ta ce­rra­zón pro­vo­can en torno a Mos­cú. El cris­tia­nis­mo es un gran puen­te de en­ten­di­mien­to y de es­pe­ran­za en que reine la paz en­tre to­dos los hu­ma­nos.

Las en­se­ñan­zas cris­tia­nas son ins­truc­cio­nes, son re­glas de con­duc­ta que bus­can a per­pe­tuar la vi­da. Son pa­que­tes de in­for­ma­ción que han so­bre­vi­vi­do si­glos sien­do trans­mi­ti­dos de una men­te a otra, a ve­ces por la so­la pa­la­bra, a ve­ces por es­cri­to. El pun­to im­por­tan­te es que una vez ins­ta­la­da esa in­for­ma­ción, trans­for­ma a las per­so­nas y cam­bia sus con­duc­tas.

Cuan­do las ideas po­lí­ti­cas des­pre­cian la vi­da, y pre­ten­den cam­biar las re­glas pa­ra ge­ne­rar li­ber­ti­na­je y he­do­nis­mo, en­ton­ces se con­vier­ten en una es­pe­cie de vi­rus que des­tru­ye el cuer­po so­cial, al igual que los vi­rus ata­can las cé­lu­las en el cuer­po hu­mano. Así po­de­mos ca­rac­te­ri­zar a las ideas so­cia­lis­tas que pro­me­ten pa­raí­sos, pe­ro ter­mi­nan ge­ne­ran­do dic­ta­du­ras que arra­san con la sa­lud eco­nó­mi­ca del país que las con­trae.

No hay di­fe­ren­cia en­ton­ces en­tre los efec­tos que pro­vo­can ideas de­fec­tuo­sas y los vi­rus que nos in­ca­pa­ci­tan o ma­tan.

Los vi­rus co­mo el de la gri­pa, la in­fluen­za o el te­mi­ble ébo­la son pa­que­tes de in­for­ma­ción que se apo­de­ran de un cé­lu­la y la es­cla­vi­zan pa­ra pro­du­cir más vi­rus y de pa­sa­da pue­den dis­ca­pa­ci­tar a sus hués­pe­des e in­clu­so cau­sar­les la muer­te.

Te­ne­mos en­ton­ces dos ame­na­zas glo­ba­les pro­duc­to de pan­de­mias. Por un la­do las ju­ven­tu­des nor­te­ame­ri­ca­nas con­ta­mi­na­das por las ideas so­cia­lis­tas ra­di­ca­les de Ber­nie San­ders, quien apun­ta a ga­nar la elec­ción in­ter­na del par­ti­do de­mó­cra­ta. Más de un cin­cuen­ta por cien­to de los es­tu­dian­tes uni­ver­si­ta­rios di­cen que­rer so­cia­lis­mo co­mo for­ma de go­bierno en los Es­ta­dos Uni­dos.

Y por otro la­do, el nue­vo co­ro­na­vi­rus que ya in­fec­tó a ca­si trein­ta mil per­so­nas en Chi­na y que ha ma­ta­do a se­te­cien­tas en ese país. La preo­cu­pa­ción que ello ge­ne­ra de­pen­de de a quién se le pre­gun­te. En Es­ta­dos Uni­dos la CDC (Cen­ter for Di­sea­se Con­trol) se sien­te con­fia­da de ha­ber to­ma­do las pre­cau­cio­nes pa­ra evi­tar se des­pa­rra­me. En Mé­xi­co, nos ate­rra que nues­tra des­or­ga­ni­za­ción sea un am­bien­te re­cep­ti­vo y por en­de en ex­tre­mo pe­li­gro­so.

¿Qué es más le­tal, el co­ro­na­vi­rus o el so­cia­lis­mo? La his­to­ria nos di­ce que el se­gun­do, por las gue­rras que ha oca­sio­na­do. Pe­ro si con­si­de­ra­mos que en es­te mo­men­to hay 20 mi­llo­nes de ame­ri­ca­nos con gri­pa, la co­sa cam­bia. Una mu­ta­ción po­dría te­ner con­se­cuen­cias de­vas­ta­do­ras.

El co­ro­na­vi­rus nos asus­ta por­que aún no hay vacuna y por­que ya le dio la vuel­ta al mun­do a pe­sar de las me­di­das to­ma­das. Tam­bién por la ra­pi­dez y fa­ci­li­dad con la que se trans­mi­te. Las pre­cau­cio­nes son la­var­se las ma­nos va­rias ve­ces al día y no acer­car­se a otra per­so­na a me­nos de dos me­tros.

El so­cia­lis­mo asus­ta por­que in­fec­ta a jó­ve­nes idea­lis­tas, por lo ge­ne­ral sin co­no­ci­mien­tos de his­to­ria. Tam­bién por­que tie­ne el in­ter­net a sus ór­de­nes pa­ra se­guir in­fec­tan­do sin que las lí­neas fron­te­ri­zas pue­den ser­vir de obs­tácu­lo. Por cier­to, una de­fen­sa la pue­den en­con­trar en el vi­deos Lec­cio­nes de Ad­mi­nis­tra­ción de la Bi­blia, que pu­bli­ca­mos mi her­mano Her­nán y yo en You­tu­be y pu­si­mos a dis­po­si­ción del pú­bli­co sin cos­to al­guno.

A fi­nal de cuen­tas, nues­tro peor enemi­go es la ig­no­ran­cia. Am­bos vi­rus tie­nen la ig­no­ran­cia co­mo prin­ci­pal alia­da. Co­mo el co­ro­na­vi­rus se con­ta­gia an­tes de que el huésped pre­sen­te sín­to­mas, es­te si­gi­lo lo ha­ce es­pe­cial­men­te pe­li­gro­so, pe­ro Mé­xi­co de­be cui­dar­se de am­bos.

.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.